“La Vaca Muerta y el río”



Durante una reciente visita a Viedma, capital provincial, recorriendo la región nos acercamos al balneario El Cóndor. En ese fantástico entorno pudimos apreciar la importante influencia del río Negro –que nace de la confluencia del Limay y del Neuquén– sobre el mar, al que se vuelca con fuerza como cuña chocolatada hasta donde la vista nos permitía apreciarlo. El color del río, que no es habitual, se produjo a consecuencia de las intensas lluvias caídas en Neuquén y el Alto Valle entre el 7 y el 8 de abril pasado. El barro rojizo proveniente de las bardas en forma de aluvión consiste en material de fino a muy fino y es transportado en suspensión por el caudaloso río. En la desembocadura el fenómeno persiste y se dispersa lentamente a gran distancia mar adentro donde se atenúa el color. El mar frena al río y dos veces al día la pleamar se manifiesta claramente haciendo subir su cota sobre la hermosa costanera de la capital. La interacción es recíproca, pero es el río que se diluye definitivamente en el enorme volumen del agua marina. Este fenómeno se manifiesta en los estuarios y deltas de los cursos fluviales que desembocan en el mar generando una actividad orgánica animal y vegetal que prolifera en abundancia. Lo que se quiere destacar en realidad es el gran volumen de agua dulce que llega al mar donde se diluye indefectiblemente. Ello no obstante el intenso uso del fluido, aguas arriba, para desarrollar la fruticultura, la horticultura y la ganadería del Alto Valle (desde Arroyito sobre el Limay y Sauzal Bonito sobre el Neuquén), el Valle Medio y el Valle Inferior. A la altura de Viedma-Patagones el río se muestra impetuoso como se lo puede apreciar en su “naciente”, la confluencia. A simple vista la reducción del caudal por el uso que le damos los humanos más la evaporación parecería ser mínima ante el importante volumen que tiene capacidad de penetrar en el mar hasta más allá de lo que da la visual. Desde siempre, en nuestra zona el agua dulce abunda sobradamente para el uso humano en sus distintos aspectos, incluyendo el petrolero. Los volúmenes a utilizarse en los procedimientos de fracking en la formación Vaca Muerta serían mínimos respecto a la abundancia relativa del fluido. A este aspecto debemos sumar el hecho de que la citada formación se halla a gran profundidad (más de 2.000 m), lo que minimizaría la temida contaminación ambiental. Debemos ser realistas apreciando lo que nos otorgó la naturaleza, cuidando obviamente de no abusar de esa generosidad. La tecnología puede ayudar a hacer eficiente y controlado el uso de este vital elemento. Fue buen ejemplo la advertencia anticipada del fenómeno meteorológico que se aproximaba. Omar A. González DNI 5.749.340 Neuquén

Omar A. González DNI 5.749.340 Neuquén


Comentarios


“La Vaca Muerta y el río”