Los gatos con demencia necesitan tener una rutina diaria

Los cambios los estresan, es por eso que actúan de manera distinta. Ante las primeras señales de comportamientos extraños, es aconsejable visitar al veterinario.

#

Los gatos con demencia necesitan tener una rutina diaria

Los cambios en su vida diaria afectan negativamente a los gatos que padecen demencia. Que su silla favorita esté ahora en otro lugar del comedor o que el momento del desayuno o la cena se retrase dos horas son cambios que alterarán por seguro al animal.

Poder prever los acontecimientos del día a día da cierta seguridad a los felinos con demencia, explican los expertos. Los dueños deben por ello establecer una rutina diaria y mantenerla.

Además, los puntos de orientación en casa, como por ejemplo la posición de los muebles, son muy importantes para ellos. Por eso hay que prescindir en lo posible de cualquier cambio en el mobiliario.

Es el veterinario quien debe hacer el diagnóstico de demencia en el gato. Los cambios de comportamiento en el animal, no obstante, pueden ser una primera señal para los dueños.

Que el animal deja de ser limpio de golpe o que de repente tenga pánico a la aspiradora son hechos que aconsejan una visita al veterinario.

Al igual que ocurre en las personas, el cerebro de los gatos puede ser entrenado hasta la vejez. Lo ideal es que el día del felino se divida entre fases cortas de actividad y de descanso.

Se puede activar su cerebro, por ejemplo, con juegos en los que se esconde comida o juguetes.

Agencias


Comentarios


Los gatos con demencia necesitan tener una rutina diaria