Los miserables de siempre



En crisis severas o situaciones límites mucha gente se saca las máscaras y “muestra la hilacha” como se dice vulgarmente.

Es preocupante ver, sobre todo en los conglomerados urbanos, cómo brota el egoísmo, el desprecio por el otro, el “primero yo”, ante una pandemia como la que estamos viviendo.

Es la misma gente a la que le molesta el dedito acusador, que cree tener todos los derechos y ninguna obligación y que suele “arreglar” sus causas pendientes con dinero o manejo de influencias.

Podríamos disculpar a los ignorantes o poco instruidos, por cometer errores ante esta situación sanitaria, pero es intolerable que personas cancheras, soberbias y agrandadas, que tienen una miserable cuota de bienestar, crean que van a pasar por arriba a todo el mundo.

Y lo peor de la miserabilidad… Los políticos que aprovechan la situación, para llevar agua para su molino.

Jorge E. Graziano

DNI 810.855

San Martín de los Andes


Comentarios


Los miserables de siempre