Lactancia materna, hoy y siempre

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna para fomentar la práctica y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.





Este año el tema central es la iniciación temprana de la lactancia materna, ya que se trata de una estrategia clave para la supervivencia del niño y reducir la mortalidad infantil.


La Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, explica que el momento de inicio es determinante y recomienda que el recién nacido permanezca en contacto con su madre, siempre y cuando las condiciones de salud de ambos estén dadas, durante las dos primeras horas de vida, para que la primera toma sea espontánea. El contacto es clave, porque en las primeras dos horas el bebé está en “periodo sensitivo”, lo cual facilita el reconocimiento temprano del olor materno, factor fundamental para establecer el vínculo y la adaptación al ambiente”.


Según la Doctora, este primer contacto tiene otros efectos positivos: permite que los niños se recuperen más rápido del estrés e incorporen a su organismo bacterias que contribuirán a la formación de su sistema inmunológico y normalicen antes la glucemia, y la temperatura corporal. Por otro lado, para la madre aumentará la duración de la lactancia, ya que con la succión se libera prolactina, hormona que estimula la producción de leche y favorece el suministro continuó.


Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), si todos los niños de 0 a 23 meses estuvieran amamantados de forma óptima, cada año se podría salvar la vida a más de 820.000 niños menores de 5 años.
La leche materna es rica en nutrientes y anticuerpos, actúa como primera protección contra enfermedades y presenta un estímulo para la fisiología del tubo digestivo. “Con el paso de los días le proporcionará todas las vitaminas, minerales, enzimas y anticuerpos que necesarios para que el bebé crezca sano en los primeros 6 meses de vida. Siendo una parte fundamental de su dieta hasta los 2 años o más”, agregó la Dra. El Haj.
Amamantamiento y COVID-19


Las investigaciones realizadas hasta el momento no detectaron la transmisión del virus COVID-19 a través de la leche materna, es importante destacar que los beneficios del contacto piel a piel y la lactancia materna superan ampliamente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados al virus.


Cómo promoverla
Según la especialista, la educación antes y después del parto y el apoyo son fundamentales para incentivar la lactancia materna.
La OMS y UNICEF están trabajando para promover políticas que permitan la lactancia materna como la aprobación de la licencia de maternidad remunerada por un mínimo de 18 semanas y también la de paternidad, para fomentar la igualdad en el cuidado de los hijos. Las madres necesitan tener un entorno laboral propicio que las proteja y apoye para continuar con la lactancia, brindándoles acceso a descansos para amamantar, un espacio seguro, privado e higiénico para extraer y guardar la leche materna y servicios de guardería infantil asequibles.


“Brindar al recién nacido y a la madre una atención apropiada en los momentos posteriores al parto es decisivo, no solo para que la lactancia materna se inicie, sino también para que continúe satisfactoriamente. Aunque una pequeña proporción de las mujeres no pueden lactar a sus hijos por razones médicas, la mayoría de las madres sencillamente necesitan el apoyo adecuado en el momento correcto”, concluyó la Dra. Valeria El Haj.

Seguí a Lunes saludable en Instagram: @lunessaludable/



Lactancia materna, hoy y siempre