“Las mismas falencias, cada vez más acentuadas”



La comunidad educativa de la escuela Nº 23 de la ciudad de Allen hace pública la necesidad de ser escuchada y atendida por las autoridades provinciales: gobernador, ministro de Educación, Obras Públicas, delegada, etc. La preocupación se profundiza día a día ya que se han agotado los medios correspondientes, vías jerárquicas de comunicación. La esperanza de un comienzo de año lectivo digno, de orgullo, con una escuela funcional a la tarea escolar, se ha desvanecido nuevamente y nos encontramos en el nuevo ciclo con las mismas falencias y barreras arquitectónicas cada vez más acentuadas por el paso de los años. Los que conocen la escuela Nº 23 saben que su edificio tiene una antigüedad de 77 años, que concentra 500 alumnos en dos turnos, de 1º a 7º grado. Encontramos cielorrasos con paneles rotos; paredes rotas y descascaradas; ventanas que en días de calor son muy peligrosas al dejarlas abiertas por sus puntas filosas y que cerradas en días de viento no se pueden trabar por la falta de herrajes; rejas en ventanas internas desoladas, peligrosas e impropias para cualquier emergencia; salientes de cemento por desnivel de piso y patio de tierra; eucaliptos de 100 años con ramas de gran tamaño que se desgajan; techo de SUM con chapas rotas que en días de lluvia provocan goteras en varios lugares; canaletas que se tapan y en días de tormenta inundan el patio interno y aulas; bebedero de cuatro canillas sobre pileta, insuficiente; baños con pérdidas de agua y sistema de mochila que continuamente se rompen; cloacas que colapsan; cocina no acorde a los requerimientos dada la magnitud del edificio y cantidad de alumnos; grietas profundas sobre la pared que sostiene el termotanque; tomacorrientes inseguros; ausencia de luces de emergencias; falta de mobiliario, de mesas y sillas, en cantidad suficiente en cada sección para evitar traslados y pérdidas de horas de clases, etc. Hay otro tema muy preocupante que es el ingreso y egreso al establecimiento por caudal de automóviles, ya que se encuentra frente al acceso de un importante supermercado, parada de taxis y comercios adyacentes; queda asentado que no es posible un cambio de ingreso a la institución por falta de funcionalidad edilicia a pesar del amplio perímetro y portón lateral existente. Sumado al aspecto edilicio, tenemos carencia de horas especiales para cubrir las áreas de plástica, música, educación física y tics, acordes a la matrícula de la misma, para el normal desarrollo del proceso aprendizaje. ¿Qué pasa con nuestra querida escuela Nº 23?, la primera escuela de la ciudad de Allen con 103 años de vida y sin ser respaldada por nuestras autoridades. Queremos respuestas con arreglos definitivos, no parches. Hace mucho tiempo que las esperamos, se han realizado todos los reclamos por las vías que corresponden. Hoy la comunidad educativa está de pie y unida para abrazar nuestra escuela, esperando que nuestros representantes hagan lo propio. Roberto Rodríguez, DNI 28.155.340 María Merlo, DNI 26.854.734 Silvia Hidalgo, DNI 21.780.791 Siguen más de 65 firmas Allen

Roberto Rodríguez, DNI 28.155.340 María Merlo, DNI 26.854.734 Silvia Hidalgo, DNI 21.780.791 Siguen más de 65 firmas Allen


Comentarios


“Las mismas falencias, cada vez más acentuadas”