Los violentos no dan respiro en Chile: más incendios

Anoche terminaron de quemar el Museo Violeta Parra en Santiago. Al Sur, en Punta Arenas, incendiaron un excentro de tortura, declarado monumento nacional.



Cuando parecían más atenuadas las acciones violentas, las evidencias de las últimas horas muestran lo contrario.

Anoche un nuevo incendio provocado terminó de destrozar el Museo Violeta Parra en Santiago. En los enfrentamientos entre manifestantes y carabineros, un menor de 16 años resultó con gravísimas heridas. Se encuentra en estado crítico.

Asimismo, en Punta Arenas, un grupo de jóvenes quemó el llamado “Palacio de la risa”, un excentro de detención y tortura durante el gobierno militar, declarado desde 2014 monumento nacional y emblema de derechos humanos.

El Museo Violeta Parra, en Santiago. Quedó completamente destruido.

Respecto del primer caso, el Museo Violeta Parra ya había sido vandalizado el 7 de febrero, cuando el fuego destruyó su auditorio. Esta vez las llamas alcanzaron el techo, el frente y dependencias del primer y segundo piso. Las obras de la artista afortunadamente habían ya sido retiradas del recinto.

Días atrás, ocho vehículos habían sido quemados y 23 policías quedaron heridos en Viña del Mar, en medio de violentos enfrentamientos en contra de la realización del festival considerado el evento de música popular más importante de América Latina, realizado cada año por seis noches en este balneario de la costa central de Chile.

La casona de Punta Arenas, incendiada ayer.

Asimismo, el Hotel O'Higgins, un ícono de la ciudad, también fue vandalizado y sus pasajeros debieron ser evacuados. "Calles con sangre, Viña sin festival", fue la consigna de los encapuchados que atacaron el recinto. El presidente chileno, Sebastián Piñera, denunció el lunes pasado la “demasiada violencia” en el país tras los enfrentamientos ocurridos en la ciudad de Viña del Mar, que se cree podrían anticipar una radicalización de las protestas a partir de marzo, cuando ya hay convocadas varias manifestaciones.


Comentarios


Los violentos no dan respiro en Chile: más incendios