La UCR suma tensión: no acordaron

El no veranismo no logró la vicegobernación. Mendioroz, al margen de la negociación

VIEDMA (AV) - Fracasó anoche la búsqueda de un acuerdo entre los dos principales sectores del radicalismo rionegrino.

Los veranistas aceptaron negociar todos los espacios, salvo la vicegobernación, que para el caso de su fórmula, integra Mario De Rege como compañero de Miguel Saiz para gobernador.

El sector no veranista deberá presentar hoy -antes de las 21.30- la propia si pretende participar en la interna del 1 de diciembre. Pero, hasta anoche, la opción más viable era concurrir sólo a una compulsa electoral para definir los candidatos radicales a legisladores y postulaciones locales.

Al mediodía, Bautista Mendioroz había anunciado su rechazo a cualquier acuerdo de Opción Radical con el veranismo. El vicegobernador explicó que lo abandonó su partido y responsabilizó al gobernador Pablo Verani de bajarlo, recordando el millar de impugnaciones que recibió su candidatura y "el mandato a la Junta Electoral para inhabilitarlo".

El debate veranista -que se concretó en la chacra de los Rodríguez de Roca- fue extenso y profundo, reunió a los 40 principales dirigentes. Existieron fuertes críticas al otro sector y se coincidió en la necesidad del acuerdo, pero "no a cualquier precio". Esta conclusión "rojo y blanca" se expresó en una propuesta concluyente: no se abre la fórmula Saiz-De Rege, se ofrece la cabeza de la sábana (presidente del bloque), un 30 a 35 por ciento de los cargos de legisladores y alguna que otra intendencia (Sierra Grande y El Bolsón, por ejemplo).

En un corto encuentro, esa propuesta fue transmitida a Jorge Pascual y Fernando Chironi. El veranismo estuvo representado por Saiz, Daniel Sartor, Alfredo Pega y Mario De Rege. Poco se habló. Sartor repasó la representación de sus interlocutores. Chironi fue categórico: "A toda Opción Radical, menos de Sarandría", afirmó. Luego el veranismo bajó su propuesta de acuerdo, la cual, fue rápidamente rechazada. "El mandato del sector es la participación en la fórmula", fue la respuesta.

El no veranismo se reunirá hoy en Viedma.

Dos opciones tiene para esta encrucijada. Primero, la conformación de una fórmula de reemplazo a la de Mendioroz-Sarandría aunque anoche esa alternativa se descartaba. Segunda, la constitución de listas para confrontar por las candidaturas a diputados y cargos locales.

En ese sentido, Opción Radical era ayer temeroso de que el partido insistiera en forzar las postulaciones legislativas a través de la Convención ya convocada para diciembre para constituirse en órgano electoral.

Pero anoche Sartor aseguró a "Río Negro" que esa posibilidad sólo es viable si hay acuerdo y si existe amplía mayoría. Así, el titular del veranismo negó que la Convención partidaria reemplace a la interna, que ya se prevé para el año próximo.

Por su parte, Mendioroz ofreció ayer una conferencia de prensa.

Expresó que no apeló judicialmente la resolución del tribunal partidario porque el radicalismo fue quien siempre insistió en su habilitación constitucional. Reconoció sus propias dudas en la interpretación del artículo 175 aunque admitió como "un error" haber sostenido tanto su candidatura.

Se mostró prudente y respetuoso de la negociación que aún mantenía el sector.

Pero advirtió que "si hubiese acuerdo, no lo comparto y, por ello, no voy a integrar las listas que surjan de esa alternativa".

Resaltó que Opción Radical acompañó firmemente su postulación "hasta la decisión del veranismo, que fue sacarme del carril y bajarme".

Consideró que "el sector debería ir a la confrontación electoral, si no es por la fórmula (gobernador-vice), por los demás cargos planteados para la elección general del próximo año".

En ese sentido, Mendioroz observó que el radicalismo "dejó de avalar mi candidatura y lo hizo por indicación del gobernador Verani, porque crecíamos mucho en las encuestas y en la gente, con una alternativa más que constructiva y posibilidades de ganar".

Análisis: Un cierto frío

Hay frío en la espalda radical.

Tiene una única causa: intuye que está perdiendo la elección general. Todo el rango de la máxima dirigencia partidaria tiene un conocimiento pormenorizado del tema.

Un conocimiento que no deviene de impresiones. Se sustenta en información concreta y no carente de rigor que se maneja en el partido y en el gobierno.

Información que circula reservadamente en los planos dirigenciales de mayor poder.

Y que dice -por caso- lo siguiente:

* Si la imagen de la administración Verani es considerada decisiva para la suerte radical en las urnas, el escenario es deplorable. Porque en los últimos seis sondeos destinados a diagnosticar esa variable, esa imagen osciló entre el 75 y el 77 por ciento de negatividad.

* Existe sorpresa además en el oficialismo, por el cariz con el que se proyecta la intención de voto en algunas ciudades de la provincia. Ese es el caso de Bariloche, donde tomando como referencia los dos candidatos a gobernador que hasta hace días tuvo el partido -Bautista Mendioroz ya no está en carrera-, ambos están perdiendo en seis escenarios, con el aspirante del ARI a gobernador, Guillermo Wood. Este además, derrota al líder del Frente Grande Julio Arriaga. Estos datos están contenidos en una encuesta que solicitada por Opción Radical elaboró la consultora Mora y Araujo. Este fenómeno tiene -para los dirigentes de ARI consultados por este diario- una única explicación: el arrastre que promueve Elisa Carrió.

* Gobierno y radicalismo asumen ya como una tendencia más que firme, la intención de voto que sigue acumulando en gran parte de la provincia el candidato a gobernador del Frente Grande Julio Arriaga. Corroboran los diagnósticos que a lo largo de los tres meses últimos les fue brindando el encuestador oficial Ricardo Vignone. Se sabe que éste, en reiteradas oportunidades, advirtió a la cúpula radical que no existían razones para que esa tendencia perdiera firmeza fácilmente. "No necesariamente le creímos, pero tenía razón", comentó ayer a este diario uno de los más influyentes dirigentes del veranismo.

Y remató:

-La elección está lejos, pero con el partido carcomido como está, los presagios tienen cara de perro...


Comentarios


La UCR suma tensión: no acordaron