El ministro de Economía de Neuquén asume con urgencias en Vaca Muerta

La crisis que paraliza los yacimientos afecta las cuentas provinciales. Desde el gobierno buscan una declaración política del Congreso contra el DNU 566. El flamante funcionario deberá compensar esa falta de ingresos.



En apariencia, las cuentas del Estado neuquino no muestran signos de agrietamiento. Sin embargo, el renovado gabinete del gobernador Omar Gutiérrez asume con urgencias que amenazan, en el corto plazo, con convertirse en más que una piedra en el zapato. “El plazo de aplicación del DNU que congeló los combustibles está vencido, pero los daños son permanentes”, confió una fuente del Ejecutivo y aseguró que la medida provocó, además de una aguda parálisis en Vaca Muerta, una pérdida de 1.000 millones de pesos mensuales.

Gutiérrez participó, a costo de una visible fatiga física, de una maratón de asunciones que incluyó la propia y la del presidente Alberto Fernández. Concluyó que valió la pena. De Buenos Aires se trajo el compromiso de sentarse en la mesa de decisiones para el sector energético del nuevo gobierno nacional. El funcionario designado es Matías Kulfas. El economista, graduado en la UBA, tiene a su cargo el ministerio de Desarrollo Productivo, antigua cartera de Producción, de la que dependerá la secretaría de Energía, ocupada por el misionero Sergio Lanziani.

En la industria evalúan como positivo que la cartera específica dependa de Producción y no de Economía. Entienden que la estrategia para Vaca Muerta tendrá más un horizonte de desarrollo industrial que uno fiscal, como ocurrió durante el macrismo.

El gobernador ratificó el martes en su discurso un pedido al Congreso para que rechace el DNU 566/19 que puso en práctica el congelamiento de los combustibles. Desde su entorno explican que se trata de una decisión política que, por más que la norma esté vencida, se convertiría en toda una señal para el sector. Además sumaría un argumento en el expediente que resuelve la Corte Suprema, donde Río Negro y Neuquén reclaman por las millonarias pérdidas provocadas.

El flamante ministro de Economía neuquino Guillermo Pons, asume con el barril pinchado, como se dicen en la jerga petrolera. Si bien es un especialista en ingresos públicos, el contador tendrá que armar una estrategia de equilibrios para cubrir, en el corto plazo, un faltante de unos 3.000 millones de pesos que amenaza con crecer antes del inicio de la discusión salarial.

Pons juró el martes (10/12) por primera vez en el cargo de ministro de Economía de Neuquén. Foto: Florencia Salto.

Además el mapa de actualización de haberes podría cambiar si, como prometió el nuevo gobierno nacional, se reactiva la paritaria nacional docente y el gremio ATEN decide salirse del acuerdo trimestral por inflación.

En números

$1.000
millones es la pérdida mensual que le provocó el congelamiento a las arcas provinciales.
600
despidos tiene el sindicato de Petroleros Privados. Pidieron extender la conciliación hasta después de las Fiestas.

Comentarios


El ministro de Economía de Neuquén asume con urgencias en Vaca Muerta