Los problemas de cintura son por la mala postura



#

Cuando los dolores comienzan, la fisioterapia es clave para la recuperación.

El nombre “lumbar”, referido a la parte de inferior la columna vertebral, deriva de la palabra latina “lomo”. Es allí donde se originan la mayor parte de las molestias “de la cintura” y se deben, por lo general, a una poco sutil amalgama entre falta de actividad física, sobrepeso y un escaso desarrollo de los músculos del abdomen, lo que hace que la estructura ósea se vea sobreexigida por tener un sostén -un corsé, debería decirse mejor- poco firme.

Pasada cierta edad -y teniendo en cuenta también factores genéticos que sienten la predisposición- cobra peso también la degeneración progresiva de los discos intervertebrales, que proveen la amortiguación natural entre los huesos de la columna: si ese proceso avanza, puede originar una artrosis de columna.

En las mujeres hay factores hormonales que entran a cobrar peso después de la menopausia. La espondilolistesis degenerativa, por ejemplo, es un deslizamiento entre las vértebras producido por el desgaste del disco intervertebral, más frecuentemente entre la cuarta y la quinta vértebra.

Contra lo que se pudiera imaginar, no está demostrado que los trabajadores que realizan trabajos pesados tengan mayor daño en la columna que los que no lo hacen. Lo que sí es importante, parece ser, es la posición en que se realizan los esfuerzos y los trabajos.

 

La “reacción en cadena”

 

Las lumbalgias son los típicos dolores producto del desgaste de los discos intervertebrales. Un mal esfuerzo puede ser el desencadenante, pero sólo cuando ya existe un desgaste previo de los discos. Una vez que se inicia el proceso degenerativo, se desencadena una especie de “efecto cascada”, en el cual las vértebras se mueven más de lo que debieran.

Aunque hay medicaciones que se utilizan para fortalecer las articulaciones deterioradas, como el condroitin y el sulfato de glucosalina, lo cierto es que hoy por hoy no hay medicamentos que hayan demostrado efectivamente poder detener el proceso de desgaste de los discos intervertebrales.

Las terapias con células madre o progenitoras, de las que tanto se habla, representan una posibilidad a futuro que se está experimentando, pero todavía no están disponibles para aplicaciones clínicas.

En las lumbalgias existe una fuerte contractura muscular, que se produce como reflejo de defensa a la columna ante esos movimientos anormales por desgaste de los discos. El factor de riesgo principal para esa gran contractura es la falta de entrenamiento de los músculos del abdomen y ésta puede ser otra de las causas de que en las mujeres, que suelen tenerlos menos desarrollados, sean más frecuentes este tipo de dolencias que entre los varones.

Cuando ese dolor es más intenso y se irradia hacia los miembros inferiores, se habla de ciática: es el producto de la compresión de los nervios que salen de la columna y la causa es generalmente una hernia de disco. La posición que los especialistas en columna consideran correcta para mantener en el trabajo es: erguida y con los hombros hacia atrás. Frente al monitor, los ojos deben estar siempre a la altura de la pantalla.

¿Qué es un asiento cómodo? Aquel que tiene las rodillas a la altura del asiento y con la cola pegada al respaldo. Pero no hay asiento cómodo que valga si la persona no realiza ninguna actividad física.

No fumar y mantenerse en peso también ayudan.

 

MARCELO RODRÍGUEZ


Comentarios


Los problemas de cintura son por la mala postura