Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Los padres de la cuarentena relajada




¿Quién es el padre de la cuarentena relajada en Neuquén: el gobierno, la oposición anticuarentena, los empresarios agobiados o el humor social?


Como suele repetir un exgobernador neuquino: los triunfos son reclamados por muchos, mientras que las derrotas suelen quedar huérfanas. ¿Quién es el padre de la cuarentena relajada en Neuquén: el gobierno, la oposición anticuarentena, los empresarios agobiados o el humor social? Los números son elocuentes. En un mes los casos se triplicaron saltando de 138 a más de 430 ayer. La lista de fallecidos pasó de cinco a 12 y la ocupación de las camas de terapia intensiva se multiplicó por tres.

El gobernador Omar Gutiérrez se refirió a las víctimas fatales por Covid-19, en los días de aislamiento social, como “puñaladas en el corazón”.

La velocidad de los contagios empujó a la capital neuquina a declarar la circulación comunitaria del virus, algo que resistió más de 90 días con un destacado trabajo epidemiológico y con estrictas medidas de control social, que le permitieron, aún conviviendo con dos ciudades cercanas en ese estatus, blindar la población. Pero una vez disparados los contagios, costará mucho esfuerzo y tiempo volver atrás.

Fue directamente proporcional la aceleración de las flexibilizaciones sociales y comerciales a la de los casos confirmados. La apertura era algo que reclamaban los empresarios, en sintonía con una campaña de opinión basada en los efectos negativos de la cuarentena para la economía, dejando en segundo plano la existencia de una pandemia.

También hay que decir que parte de ese discurso caló en las esferas de decisión de los gobiernos locales. “Tenemos que acostumbrarnos a vivir así. Con distanciamiento social”, respondió una fuente oficial consultada por las imágenes que mostraban las paradas de los colectivos desbordadas y los locales gastronómicos entre el relajamiento y la confusión de los protocolos.

Mayo fue el peor mes para la recaudación provincial. A tal punto, crisis petrolera mediante, que trasladó parte del costo al periodo siguiente. Sin embargo, junio será el peor mes sanitario en lo que va de la pandemia: en apenas 30 días duplicaron y triplicaron todos los indicadores cosechados en los primeros 70 días.


Fue directamente proporcional la aceleración de las flexibilizaciones sociales y comerciales a la de los casos confirmados.


Aún con esa foto hay quienes insisten en que la culpa de los contagios son de las personas. Ese planteo de posverdad es un remanso para el discurso que ganó lugar para exigir cada vez más flexibilizaciones, como si el virus fuese un dato de color.

Ahora bien, cuando se repasan los números de la economía local se encuentra por ejemplo que más de 1.900 unidades económicas, casi el 20% de la provincia, accedieron a créditos del BPN con tasa subsidiada por el Estado. Si se mira el comercio se encuentra que, lejos de las pancartas, el registro del Centro de Empleados de Comercio tiene más trabajadores que enero. La explicación: fueron blanqueados para ingresar en el plan de asistencia salarial nacional (ATP).

El propio gobernador Gutiérrez les dedicó un párrafo a los comerciantes, quienes desde Acipan habían cuestionado la implementación de las letras para el pago a proveedores, al indicar que $1.300 millones de los $4.000 millones fueron acordados con los acreedores y que buscaban el aval de Nación para extender a $2.000 millones más.

Neuquén cerrará el mes con una apertura total; a excepción de shoppings y ferias, el resto de la actividad está habilitada. Los números indicarán si valió la pena el costo sanitario arriesgado. Por lo pronto el ministro de Economía Guillermo Pons sigue afinando el lápiz para confirmar fecha y metodología al pago de los aguinaldos.

Finalmente queda revisar qué pasó con el humor social. La disciplina mostrada por los neuquinos consiguió aplanar la curva. A cualquiera que se le pregunte hoy expresará fastidio por el encierro y las restricciones. Sin dudas es un dato que sirve a la política, de hecho en la época en la que la cuarentena gozaba de buena reputación los propios gobiernos hacían circular sondes con niveles de aprobación jamás obtenidos.

Sin embargo, no debe perderse de vista que las autoridades fueron elegidas legítimamente para gobernar y tomar decisiones y, por más que en este caso sean más las antipáticas, debe primar el bien común por sobre la suma de las individualidades.


Comentarios


Los padres de la cuarentena relajada