Los que vinieron y se quedaron

En los últimos 45 años, luego del homenaje genérico a los inmigrantes, cada colectividad buscó inmortalizar el legado de nacimientos en unas siete plazoletas que hay dispersas en la ciudad y focalizadas en la avenida Argentina y Olascoaga.

Por Mario Rojas

En 1976 se inició el trámite para instalar el monolito a los Primeros Pobladores en la avenida Argentina entre Alderete y Belgrano con una placa sobre una base de cemento. Tres años después, el día del inmigrante, se rindió homenaje a las colectividades de España, Italia, Suiza, Chile, Siria, Japón, Polonia, Líbano, Austria, Alemania, Israel y Uruguay. Más tarde le agregaron Korea y Cuba. Se levantó un monumento que representa a un inmigrante genérico con una simple bolsa donde traía sus pertenencias y recuadros que fue hecho en cemento por el escultor Miguel Barbeito.

Desde esa fecha, cada colectividad buscó tener un lugar donde recordar su origen y algunas han duplicado con la indicación de determinados lugares.

En 1990, después de tres años de trámites, se inauguró el monumento a los Estados Árabes, en la avenida Argentina entre Elordi y Sargento Cabral. La Asociación Cultural Árabe había soliciado la instalación de 22 mástiles representativos de los países en los que se habla el idioma, pero sólo se autorizó la construcción de dos.

En 1995 se erigió el monumento en una plaza que se denominó Estado de Israel por iniciativa del Centro Social y Cultural Israelita de Allen, Cipolletti y Neuquén en Leloir entre Santa Fe y Mendoza.

Un año después de la recuperación de la democracia, en 1984, Ernesto Bongiovani pidió que la plazoleta de República de Italia y avenida Argentina sea denominada como Dante Alighieri, el autor de la Divina Comedia. Atilio Morosín fue el encargado de esculpir el monumento al Dante sobre una base de ladrillo y en el norte un gran arco que lleva el nombre del país.

Dato

15
nacionalidades se inmortalizaron en 1979 en el monumento al inmigrante cerca del MNBA.

Jorge Bialous fue el encargado de esculpir el símbolo máximo de Polonia en Olacoaga y Fava en 1996. Utilizó mampostería y chapa de hierro para inmortalizar el escudo de Polonia consiste de un águila blanca coronada sobre un escudón rojo.

Es un hecho que en el Alto Valle vive la segunda colonia de chilenos fuera del país trasandino y por eso el cónsul de Chile en Neuquén Pedro Aguirre Berguesio tuvo la iniciativa de montar un busto de Bernardo O’Higgins, militar que nació en Chillán y tuvo participación en la gesta libertadora junto al General José de San Martín. Parra Valenzuela fue quien le dio forma en Olascoaga y Zapla y se inauguró en 1999.

También los uruguayos tienen un representante en los monumentos neuquinos, se trata de un busto en homenaje a José Artigas en avenida Argentin ay Pinar que construyó Marcos Comu Adamoli en el año 1985. Artigas nació en Montevideo y como militar y político tuvo una activa participación en la independencia rioplatense.


Comentarios


Los que vinieron y se quedaron