Lo piensan dos veces antes de llevar a los hijos a una guardia en Bariloche

Por el temor al coronavirus los padres llevan a sus hijos a los hospitales y sanatorios con “consultas tardías” y con procesos ya avanzados, como las apendicitis que derivan en peritonitis.





El hospital Ramón Carrillo normaliza el horario de atención del vacunatorio. Archivo

El hospital Ramón Carrillo normaliza el horario de atención del vacunatorio. Archivo

La recomendación de “acuda a la guardia médica solo en caso que sea necesario” caló profundo en los padres de los más pequeños. Las consultas tardías en las guardias forman parte de la preocupación de los pediatras de Bariloche.

Por el miedo a salir, los pacientes no están consultando a tiempo y llegan tarde cuando los procesos ya se instalaron. Muchos papás esperan a que las papas quemen”, sintetizó la pediatra Gabriela Arista Farini.

Si bien en el contexto de pandemia, algunos padres se volcaron a las consultas telefónicas, otros llegan a la guardia pediátrica con procesos ya avanzados.

Gabriela Varone, pediatra del hospital Ramón Carrillo, explicó que “mucha gente cree que el hospital está lleno de casos de covid. No hay que tener miedo a la guardia. Está dividida entre febriles y no febriles”.
Recordó que se continúa dando turnos para los controles sanos pero además, los padres pueden consultar al teléfono del conmutador de 8 a 16 y son derivados a un pediatra.

Varone admitió que en el último tiempo, la vacunación cayó abruptamente. “Pueden venir a hacerse el control y aprovechar para vacunarse que el hospital está vacío. Los turnos se dan cada hora”, dijo.

En las últimas semanas, han registrado muchos casos de chicos con peritonitis. “Llegan después de aguantar el dolor. Si un nene tiene dolor abdominal que dura 12 horas y no se pasa, tiene que consultar. Un chico muy decaído con fiebre tiene que consultar”, contó Varone.

Arista Farini hizo hincapié en que en esta época, comienzan las patologías respiratorias. “Tenemos chicos que ya llevan muchos días de tos. O llegan con dermatitis o lesiones en piel que con el rascado se agravan”, planteó.
Reconoció que muchos padres prefieren no acudir a la guardia para no exponer a sus hijos y por “el miedo que circula de que te dejen internado o te aíslen en un hotel”.

Los consultorios fueron adaptados. Sacaron los juguetes y taparon los juegos. La consulta no demora más de media hora”.

Gabriela Varone, pediatra del hospital Ramón Carrillo de Bariloche.

“Hay pacientes con patologías crónicas, sobretodo chicos asmáticos que ya deberían estar vacunados. Muchos no saben cómo funcionan las recetas electrónicas; otros no encuentran a sus especialistas disponibles”, añadió Arista Farini.

Insistió en que son muchos los pacientes que no están cumpliendo con los tratamientos crónicos porque “no han podido comprar medicamentos preventivos y hoy están sin protección”. “Para los casos de asma, por ejemplo –aclaró la pediatra–, hay aerosoles que permiten prevenir crisis de broncoespasmos”.

Adentro

70 días
lleva el período de aislamiento social obligatorio que dispuso el gobierno nacional el 20 de marzo pasado.

En los últimos días, se registraron muchos problemas de visión ante tantas horas de pantalla, casos de obesidad y sobrepeso acrecentados por el sedentarismo que conlleva la cuarentena. Otras consultas son por accidentes en el hogar, como traumatismos por caída de altura o cortes.

También aparecieron casos de niños con insomnio, ansiedad y miedo. “Con todo esto es esperable un retroceso de pautas madurativas. Chicos que habían controlado esfínteres o que habían aprendido a dormir solos. Hoy sobresale una necesidad de contención”, señaló Arista Farini.

Varone consideró que mucha gente espera que “de un día al otro, se levante la cuarentena y volvamos al mundo de antes. No pasará hasta que no haya vacuna. Hay que acostumbrase a esta nueva normalidad”.


Comentarios


Lo piensan dos veces antes de llevar a los hijos a una guardia en Bariloche