Lejos de casa

Sheryl Crow acaba de editar su nuevo disco, “100 Miles from Memphis”, con Timberlake y Keith Richards como invitados.



#

NUEVA YORK (AP).- Aunque trabajar desde casa es conveniente, a veces vale la pena ir a la oficina. Eso es lo que Sheryl Crow descubrió cuando cambió el estudio de su casa en Nashville por uno en Los Ángeles para grabar su más reciente álbum, “100 Miles From Memphis’’. La nueva ubicación permitió que varios amigos famosos pasaran por ahí, incluido Justin Timberlake. “Lo arrastré al estudio y le dije: ‘Quiero que oigas algo’’’, relató la cantante. Le mostró su versión de “Sign Your Name” de Terence Trent D’Arby, con un sonido de Memphis. “Me miró y me dijo: ‘Tú sabes que soy de Memphis… sé de esto’. Y entró y cantó’’, dijo. “Ese tipo de cosas no suceden cuando uno trabaja desde casa’’. El disco incluye la participación de otros invitados, como Keith Richards y Citizen Cope. Pero el astro del álbum es el sonido de Memphis, una mezcla de rock, soul y country que influyó en la cantautora de 48 años durante su infancia en Kennett, Missouri, que, como dice el título de la producción, queda a unas 100 millas (160 kilómetros). –Tu último disco, “Detours’’, ahondó en la política y las penurias personales. ¿Planeaste intencionalmente una producción más ligera con “Memphis’’? – Tu vida siempre influye en tu arte o informa tu arte, y en el último disco sentí una verdadera necesidad de abordar los temas que abordé. Ahora tengo dos hijos y, aunque estoy profundamente conectada emocionalmente con lo que ocurre en la política –lo que pasa en este país, lo que sucede a nivel medioambiental– creo que mi corazón estaba en un lugar en el que quería simplemente ser emocional y vulnerable. –Recientemente adoptaste un segundo hijo. ¿Cómo ha cambiado tu vida? –Tener uno es como tener uno, tener dos es como tener 20. Pero, como dije, es el doble de amor. Sólo crece y crece. Mi hijo está realmente feliz de tener un hermanito. Siente que llegó a nuestras vidas por él, que es como quiero que se sienta. Sólo está cambiando en la medida en que estoy de gira; obviamente, se trata de crear un hogar en un autobús. Wyatt está muy adaptado a eso y Levi es sólo un bebé. No conoce otra cosa. –¿Qué te gustaría hacer ahora a nivel musical y personal? –La experiencia del cáncer de pecho para mí fue un recordatorio de que en realidad no podemos controlarlo todo. Para mí fue un gran recordatorio primero de quién soy yo… me ordenó a hacer una gran evaluación de mi vida y de cómo quería que fuera mi vida desde ese momento en adelante, y me dio la oportunidad de reflexionar sobre cómo había llegado a donde estaba. El solo hecho de decir “no” era un verdadero reto para mí, y ahora veo mi vida y sólo puedo decir que hacer planes para mí no es algo realista. Se trata de estar inspirada y ser auténtica. –¿Y esa parte de la vida incluye romance? –Te diré que resguardo mi vida personal ferozmente. La última experiencia que tuve (con Lance Armstrong) fue muy pública y no fue una experiencia por la que quiera volver a pasar. Así que mantengo mi vida privada extremadamente privada. No me aparezco en ningún sitio con mis parejas porque no quiero invitar eso otra vez. –Estoy segura de que tu amiga Jennifer Aniston te habrá aconsejado al respecto también. –Nosotras dos no hablamos del aspecto de la fama pero, realmente, no siento que ésa sea la parte más grande de lo que soy. Siento que es la parte más pequeña de mí, y cuando estoy en esos momentos en los que hay cámaras alrededor, recuerdo: “Ay, sí, soy una figura pública’’, pero llevo una vida extremadamente normal. Vivimos ahora en Nashville. No hay paparazzis allí y esa parte de mi vida no existe en este lugar, así que tenemos una vida muy normal.


Comentarios


Lejos de casa