Los Pumas y un año de transición “cantado”

La era del "Tati" Phelan empezó con altibajos.



Se sabía de antemano que, más allá de que el calendario no aparentaba ser demasiado complicado, el 2008 no iba a ser un año fácil para Los Pumas. El recambio de jugadores en puestos claves como lo son el del medio scrum y el octavo, invitaba a pensar que el equipo no pudiera mantener el nivel que lo llevó lograr el tercer puesto en el Mundial de Francia 2007.

Además, después de ocho años se hacía cargo del plantel un nuevo cuerpo técnico, que tenía que imponer su propio planteo. El 2008 se convertía en un año de transición y así fue. La falta de un 9 por el retiro de Agustín Pichot y Nicolás Fernández Miranda de la actividad internacional, generó la necesidad de ubicar en ese puesto a un jugador con poca experiencia internacional. Y si bien Nicolás Vergallo cumplió, está lejos de parecerse a los anteriores.

El equipo se quedó sin ataques vehementes y además, la obtención por parte de los forwards fue poco clara en las formaciones fijas. Por si fuera poco, a las reiteradas fallas en el line se le sumó este año un flojo trabajo del scrum y eso obligó a Vergallo a jugar muy presionado.

A ello hay que sumarle la falta de disciplina del equipo que cometió infinidad de infracciones a lo largo de los siete partidos que tuvo que disputar, de los cuales sólo ganó dos, uno de local ante Escocia y otro de visitante frente a Italia.

Lo positivo, más allá de la cantidad de infracciones, fue la defensa. Un equipo al mando de Santiago Phelan no podía fallar en ese aspecto. Se vio la mano del DT y por ello, salvo ante los Springboks, las derrotas fueron ajustadas y con pocos tries en contra.

Esa derrota, por 63-9, fue lo peor del año. Pero en ese partido, paradójicamente, se vio también lo mejor del 15, que jugó sus mejores 30 minutos del año (los iniciales en los que ganaba 9-0) y los peores 50, que derivaron en una goleada histórica.

Para el 2009 se espera un repunte en la faz ofensiva y en la disciplina, pero los entrenadores tendrán que trabajar mucho en esos aspectos para empezar a delinear el equipo que actuará en el Mundial de 2011.

La próxima temporada esperan una serie de partidos ante Inglaterra, Gales y Escocia, en los que se podrá ver más detalladamente hasta donde puede llegar este plantel, ya que se medirá con sus principales rivales en la cita ecuménica de Nueva Zelanda.

A nivel dirigencial no se consiguieron los logros esperados. Los directivos de la URBA y las uniones del interior siguen enfrascados en una pelea sin sentido y se demora la reforma del estatuto. Y Los Pumas siguen sin tener la chance de jugar un torneo internacional acorde a su calidad, que les dé la posibilidad de seguir creciendo.


Comentarios


Los Pumas y un año de transición "cantado"