Los radares de Valle Medio, polémica, suspensión e incertidumbre

Están fuera de servicio desde principio de año pero los automovilistas temen por más multas porque ven los equipos al costado de la ruta en Chimpay y Darwin. Aseguran que están en forma preventiva. Con la sanción de una ley, Río Negro tendrá potestad sobre las rutas  e incorporará más equipos.



La falta de conos y más cartelería informativa fue uno de los motivos por los que se sacaron de servicio a los radares.

La catarata de quejas de cientos de automovilistas de la región tuvo eco con la suspensión de los radares ubicados en Valle Medio. Pero las dudas e incertidumbre sobre qué hacer con las multas que se labraron, continúa, a la par de la sospecha de que se siguen haciendo a pesar de no estar habilitados. Desde el municipio de Chimpay lo niegan, dicen que ya tienen todo “en regla” para que la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) vuelva a homologar el servicio.


En Chimpay los polémicos radares comenzaron a funcionar oficialmente desde el 21 de noviembre del año pasado, a pesar de que bastante antes ya se hacían multas. Pero como la ANSV detectó muchas irregularidades, la homologación fue suspendida el 22 de marzo pasado. Recién volverá a estar en condiciones de ser habilitado el 21 de septiembre, siempre y cuando la municipalidad cumpla con todos los requisitos que le impuso el organismo nacional. El de Darwin también está suspendido, hasta el 1 de octubre próximo.


Ahora, ¿hay que pagar las multas que se hicieron?, ¿se están haciendo nuevas en este período que están suspendidos los radares?
A pesar de que no están habilitados, la presencia de cartelería, vehículos e inspectores en la ruta, despertó la incertidumbre y las quejas de muchos automovilistas.


El intendente de Chimpay Hugo Funes reconoció que los radares están suspendidos e informó que no se cobrarán las multas que se hayan labrado desde el 22 de marzo en adelante.


A finales del mes que viene se cumple el plazo de suspensión de los radares en Valle Medio. La Agencia Nacional de Seguridad Vial evaluará si los vuelve a habilitar.



Además justificó la presencia de inspectores en la ruta por una tarea preventiva.


“Nosotros cumplimos con todo lo que nos pide la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Hicieron un informe y nos suspendieron la habilitación. Nos parecen cosas insignificantes.Ya tenemos todo lo que nos piden. Por supuesto que antes de volver a instalar los radares, tienen que hacer un nuevo informe. Mientras tanto no se cobran multas”, aseguró Funes.

La condición para habilitar el funcionamiento de los radares es que sean móviles.

Irregularidades
A partir de una gran cantidad de denuncias realizadas a las Defensorías del Pueblo tanto de RíoNegro como de Neuquén (ver aparte) la ANSV realizó nuevas auditorías y detectó una serie de irregularidades en los operativos de control de velocidad, que configuraban una “trampa de velocidad”.


Se comprobó que en vez de instalación móvil, los radares estaban en una casilla metálica, no había señalización de conos de seguridad que adviertan la presencia de un puesto de control de velocidad (esto genera un riesgo alto de accidente porque los conductores frenaban bruscamente, con maniobras intempestivas), que el personal no acreditó haber sido matriculado por la ANSV y que incluso al momento de realizarse la auditoría, el operador a cargo, se retiró del lugar, “desarmando el operativo de constatación de velocidad que se encontraba bajo análisis de la auditoría incumpliendo el deber de funcionario público de identificarse ante quien lo solicite”, dice la resolución del organismo nacional.


El intendente Funes reconoció que “todo el mundo tiene derecho a reclamar”, pero confirmó que no se cobrarán multas hasta que los radares sean rehabilitados.


La idea del gobierno rionegrino es que en el próximo verano, estén funcionando ocho radares moviles en distintos puntos de la provincia.



Pero no sólo en Río Negro hay quejas de conductores.
En Neuquén los reclamos más frecuentes que hicieron los vecinos ante la Defensoría del Pueblo están encabezados por multas que recibieron los conductores que utilizaron la Ruta 22, que a la altura de Chimpay o Darwin y se vieron sorprendidos por los radares.
Del total de reclamos, 326 quejas corresponden a los radares de Valle Medio, lo que representa un 26 por ciento del total.

Niegan nuevas multas
El intendente de Chimpay Hugo Funes fue enfático en recalcar que la presencia de los equipos e inspectores en la ruta se debe a una cuestión preventiva.
Tras negar que se estén realizando multas como sospechan muchos automovilistas que pasan por el lugar y se encuentran con una especie de “operativo de control” a pesar de que los radares de Valle Medio están suspendidos desde hace algunos meses.


Funes informó que los seis empleados que estaban afectados a los radares (el municipio les paga el 50 por ciento del sueldo, y el resto una empresa privada) no fueron desafectados durante el tiempo que dura la suspensión de la habilitación y que son ellos los que realizan tareas de prevención sobre la Ruta 22.


Una de las principales críticas que se hace sobre el funcionamiento de los radares es que se le adjudica un fin recaudatorio.
El intendente remarcó que el dinero que se recauda por el pago de las infracciones es destinado a fines sociales y deportivos. De todas maneras no informó cuánto es el dinero que se destina a este fin.



Ahora Río Negro compra los equipos y los regula en la provincia

Río Negro, a requerimiento de los municipios, dispondrá, operará y tendrá bajo su control los radares de velocidad que echará a andar en las rutas rionegrinas durante el próximo verano.


Para tal fin, ya tiene en marcha la licitación de compra de ocho equipos móviles y así reafirmar la autoridad del Estado provincial en torno a las facultades y competencias en materia de seguridad vial sobre el territorio.
“El radar es una herramienta más porque la idea inicial es concientizar a la gente lo que significa la velocidad”, advirtió a “Río Negro” el subsecretario de Seguridad Vial de Río Negro, Marcelino Di Gregorio.


Con el propósito de establecer las verdaderas reglas de juego en ese sentido, el área impulsó en la Legislatura rionegrina un proyecto de reforma de la Ley de Tránsito N° 5.263.

El intendente Funes negó que se estén haciendo multas.


Establece una potestad precisa para autorizar el uso de estos equipos con rigurosas exigencias como la entrega de documentación que permitan como mínimo determinación de errores, resistencia a las perturbaciones climáticas, eléctricas y electromagnéticas.


Según el funcionario provincial, los sistemas de medición de velocidad deberán “cumplir con las leyes de metrología legal, estar homologados por la Secretaría de Comercio de la Nación, se debe apelar a un protocolo para colocar la señalización, y que los vehículos (con radares) estén identificados” insistiendo en que “tiene que venir el municipio a pedirlo, pero no las empresas”.

“Lo que ve la gente en la ruta es el personal de los radares, pero está en forma preventiva, no estamos haciendo multas. Vamos a poner todo en regla”.

Hugo Funes, intendente de Chimpay.


En cuanto a las controversias sucedidas en Valle Medio, Di Gregorio recordó que los equipos de Chimpay y Darwin “están suspendidos hasta setiembre” y sólo quedará autorizado el de esta última localidad con auditoría propia de la Agencia Nacional.


Para ejecutar los castigos, fue modificado otro artículo de la norma provincial respecto de la notificación postal de la infracción, ésta debe ser en un plazo no mayor a 25 días hábiles, y caso contrario caducará.
En cuanto a la forma de pago de la infracción, el infractor podrá acogerse al pago voluntario del 50por ciento del valor mínimo previsto para la infracción fijada en unidades de multa, de acuerdo al valor de la nafta Infinia en ese momento.

A tener en cuenta

◘ La velocidad máxima permitida en Río Negro es 110 kilómetros por hora en rutas.
◘ La mínima 60 km/h.
◘ La multa por exceso de velocidad detectado por los futuros radares será de 350 Unidades Fijas.
◘ Cada UF cuesta 44,99 pesos, según el valor actual del litro de nafta Infinia del Automóvil Club Argentino- Filial Viedma), y en consecuencia a valores actuales alcanza a la friolera de 15.476,5 pesos.
◘ Los municipios que quieran los radares deberán comunicarlo a la provincia, que dispondrá el destino de los ocho radares móviles.
◘ El infractor podrá acogerse al pago voluntario del 50 por ciento del valor mínimo previsto para la infracción fijada en unidades de multa, de acuerdo al valor que tenga en ese momento la nafta Infinia.


Comentarios


Los radares de Valle Medio, polémica, suspensión e incertidumbre