Lousteau: “Se niega el fenómeno inflacionario”

El ex ministro de Economía aseguró que el gobierno abandonó por completo la discusión de cómo atacar la inflación sin afectar el crecimiento. Un problema para el mediano plazo.





El ex ministro de Economía de este gobierno, Martín Lousteau, afirmó que la administración de Cristina Kirchner abandonó la discusión de cómo parar la inflación sin frenar el crecimiento. En diálogo con “Río Negro” Lousteau señaló que el actual titular del Palacio de Hacienda, Amado Boudou, niega el fenómeno inflacionario y explicó los factores por los cuales nuestro país tiene uno de los índices más altos del mundo. – ¿En qué momento estamos parados respecto del fenómeno inflacionario? – La Argentina hace rato tiene un proceso inflacionario en curso, a medida que pasa el tiempo y no se hace nada la situación se va profundizando. – ¿Es una pérdida de reflejos que puede retrotraer al país a dos décadas atrás? – A diferencia de los ’80 no hay un descontrol fiscal que haya que cubrir con emisión monetaria; es decir, no se está imprimiendo dinero para el funcionamiento cotidiano del gobierno, pero la emisión ya está en un nivel muy importante y una vez que el proceso inflacionario está desatado –como ahora– hay que contener algunas variables. El gobierno no está ejerciendo ninguna contención sino al contrario. Existe un proceso de inflación en curso sin visos de ser revertido en el corto plazo. – ¿En el 80 no teníamos un Estado “más grande” que demandaba mayores recursos? – No, era mucho más chico que el actual. – ¿A pesar de las privatizaciones? – Depende de cómo se lo vea. Antes el Estado tenía ferrocarriles, agua, gas, YPF, Aerolíneas Argentinas, eso visto de una perspectiva. Pero lo que hay que mirar es cuánto representa el Estado respecto del total de la economía. Hoy tenemos el tamaño de Estado más grande de nuestra historia. – ¿Qué factores están motivando este nivel de inflación? – La inflación es el aumento generalizado y sistemático de precios, los motivos son múltiples. Es como un globo aerostático al que se le está “inyectando” por el lado fiscal y cuando no alcanza la plata se cubre con emisión de dinero. Otra “inyección” es el dinero que emite el Banco Central para comprar los dólares que ingresan, si encima no funciona bien el termómetro de precios no hay parámetros para las negociaciones colectivas y por último se registra una inflación “importada” con el incremento de los commodities con tipo de cambio fijo. – ¿Habiendo sido ministro, ¿cómo vivió desde adentro el debate frente a la evolución de la inflación? – En el último año de la gestión de Lavagna ya hubo inflación de dos dígitos. La pregunta era: ¿cómo tocar variables para parar la inflación sin afectar el crecimiento?, pero con la llegada a Hacienda de Felisa Micelli y luego de Miguel (por Peirano) con la influencia de Néstor Kirchner esa discusión se dejó de dar. Esa discusión no se retomó y hoy el ministro (Amado) Boudou dice que hay dispersión de precios y no inflación. – Se decía que el fallecido ex presidente manejaba la economía con las reglas del “almacenero”. – La economía es más fácil de lo que la gente cree, pero más complicada de lo que algunos de quienes manejan las cosas creen que es: a veces hace falta cierta sofisticación y no alcanzan las libretas. – El discurso del gobierno es: mejor algo de inflación que volver al ajuste. – Eso tiene algo de mentira, el ajuste es mala palabra desde los 90 porque se ajustaban cosas donde no había que hacerlo. Si una persona está raquítica y le decís que haga dieta sos un h de p… pero la inflación es como la gordura si estás 2 ó 3 kilos arriba el esfuerzo es poco, si tenés 40 kilos de más no sólo los problemas son cotidianos sino que necesitás más tiempo. – En cuanto a los subsidios el oficialismo también sostiene que es mejor dejar todo como está. – Hay un problema de miopía, el gobierno teme a la reacción pública disparada por lo que dicen los medios en supuesta defensa de los sectores de menores recursos, pero si no se concreta un diseño rápido correcto y paulatino ocurrirá como con la inflación, la situación se hará cada vez más grave. – Desde el Ejecutivo se argumenta que es muy difícil diferenciar por segmentos para ejecutar los subsidios. ¿Cuál es su posición? – Si cruzás los datos de los que el gobierno dispone es fácil separar. Por un lado está el nivel de consumo y una familia pobre con cuatro hijos puede consumir más que una persona rica sola, pero si cruzás esa variable con el valor de la propiedad donde viven no es tan complicado, porque una familia pobre y numerosa no va a habitar en los barrios más caros, la tarifa social es algo que está estudiado en todo el mundo y en la Argentina también hay expertos. – ¿Influye el descreimiento sobre el Indec en la inflación? – Claro que sí, cuando uno va a comprar está más atento a los precios que subieron que a los que bajaron. Si uno no confía en el índice oficial, toma los números que le parecen e incluso se suele creer que los incrementos son mayores a los reales. – ¿Cómo se explica entonces el accionar del gobierno respecto del Indec? – Apunta a bajar las expectativas sobre la suba de precios, en lugar de tener un plan antiinflacionario gradual, creíble y consistente. – ¿La evolución de las negociaciones salariales pueden provocar una escalada inflacionaria? – Haber retomado las paritarias resulta un gran avance, el tema es que la situación de cada sector es diferente, en un ámbito de mucha rentabilidad se pueden dar mayores aumentos de salarios pero hay otros con márgenes mucho menores. – ¿Hay riesgo de hiperinflación? – No, para eso necesitás un Estado desbocado en lo que gasta y además que se recaude poco y la recaudación sigue siendo alta. – ¿Observa en algún sector político preocupación por lo que está ocurriendo? – No la veo en el gobierno, y a la oposición la noto más concentrada en las candidaturas que en trabajar en cómo afrontar los temas de fondo para el año en curso.

El ex ministro aseguró que no hay conciencia en el gobierno de lo que está pasando.

Claudio Rabinovitch


Comentarios


Seguí Leyendo

Lousteau: “Se niega el fenómeno inflacionario”