Las chicas de “Criatura emocional” están dando mucho que hablar

El universo de las chicas de entre 15 y 20 años, atravesado por las desiguladades -explotación, abuso- es el tema central de esta obra de teatro que promete convertirse en un fenómeno, donde el drama y el humor subyugan a miles de adolescentes.



MUNDO TEEN

Por Laura Ferré

“Criatura emocional” dirigida por Fernando Dente, recorre -con emoción y energía- a partir de textos de la autora feminista Eve Ensler, historias de chicas del mundo en la lucha por la defensa de sus derechos, aunque los afiches promocionales proponían violentos dilemas a contrapelo del espíritu de la pieza y fueron quitados de la vía pública.

“¿Qué preferís? ¿Un novio que te pegue o que nadie te invite a salir?”, rezaba una de las gráficas de la pieza que puede verse en el Tabarís, en Captial Federal, con funciones a horarios tempranos, destinadas -mayormente- a espectadores, cuyas madres esperan a la salida para llevarlos a casa.

Un mayor nivel de alerta social sobre la violencia de género, subrayó el poder de las redes sociales para repudiar una campaña publicitaria obediente de la lógica del mercado, en obscena contradicción con el guión de la obra, basado en el libro “Soy una criatura emocional”, de Esler.

La producción levantó la gráfica, pero las seis jovencísimas actrices siguen batallando -desde el cuerpo y la gestualidad- por actuar y bailar un texto intenso, capaz de sonar como se escucha el discurso adolescente, provocador, sin impostaciones.

La dramaturga neoyorquina trabajó con testimonios de más de 200 mujeres para construir sus “Monólogos de la vagina” que viene recorriendo el planeta desde 1996, con su alegato sobre amores, abusos y sexualidad, destinando los fondos de las representaciones a Día-V, un movimiento fundado por la escritora contra la violencia de género.

El universo de las chicas de entre 15 y 20 años, atravesado por las desiguladades -explotación, abuso- es el tema central, al que Dente -un batallador del género musical, desde su rol de actor y bailarín- aborda precisamente, subrayando su lógica vertiginosa, capaz de hallar vestigios de humor -e ironía- en la cotidianidad más filosa.

Dentro de una escenografía donde predomina el metal y los elementos callejeros, el elenco femenino, liderado por Candela Vetrano y Angela Torres, le pone el cuerpo a un drama coral, con momentos de relato individual, de gran carga dramática.

Las chicas se apoderan del escenario, lo pisan fuerte y empuñando cuerdas y tambores de percusión urbana, transitan dolorosas vivencias, relatadas muchas veces dirigiéndose a la platea, buscando su complicidad, cierta empatía.

La trata de personas en Africa o un conmovedor recorrido por el trabajo infantil en Asia salen a escena con dinamismo, sin perder la fuerza del planteo, por más tremendas que resulten las historias reales.

En esta dinámica de adolescentes empoderadas, ansiosas por liberarse de mandatos de contenido tan diversos como dietas o prohibiciones sexuales, según dicten los sistemas sociopolíticos y las geografías, el denominador común de la posibilidad de de cuestionarlos -desde el pensamiento y la acción- está presente a lo largo de la puesta.

Angela Torres (”Tu cara me suena”) se destaca en su monológo de la chica a cargo de fabricar “la cabeza de Barbie”, una muñeca cuya perfección dista de su vida de persona relegada a no saber leer ni escribir, quien arriesga sus manos a diario, frente a la máquina tirana, hacedora de belleza, con la fuerza para arrancar sus dedos.

Las canciones y coreografías impregnadas de energía logran disipar -o al menos vuelven más digeribles- las tremendas historias de estas sobrevientes a las violaciones reiteradas y la esclavitud sexual, a manos de respetables soldados y policías del mundo.

Una obra interesante para ver con adolescentes, en estos tiempos generosos en mensajes de resignación o de adaptación a la tiranía del mercado, propuestos por la mayoría de los productos televisivos destinados a esa población.

Torres, Vetrano, Martina Juncadella, Delfina Chávez, Katja Martínez y Manuela del Campo conforman un elenco poderoso, más allá de algunas disparidades entre las actuaciones, frescas portadoras de la rebeldía femenina.

Telam


Comentarios


Las chicas de “Criatura emocional” están dando mucho que hablar