Emergencia sanitaria: los 180 días que cambiaron la vida en Neuquén

El plazo de la emergencia sanitaria decretada en marzo se cumplirá este martes. La provincia atraviesa hoy su momento más crítico desde que se inició la pandemia.




Distancia y tapabocas para la nueva convivencia. (oscar livera)

Distancia y tapabocas para la nueva convivencia. (oscar livera)

Los besos en la mejilla, aquel 13 de marzo aún tórrido bajo la sombra del jardín interno de la Casa de Gobierno, se daban con culpa, pero convencidos. El coronavirus era tapa de los diarios tras la primera cadena nacional del presidente solicitando extremar las medidas de cuidado y prevención. Las noticias informaban la suspensión de eventos y vuelos desde el exterior, pero el parte diario de Neuquén apenas reportaba cuatro casos sospechosos a la espera de resultados.

“Hemos firmado el decreto que establece la emergencia sanitaria en todo el territorio por 180 días”, anunciaría el jefe de Gabinete, Sebastián González, minutos después, frente a una sala repleta de periodistas. Ese mediodía, el gobernador Omar Gutiérrez había convocado a una conferencia de prensa bajo estricto hermetismo para informar las primeras medidas para prevenir y mitigar la pandemia de covid-19. Hoy, a dos días de vencerse el plazo decretado, la provincia se encuentra en su momento más crítico.

Neuquén está por alcanzar los 3.000 casos acumulados y llegó a récord de contagios en los últimos días, en momentos donde los cuidados individuales parecieran ser la única herramienta efectiva para desacelerar su impacto.

No hay oferta sanitaria que alcance si no hay responsabilidad”, dijo Gutiérrez esta semana, tras repasar diez recomendaciones para reforzar la prevención.

“El comportamiento de este virus es nunca visto. Es de una familia conocida, pero con una tasa de transmisibilidad muy alta”.

Liliana Calanni, infectóloga del ministerio de Salud.

El escenario de hoy parecía improbable en el anuncio del 13 de marzo, cuando se evaluaba como reprogramación del Mundial de Motocross el mes de noviembre. El decreto 366 creó en ese entonces el Comité de Emergencia encabezado por el gobernador, pero integrado también por los poderes Legislativo y Judicial.

“Nadie consideró, en ese momento, que podríamos estar 180 días después en una situación de subsistencia de esta medida sanitaria”, evaluó el vocal del Tribunal Superior de Justicia, Germán Busamia. Fue uno de los que integraron la mesa de decisión aquel día y representante de un poder que se encargaría luego de hacer cumplir las restricciones cuando se impuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Según el último informe oficial de la Jefatura de Gabinete, 4.015 personas fueron puestas a disposición de la justicia y 1.060 vehículos fueron secuestrados durante la cuarentena estricta. Busamia dijo que unas 2.000 causas llegaron a audiencia por violación del artículo 205 del Código Penal en dos meses, casi igual cantidad de las que se realizan en todo un año.

Dijo que esto fue así porque “mientras era necesario un aislamiento más rígido, se volvió justificado que las fuerzas de seguridad hicieran inspecciones y controlaran” pero a medida que se flexibilizó y hubo más gente en la calle, “el rol se fue redireccionando a uno más educativo”, planteó.

En materia sanitaria, la gestión temprana de la pandemia sirvió para equipar el sistema. Los números oficiales indican que ingresaron más de 870 agentes de salud y se incorporaron 52 camas de terapia intensiva, el recurso más crítico para tratar los cuadros graves. A seis meses del inicio de la emergencia sanitaria, el número de ocupación de estas unidades supera el 70%, pero todavía no advierten una saturación del sistema.

González había definido al coronavirus, en la presentación de la emergencia sanitaria, como “una amenaza dinámica que va cambiando”. Neuquén pasó por varios estadíos: la curva ascendente a partir del 20 de marzo, un amesetamiento entre abril y fines de mayo y un nuevo crecimiento tras declarar dos regiones con transmisión comunitaria.

En palabras de la infectóloga del ministerio de Salud de Neuquén, Liliana Calanni, “el comportamiento del virus es algo nunca visto y nos deja sorprendidos”. Así como el estado de emergencia, aunque impensado en aquellos estertores del verano, deberá ahora prorrogarse, también deberán hacerlo las medidas de prevención. El mundo es otro hasta nuevo aviso: no cuando se firme el próximo decreto, sino, seguramente, cuando llegue una vacuna.

El gobernador junto a su gabinete cuando declaró el estado de emergencia. Foto: archivo.

Diputados piden más diálogo y admiten incertidumbre

La Legislatura de la Provincia Neuquén ratificó el decreto de emergencia sanitaria el 26 de marzo, en una sesión especial que amplió las facultades del Poder Ejecutivo y estableció roles para los diputados en el comité de emergencia.

A poco de cumplirse el plazo, coinciden en que deberá prorrogarse y, desde la oposición, advierten que el gobierno no abrió el juego para que ese órgano interpoderes pueda gestionar la crisis.

El comité sirvió en su momento para plantear un modo de organización, pero luego se diluyó. El gobierno tendría que haber escuchado otras voces”, analizó el diputado Raúl Muñoz de la Democracia Cristiana, el primero en presentar una propuesta de plan provincial contra el coronavirus, en los primeros días de marzo.

El legislador cree que Neuquén se ha mantenido, en el mapa nacional, como una de las que mejor manejo de la crisis ha mostrado, pero “arrancó bien y, con el correr de los meses, se fue desvaneciendo un poco lo que había fuerte al principio, que era la prevención”.

También Sergio Fernández Novoa del Frente de Todos, analizó que el gobernador Omar Gutiérrez “finge una cuestión de diálogo, pero después se cierra”.

El comité nunca se ha reunido, al gobierno no le gusta abrirse más allá de su círculo más cercano. Debería convocarlo para reunir la mayor cantidad de ideas”, planteó.

Una de las discusiones que hubo en la Legislatura cuando se trató la ratificación por ley a la emergencia sanitaria fue el plazo: se llegó a pensar en acortarlo a 90 días. “Nadie en el mundo sabía qué iba a pasar. Estamos todos haciendo un aprendizaje”, reconoció el diputado.

Su par de Juntos por el Cambio, Lucas Castelli, opinó en sentido similar. “No imaginábamos un escenario así, pero estamos frente a una de las peores pandemias de los últimos siglos”, evaluó.

En el balance de la gestión de la crisis, el legislador puso el foco en la dotación de insumos e infraestructura sanitaria y advirtió que el endeudamiento previsto en la ley tenía ese objetivo. “He tenido que hacer donaciones de barbijos N95 porque había lugares donde no había”, planteó.

En números

0800-333-1002
es el número telefónico que se presentó ese día para consultar por síntomas de coronavirus en Neuquén.
3230
es la ley que sancionó la Legislatura el 26 de marzo en la que ratificó la emergencia sanitaria decretada por el Poder Ejecutivo.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Emergencia sanitaria: los 180 días que cambiaron la vida en Neuquén