Los taxistas cipoleños resistirán las intimaciones

La comuna que conduce Julio Arriaga está intimando a los titulares de licencias de taxis que están atrasados en años con el pago del canon municipal. Las autoridades ya dispusieron algunas bajas de permisos. Apuntan a mejorar la recaudación. El presidente de la entidad que agrupa a los propietarios amenazó con hacer una protesta con los coches en el centro de la ciudad.



CIPOLLETTI (AC) – En el mercado desregulado de los taxis de Cipolletti, la intendencia ya comenzó a dar de baja las licencias de los deudores morosos del canon municipal, cuyo pago incumple -según cálculos no oficiales- el 80 por ciento de los propietarios. Las autoridades apuntan especialmente a aquellos que además carecen de póliza de seguro y revisión técnica.

Los dirigentes que representan a los dueños de taxis se mostrarán firmes frente a la política de la intendencia. “Si se ponen bravos, les paramos todos los coches en el centro”, amenazó el presidente de la denominada Comisión de Taxis de la ciudad, Víctor Pesci.

El registro de taxis de Cipolletti está permanentemente abierto. Cualquiera que posea un vehículo en condiciones y tenga 52 pesos para inscribirse, puede comenzar a operar con la tarifa que quiera, siempre y cuando no sobrepase el máximo establecido por la comuna. Por mes deben pagar un canon de 19 pesos.

Según datos oficiales, hay casi 300 licencias en vigencia pero los permisos de un 20 por ciento están suspendidos por decisión propia: son aquellos que tienen el vehículo averiado o prefieren esperar que los aires económicos mejoren para volver a la calle.

Jorge Bell, director de Inspección General del municipio, prefirió no informar sobre la cantidad de taxis que mantiene deudas con la comuna con el argumento de que sería preciso separar aquellos que están dentro de un plan de pagos y lo cumplen.

Pero Pesci sí se animó a dar cifras: dijo que si se diera de baja a todos los que mantienen deudas, sólo quedarían en la calle 50 coches, el 20 por ciento.

“Yo tengo que cumplir la ordenanza -que no la hice yo sino el Concejo Deliberante- para respetar a los que cumplen”, aclaró Bell. La norma establece que perderán la licencia aquellos taxistas que deban más de tres cuotas del canon, pero el funcionario decidió comenzar a intimar, de a camadas de quince, a los que más atrasados están.

Las intimaciones y las bajas que mostró Bell a “Río Negro” se inscriben en la política de presión fiscal del intendente Julio Arriaga para mantener el nivel de recaudación, frente al ajuste que, desde Nación y el forma de cascada, llegará a los municipios en pos del déficit cero.

Desde hace dos semanas, en el Concejo Deliberante se analiza un proyecto de ordenanza para limitar a un año las licencias de comercio y autorizar la clausura de aquellos locales que no cumplen con el pago de las tasas.

En cuanto a las tasas retributivas, la municipalidad mantiene abierta hasta finales de este mes la inscripción a un plan de pagos que incluye el cobro en cuotas y con un interés de hasta el 7% anual y el pago en bonos rionegrinos (ver aparte).

Las bajas de taxis que se dispongan no aseguran que el vehículo vaya a dejar de circular. De hecho, algunos de los coches con licencia revocada continúan levantando pasajeros.

Para Bell, los peores casos son los de aquellos que, además de no pagar el canon municipal, carecen de cobertura de seguro y sus vehículos no cumplieron con al revisión técnica. Son requisitos mínimos para darles seguridad a los pasajeros.

Para sobrevivir en un mercado desregulado, la mayoría de las empresas de radio taxi implementó tarifas promocionales que, en algunos casos, permite recorrer toda la ciudad por sólo dos pesos. Ello distorsionó el negocio, según Pesci.

Acción Social para los que no pueden pagar

CIPOLLETTI (AC) – En el área de Acción Social del municipio se atiende la situación de los contribuyentes que no pueden pagar, aun de aquellos que no están en situación de pobreza.

Allí acuden, en general, los deudores de las tasas retributivas, que ahora tienen plazo hasta fin de mes para inscribirse en un plan de pagos con baja tasa de interés.

En el municipio cipoleño hablan de “contribuyentes de baja capacidad económica” para referirse a aquellos que pueden ser atendidos por Acción Social.

Jorge Bell, director de Inspección General de la comuna cipoleña, dijo que pueden apelar a la cartera social también los taxistas que no pueden cumplir con el canon de 19 pesos por mes.

En el caso de las tasas retributivas, pueden acudir a Acción Social de la comuna “los que estén imposibilitados de afrontar el pago de deudas vencidas, incluidas las moras anteriores al 31 de diciembre de 2001”.

“Los vecinos que cumplan con los requisitos necesarios pondrán abonar sólo la tasa retributiva a partir del mes de la solicitud”, se informó oficialmente desde la intendencia.


Comentarios


Los taxistas cipoleños resistirán las intimaciones