Lo que cuesta un legislador según datos oficiales

Brindaron datos sobre el costo mensual que generan los legisladores provinciales. La estimación de sueldos de los trabajadores -con que se los compara- no se condice con datos de otras fuentes.

Cada argentino ocupado tiene que trabajar en promedio 13 años para poder pagar el gasto que mensualmente demanda un legislador provincial. La conclusión surge a partir de datos divulgados ayer por el gobierno.

Para el caso de los rionegrinos con empleo -siempre según la información oficial- deberían hacerlo en promedio 11 años para poder pagar el gasto que por mes demanda un legislador provincial, estimado en 40.583 pesos.

En el caso de los neuquinos, la proporción sería de un poco más de 6,2 años para llegar a los 29.500 que cobra un diputado provincial, cifra que ubica a Neuquén entre las que menos gasta en el país en los costos de las legislaturas.

Llamativamente, los datos revelados por los Ministerios de Economía y Trabajo de Nación se calculan teniendo en cuenta un salario promedio para Río Negro de 281,33 pesos y 364,66 para Neuquén.

Sin embargo, según la información dada a conocer por la Fundación Meditarránea, en función a estadísticas del Anses, muestra que en la región el salario medio se ubica en 770,32 y 1140,00 respectivamente, lo que dista mucho de las cifras enunciadas por el gobierno en este informe.

Para saber cómo se llegó al promedio mensual “oficial” de quienes trabajan en la Argentina, hay que recurrir al Ministerio de Trabajo. Allí informan que 321,33 pesos al primer trimestre del año pasado, como también que la proporcionó la Dirección de Ocupación e Ingresos de dicha cartera, sobre la base de información del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones.

Esos 321,33 pesos representan el sueldo “en blanco”, o sea lo que cada trabajador del país en esa situación efectivamente aporta previsionalmente.

Obviamente, el relevamiento de la cartera laboral no incluye lo que puede percibir esa misma gente “en negro”, o aquella que se desempeña de esa manera, fuera de la ley, o sea entre 3 y 4 millones de personas no registradas

Formosa, la más cara

En cuanto a las erogaciones de las Legislaturas -de acuerdo con la documentación que figura en el Palacio de Hacienda- el total anual, según la última actualización del 3 de noviembre, es de 798 millones de pesos, lo que dividido por los 1.236 legisladores provinciales que hay da un gasto anual por legislador de 646 mil pesos.

Formosa es la provincia con la Legislatura más cara del país en relación con la cantidad de parlamentarios, pero también es la que cuenta con el salario promedio más bajo del país.

La combinación de esos dos extremos muestra un insólito resultado: en promedio, cada formoseño debe trabajar casi medio siglo para financiar el gasto que representa cada legislador provincial, considerando, entre otras erogaciones, salarios de asesores y mantenimiento edilicio.

El mantenimiento de la Legislatura de Formosa es de 131.666 pesos mensuales por cada parlamentario provincial y el salario promedio del formoseño ocupado es de 206 pesos. A Formosa le sigue Buenos Aires en los costos por legislador con 114.080 y la chaqueña con 100 mil pesos.

Como contrapartida, los parlamentos menos costosos son los de Santiago del Estero, con 10.166 pesos mensuales de gasto por legislador, seguido por el de San Luis (13.666), Chubut (21.000) y Jujuy (21.666 pesos).

En lo que hace a los sueldos de los ocupados por jurisdicción, los datos que figuran en Trabajo, dan cuenta de que el salario mensual promedio es de 321,33 pesos. La jurisdicción en donde se pagan sueldos más altos es la de la Ciudad de Buenos Aires con 442 pesos promedio. (DyN/AR)

Enfrían las expectativas por la reforma

del Estado

El presidente Fernando de la Rúa intentó enfriar ayer la expectativa sobre el proyecto de reestructuración del Estado, al asegurar que el gobierno “se va relanzando todos los días porque va para adelante” y que los cambios que se están efectuando a nivel secretarías “son normales”.

De la Rúa anticipó, no obstante, que “ya llegará el momento de algún cambio estructural” en el organigrama gubernamental y no descartó la posibilidad de, en un futuro, elevar al rango de ministerio a las secretarías de Turismo y de Agricultura.

“Quiero ser claro: nunca planteamos esto como un relanzamiento. Son reemplazos normales en la estructura de gobierno en la segunda o tercera línea. Los ministros le van proponiendo al presidente y se va a instrumentar cuando el presidente lo resuelva”, afirmó De la Rúa.

El jefe de Estado sostuvo que “el gobierno se va relanzando todos los días porque va para adelante” y puntualizó que la reestructuración que se está ejecutando “es un programa para la gente, para mejores condiciones en la economía, creando trabajo y más actividad productiva”.

“Toda esta reforma de las segunda y tercera líneas no es un paquete. Así que no esperen un anuncio de un día para otro y digan ¡Uh, qué extraordinario! Estos son cambios que naturalmente se van haciendo por necesidad”, agregó De la Rúa.

Por su parte, el polémico secretario de Transporte, Jorge Kogan, aseguró que sigue trabajando en su cargo como “todos los días” y evitó opinar sobre las voces que dentro de la Alianza piden su alejamiento del gobierno, al afirmar que se reserva íntimamente sus sentimientos.

“Seguir trabajando como todos los días es mi obligación como funcionario. El presidente me ha designado y debo hacer mi trabajo como corresponde desde el primer día que me designaron”, sostuvo.

Kogan había dicho para justificar la suba en el transporte que “a los pobres no los afecta porque ya no viajan en tren”.


Comentarios


Lo que cuesta un legislador según datos oficiales