Los pedaleadores lideran una movilidad más ecológica

La nueva campaña Yo Respeto de editorial “Río Negro” revaloriza a la bicicleta como una de las opciones de movilidad urbana más acordes a los criterios de sustentabilidad actuales. La pandemia, por su parte, la rescató en los cambios de hábitos que provocó.





El derecho a la movilidad urbana invita a pensar en la posibilidad de ejercer las garantías como ciudadanos, en la eficiencia en el transporte y en la sustentabilidad para nuestras ciudades. Para llegar a cualquier lugar a tiempo y de manera segura se necesitan soluciones integrales que permitan decidir cómo y cuándo hacerlo de acuerdo a nuestras necesidades.

En este contexto, la campaña de bien público de editorial Río Negro Yo Respeto, en su sexta edición, gira de un concepto de seguridad vial en automóviles a uno referido a cambio de hábitos sobre la movilidad urbana y nuestra relación con el medio ambiente, a través del uso de la bicicleta y de las bicisendas, así como sus beneficios tanto para la salud de los ciudanos como para el medio ambiente.

Son sponsors de esta campaña: gobierno de la provincia de Neuquén, Legislatura de la provincia de Neuquén, municipalidad de Neuquén, CALF y municipalidad de Cipolletti.

“Este concepto se encuentra en sintonía con uno más macro que engloba también las campañas Yo Protejo y Yo Siento, en torno a pequeñas iniciativas que contribuyen desde nuestra responsabilidad como medio de comunicación a un cambio de paradigma sobre nuestras formas de relacionarnos en sociedad y con el medio ambiente. Particularmente con la idea de Yo Respeto, desde hace varios años, a nivel mundial se ha puesto sobre la mesa la necesidad imperante de transformar nuestras formas de movilizarnos en las ciudades”, se afirma desde el área de Marketing de editorial “Río Negro”.

El acelerado cambio climático, los incesantes problemas de tráfico y las transformaciones de la vida cotidiana en tiempos de pandemia han revalorizado a la bicicleta como un medio ideal de transporte. Porque es ecológica, accesible, segura, sin impactos medioambientales y saludable.
De todos modos hay aspectos a alertar desde la perspectiva de los automovilistas, los peatones y los ciclistas:

– la necesidad de que los Estados garanticen vías adecuadas de circulación (bicisendas u otros espacios delimitados. De lo contrario más bicicletas por fuera de esos carriles representan más caos y un claro peligro).

– La necesidad de que los ciclistas garanticen un tránsito respetuoso de las normas. Muchos toman la facultad de cruzar semáforos en rojo o ir a contramano.

– y por último, la necesidad de que el propio ciclista se procure seguridad: cascos, luces, espejos, entre otros elementos.

La bicicleta volvió a ser un medio de transporte muy utilizado en la región.

Por ello, trabajar en una red de transportes integrados resulta altamente valiosa para pensar las ciudades en el marco de la movilidad sostenible. Cuando hablamos de transportes integrados hacemos referencia a la combinación de distintos tipos de movilidad para llegar a destino.

“De nosotros depende que vivamos en una sociedad más limpia, ordenada y saludable. No podemos esperar que nadie nos lleve, tenemos que salir y hacer el camino nosotros mismos. Somos los pedaleadores los que estamos cambiando este mundo con cada pedaleada”, afirma una de las ideas centrales de esta nueva campaña de Yo Respeto.

En algunas comunidades de la región existen ciclovías más para uso recreativo que planteadas como medio de transporte. De todos modos hay que resaltar que gobiernos comunales como el neuquino, por ejemplo, han presentado planes de bicicalles y bicisendas que “tienen como principal objetivo alentar el uso de la bicicleta”, según palabras del intendente Mariano Gaido.

En estas tendencias y prácticas es que se perfila la nueva campaña de Yo Respeto.


Comentarios


Seguí Leyendo

Los pedaleadores lideran una movilidad más ecológica