La ultraderecha alemana se deleita con Merkel en crisis



El partido de ultraderecha Alternativa por Alemania (AfD), que registró un éxito histórico en las legislativas, se deleita ahora con la crisis que atraviesa Angela Merkel, incapaz de formar gobierno, reconoce de buen grado uno de sus líderes.

“Merkel está muy debilitada, y es en parte gracias a nosotros”, declaró ayer Alexander Gauland, de 76 años, a una semana del congreso del partido.

Saboreando una copa de vino rosado en un restaurante de Potsdam, en el este de Alemania, cerca de Berlín, afirma: “su tiempo ha terminado, queremos que (Merkel) deje la escena política”.

Fue precisamente esta idea de “Merkel se tiene que ir” la que su partido capitaliza mejor que cualquier otro. Creada en 2013, esta formación antieuropea se transformó en partido de ultraderecha, aprovechando la preocupación que suscitó la decisión de la canciller de acoger desde 2015 en Alemania a más de un millón de demandantes de asilo.

AdF obtuvo 12,6% de votos y 92 diputados, posicionando a la ultraderecha.


Comentarios


La ultraderecha alemana se deleita con Merkel en crisis