Lo nuevo de Francisca Valenzuela: manifiesto pop con perspectiva de género

La cantautora chilena acaba de editar “La fortaleza”, su cuarto disco, cuyo nombre -y las catorce canciones que lo componen- propone un desafío al concepto patriarcal de la fortaleza.





"La fortaleza" se apoya sobre melodías pop alternativas con aportes del rock y el género canción.

"La fortaleza" se apoya sobre melodías pop alternativas con aportes del rock y el género canción.

La cantautora chilena Francisca Valenzuela, una de las voces femeninas de la nueva generación, lanzó “La fortaleza”, trabajo que reúne catorce canciones que marcan “la transición de un lugar dañado hacia uno de resiliencia” y que se enmarca en un tipo de música que la artista define desde la “perspectiva de género”.
Valenzuela, hija de destacados científicos chilenos, nació y se crió en San Francisco, Estados Unidos, hasta los 13 años, cuando junto a su familia se radicó definitivamente en el país trasandino.


Este cuarto trabajo, que aparece seis años después de la publicación de “Tajo abierto” -nominado a los Grammy Latino-, se recuesta sobre un pop alternativo que la compositora fusiona con elementos de otros estilos como la canción y el rock, y en el que conviven lo clásico y lo moderno.
El álbum, cuyo arte de tapa ratifica la idea de poder y apela a una “imagen feminista y femenina -expresó Valenzuela en entrevista con Télam- que desafía el concepto patriarcal e histórico de la fortaleza”, cuenta con influencias que van desde Elton John, Queen, Charly García y Spice Girls hasta Fiona Apple, Emmanuel, Miguel Bosé, Julieta Venegas y Mecano.
El tema que titula el álbum, “La fortaleza”, es para la cantante, fundadora de la plataforma y festival Ruidosa -que pone en jaque con distintas acciones el escaso lugar que la mujer artista tiene en la escena de la música- la “transición de un lugar oscuro y dañado hacia uno de fuerza, luz y resiliencia”.

P: ¿Cómo fue el proceso de producción del álbum?
R: Después de lanzar “Tajo Abierto” estuve haciendo varias cosas con Ruidosa, que es una plataforma y festival feminista latinoamericano interdisciplinario que busca el empoderamiento de las mujeres en industrias creativas. Tomó bastante tiempo y recursos y fui postergando mi disco nuevo… También me dediqué a escribir más con y para otros artistas, toda una área de trabajo que no había explorado, y además me tomé un tiempo para recuperarme de un momento difícil y volver re-energizada y re-comprometida con la música.

P: ¿De ese momento trata “La fortaleza”?
R: Sí. Es la canción que representa el cierre de un proceso y el inicio de otro. La idea de la fortaleza como la que tenemos todos dentro para salir adelante, para transformar, crecer, cambiar; como colectivo, con la que cambiamos las cosas y transformamos la sociedad; como espacio sagrado en el que está protegido y acogido; como lucha y resistencia, vulnerabilidad y emocionalidad.

P: ¿Describís también de esa forma al disco?
R: Sí, es un manifiesto pop que recorre la soledad, la inseguridad, el autodescubrimiento y autoempoderamiento, en la transición de un lugar dañado hacia uno de resiliencia. Es emotivo y confesional. Trata de lo que uno tiene dentro para salir adelante, como individuo y colectivo, de la fuerza que da la unión, del feminismo y la lucha, pero también de mostrarse como uno es y de crear un espacio y mundo propios.

El arte de tapa ratifica la idea de poder y apela a una “imagen feminista y femenina", según la propia artista.

P: A lo largo del disco hay canciones que hablan del amor propio como “Ya no se trata de ti” y la que titula al disco, pero también está “Tomame” o “Ven a buscarlo”, ¿qué implican en esta era esas declaraciones?
R: Mi música siempre tuvo perspectiva de género. Siempre escribí sobre ser una mujer, de Chile al mundo. A veces el tema feminista aparece de manera explícita y social o a veces está implícito y viene desde un lugar confesional, testimonial. De todas maneras hay un mensaje de empoderamiento, liberación y de superación. De conocerse, de quererse, de ver al otro, de poder querer. Son herramientas que sin duda el feminismo también promueve y entrega. “Tómame” es una declaración pop, entretenida, lúdica de sexo, de placer y seducción, de decir y pedir lo que uno quiere, lo que a uno le gusta, de invitar a disfrutar; y “Ya no se trata de ti” es otra dimensión de mí que tiene que ver con reconocer una relación tóxica y poder dejarla atrás.

P: ¿Qué significa firmar con Sony Music para una artista que siempre se movió dentro del circuito independiente?
R: Ser independiente y fundar Frantastic Records fue consecuencia de que ningún sello quiera tomar el proyecto. Podía esperar a que algún día me dijeran que sí o buscar la manera de crear una estructura para poder lanzar mi música. A lo largo del tiempo fue tomando forma y se convirtió en un sello y productora. Con Frantastic lanzamos discos, hicimos giras, creamos contenido, Ruidosa, pero para esta nueva etapa me hizo sentido generar alianza con una discográfica más grande y una estructura que pudiera apoyar en lo financiero, en la internacionalización, armar un equipo del cual aprender. Las carreras musicales son desafiantes y difíciles y estoy agradecida de tener un equipo como el de Sony y Frantastic con quien trabajar.


Comentarios


Lo nuevo de Francisca Valenzuela: manifiesto pop con perspectiva de género