Las Rutas 7 y 237 de Neuquén siguen en reparación después de la lluvia

En Añelo se estableció un desvío de 300 metros. En la zona de Arroyito se cortó el paso, pero se puede circular por las Rutas 22 y 17.



1/3
Por la 237, entre Picún y El Chocón no se puede circular.

Por la 237, entre Picún y El Chocón no se puede circular.

2/3
Efectivos policiales advierten del desvío antes de la rotonda de Arroyito y derivan a Plaza Huincul.

Efectivos policiales advierten del desvío antes de la rotonda de Arroyito y derivan a Plaza Huincul.

3/3
La Ruta 7, pasando Añelo, se hundió después de la tormenta.

La Ruta 7, pasando Añelo, se hundió después de la tormenta.

La última tormenta de lluvia no tuvo piedad con las rutas neuquinas. Se cortaron caminos, fue necesario desviar el tránsito y las máquinas de Vialidad Nacional y Provincial trabaja a contrarreloj durante dos días para reparar los daños y poder habilitar los recorridos nuevamente. A primera hora de la mañana, la 237 seguía cortada entre Arroyito y Picún Leufú, según el parte de Vialidad. En el caso de la 7 se estableció un desvío de 300 metros mientras se terminan los trabajos.

Los sectores más afectados fueron sobre la ruta 237, entre la rotonda de Arroyito y Villa El Chocón y sobre la ruta 7 a cinco kilómetros de la localidad de Añelo. También se registraron inconvenientes en otros tramos.

En ninguno de los casos se registraron daños materiales ni personas heridas, pero las roturas fueron grandes y causaron infinidad de inconvenientes en las rutas que conectan la Confluencia con los principales puntos turísticos.

Sobre la Ruta 237, en inmediaciones de El Chocón, producto de una intensa lluvia de 15 minutos de duración, uno de los cañadones se desbordó y causó daños sobre la calzada. Trabajaron en el lugar Gendarmería y personal de la Policía provincial, que cortaron la circulación vehicular para permitir el trabajo de las máquinas viales. Durante los primeros minutos solo estaba habilitado el paso de vehículos livianos, pero luego se permitió el paso de todo tipo de rodados para liberar el sector entre Arroyito y El Chocón.

En el interior de la villa el agua y barro afectó a los puentes que unen barrios. Cinco grupos de acampantes debieron ser asistidos y dos familias fueron ayudadas para evacuarse de sus viviendas, según comentó a este diario, el intendente de El Chocón, Nicolás Di Fonzo. Por otra parte, en el museo Ernesto Bachnmann cedió el techo e ingresó agua al interior pero las piezas paleontológicas no sufrieron daños.

Para no afectar el tránsito hacia los lugares turísticos, se determinó un desvío por la ruta 17, desde Picún Leufú hacía Plaza Huincul y desde allí por ruta 22.

El segundo sector que fue afectado por la tormenta fue a cinco kilómetros de Añelo, sobre la Ruta 7. Allí, se produjo un hundimiento en el asfalto que afectó el terreno y cayó un terraplén. La deformación fue de cinco metros de ancho, pero fue necesario cortar unos 10 metros para poder realizar los arreglos, según informaron desde Vialidad provincial.

Estiman que en Añelo se terminarán los trabajos entre hoy y mañana. (Gentileza).-

En el tramo se estableció un desvío de 300 metros por la cuneta, del lado de las chacras, explicó el coordinador de Vialidad provincial, Juan Carlos Schenk, y agregó que hay personal de tránsito acompañando a los vehículos durante la noche. Se aclaró que, aunque se impedía el paso del tránsito pesado, ahora pueden circular todos los rodados.

Schenk detalló que lo ocurrió fue que se rompió una alcantarilla de hormigón que quedó debajo del asfalto. Ahora se limpiará el sector y se reemplazará con un drenaje. También se reconstruirá el terraplén que cedió con la lluvia. Se estima que los trabajos se finalizarán entre hoy o mañana. Se dejará el ripio hasta que se consolide con el paso de los vehículos y, luego, se pondrá el asfalto.

En Senillosa y Centenario, la tormenta de lluvia no afectó gravemente las rutas que cruzan la localidad pero sí trajeron inconvenientes para los comerciantes y vecinos de algunos barrios.

En Senillosa, calles paralelas a la ruta 22 se inundaron al igual que arterias de tierra del interior de la localidad. Con el paso de las horas y luego de finalizada la lluvia, el agua escurrió.

En Centenario, los comerciantes se quejaron por la falta de obras de infraestructura, ya que durante el temporal ingresó agua a sus locales. Reclamaron desagües pluviales, obras de drenaje y limpieza de alcantarillas.

La Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas pronostica en su página web una semana soleada, sin nubes a la vista ni presagios de nuevas lluvias. Las temperaturas máximas rondarán los 35 grados, con cielo despejado y un viento ya típico de la zona patagónica pero que no opacará el disfrute al aire libre.

La situación podría cambiar a partir del sábado 18, donde anuncian inestabilidad. Para domingo 19 las nubes oscuras podrían regresar. Pero siempre habrá que esperar a pasar esta semana, porque en el clima todo puede cambiar.

En números

5
grupos de acampantes fueron asistidos en Villa El Chocón por la cantidad de agua que cayó el lunes pasado.
2
familias de la villa de los dinosaurios fueron ayudadas para evacuarse.

Los problemas que arrastra el corredor petrolero

Las rutas en el corazón de Vaca Muerta siguen representando un dolor de cabeza para el sector. La fugaz tormenta del lunes volvió a dejarlo en claro. Esta vez no fue la calzada a la altura del arroyo Carranza que suele desaparecer con las copiosas lluvias de temporada. Un sector de la Ruta 7, a unos cinco kilómetros del casco urbano de Añelo en dirección a la intersección con la Ruta 5, se hundió y Vialidad Provincial debió derivar el tránsito para evitar que el tramo se socave y produzca un accidente automovilístico.

La discusión sobre quién debe aportar los fondos para el desarrollo de infraestructura suele aparecer cada vez que ocurre un hecho límite. Las rutas en ese sector, que conecta Añelo con Rincón de los Sauces, son provinciales sin embargo quienes más se benefician con los caminos son las empresas que operan en la zona. Incluso tener o no tener caminos y que estén o no estén pavimentados pueden influir en la definición de un plan de inversión y el cálculo de los costos del proyecto.

Vaca Muerta va camino a cumplir siete años y la columna de deudas en obras de infraestructura es extensa. El exponencial crecimiento del tránsito hacia Añelo no fue acompañado con obras. El caso más significativo se ve en la Ruta 51. La obra de duplicación de calzada atravesará tres gobiernos nacionales y todavía no finaliza.

Los proyectos de rotondas y separación del tránsito pesado en el tramo urbano de la localidad nunca pasaron de los planos y los anuncios protocolares. La solución a los reiterados accidentes con peatones fue la colocación de semáforos. Para todo lo demás es frecuente ver parches y cortos tramos reformados de nueva calzada.

Algunos comercios de Centenario se inundaron

Pese a que es imposible controlar el clima, los gobiernos pueden adelantarse a sus estragos con políticas públicas. Por eso el enojo de los comerciantes de Centenario, quienes en algunos casos recibieron más de 70 centímetros de agua en sus locales, tras la tormenta del lunes.

Así lo afirmaron desde la Cámara de Industria, Comercio, Producción y Turismo de Centenario y Vista Alegre. Sostuvieron que fueron unos 12 comerciantes los perjudicados por la inundación de la calle Jacinto Stábile, a un costado de la Ruta 7, que también se vio colapsada por la tormenta.
Triana Morales, dueña de la inmobiliaria ubicada sobre la calle afectada, relató que luego de ver el pronóstico del clima el miércoles pasado, llamó a la municipalidad de Centenario para que limpiaran la boca de tormenta que se encontraba tapada. La mujer contó que el viernes volvió a insistir, luego de que ningún empleado municipal se acercara.

Morales indicó que, aunque ella no tiene mercadería, perdió todos sus elementos de trabajo, entre ellos dos computadoras y una heladera, además de carpetas con papeles importantes.

Teresa, la dueña de Juan Da Ros, dos locales que venden electrodomésticos y artículos del hogar, fue una de las más afectadas por la inundación. “Cuando empezó a entrar agua levantamos las cosas pero llegó al depósito”, explicó.

El Secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, Vicente Quilodran, reconoció que el problema principal sobre calle Jacinto Estábile se originó porque la alcantarilla estaba obstruida, pero responsabilizó a la falta de mantenimiento de la gestión anterior.

El director de Defensa Civil, Martín Riesgo, sostuvo que hace por lo menos tres años que no se limpian los desagües en Centenario. Agregó que la falta de educación de la gente que arroja basura en la vía pública, complicó la situación.


Comentarios


Las Rutas 7 y 237 de Neuquén siguen en reparación después de la lluvia