La última vuelta de la calesita de Bariloche

Un cartel en la esquina de Moreno y Onelli advierte sobre el inminente cierre del carrusel que funciona desde hace más de 20 años.



El carrusel funciona desde hace años en la esquina de Moreno y Onelli. Foto: archivo

El carrusel funciona desde hace años en la esquina de Moreno y Onelli. Foto: archivo

"Traiga a sus hijos, nietos, sobrinos a dar su última vuelta el sábado 30", dice un cartel en la calesita de la calle Moreno y Onelli.

La advertencia surgió tiempo atrás cuando la familia que administra el carrusel advirtió que ya no podría alquilar esa esquina y le solicitó al municipio ayuda para trasladarla a un parque o a una plaza.

En ese momento, 2.041 personas firmaron la petición para que la calesita siga funcionando dentro de una glorieta calefaccionada.

Dos años atrás, el subsecretario de Planeamiento de Bariloche, Pablo Bullaude, admitió que se evaluaban posibles lugares para trasladar el carrusel priorizando el área céntrica. Sin embargo, al día de hoy, no hubo avances y sus dueños, a través de un cartel, invitaron a "dar la última vuelta".

A comienzos de los 90, Guillermo Vila compró una calesita, la restauró y logró inaugurarla en el Puerto San Carlos el 12 de junio de 1992. Pero años después, vendió esa calesita e instaló el actual carrusel en la calle Moreno.


Temas

Bariloche

Comentarios


La última vuelta de la calesita de Bariloche