Suspenden la indagatoria a Macri porque el juez no había pedido que se lo releve del «deber de confidencialidad»

El magistrado Martín Bava debió solicitar a Alberto Fernández que autorice esta decisión. El expresidente debía ser indagado en la causa del ARA San Juan. Ahora deberá fijarse una nueva fecha de audiencia.





Actualizada 16.15 hs.-

La declaración indagatoria del expresidente Mauricio Macri en la causa por espionaje a familiares del submarino ARA San Juan se suspendió este mediodía, porque no fue relevado del deber de guardar secreto sobre temas de inteligencia y deberá fijarse una nueva fecha, informaron fuentes judiciales.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) informó al juzgado no estar en condiciones de relevarlo de esta obligación ya que el pedido debe hacerse ante el presidente de la Nación Alberto Fernández. Ante esto, la defensa solicitó la suspensión de la audiencia y el juez hizo lugar.

Por este motivo, el juez federal de Dolores, Martín Bava, requirió hoy al actual mandatario que, “de ser necesario”, releve a su antecesor en el cargo del “deber de confidencialidad” para que pueda declarar en calidad de imputado.

El magistrado se dirigió a través de un oficio a Fernández «a fin de requerirle que releve al imputado del deber de confidencialidad obrante en la ley 25.520″, y señaló en el escrito que fuera acompañado por el fiscal Juan Pablo Curi en el marco de la suspendida indagatoria.

El expresidente se presentó hoy ante la justicia federal para dar declaración indagatoria como acusado de haber promovido un espionaje a los familiares de los tripulantes del submarino Ara San Juan, hundido en 2017, durante su gestión al frente del Poder Ejecutivo.

La citación era a las 12, pero alrededor de las 10.30 llegó a Dolores, para encabezar una marcha desde la plaza hasta los tribunales junto a dirigentes de su espacio político y simpatizantes.

Así, minutos antes del mediodía el expresidente le habló a sus simpatizantes y les agradeció a quienes viajaron hasta Dolores para acompañarlo. «Ustedes están cuando los necesito«, les dijo el exmandatario al grupo de seguidores, y agregó: «Se que están acá porque vienen a defender el futuro«.

Junto a distintos dirigentes de Juntos por el Cambio, Macri señaló que la citación por el presunto espionaje «no tiene fundamentos» y aclaró: «Siempre hemos dado la cara, sabemos de nuestras buenas intenciones».


Previo a las palabras de Macri, quien tomó el micrófono fue la presidente del PRO Patricia Bullrich. «Todos los ciudadanos de bien apoyan a Mauricio. Mauricio nadie te deja solo«, enfatizó la exministra.

Más temprano, Valeria Carreras, la abogada que representa la querella mayoritaria que siguen los familiares de los tripulantes del ARA San Juan, había considerado que la declaración indagatoria que iba a brindar hoy Macri representa «una señal» para que otros magistrados «se animen a investigar».

«Contrariamente a lo que todos podrían pensar, nuestra querella no va a concurrir a Dolores porque procesalmente no podemos estar en el recinto donde se ve la audiencia no podemos entrar a la indagatoria», había afirmado Carreras.

La letrada había agregado que tampoco iban a ir hasta al juzgado porque se le negó la autorización para estar en el hall por las restricciones del Covid-19 y «no podía someter a los familiares a otra espera».

Contexto

El exmandatario fue citado en el juzgado federal de primera instancia de Dolores, donde lo esperaba el magistrado subrogante Martín Bava, quien ayer fue ratificado al frente de la investigación por la Cámara Federal de Mar del Plata.

El tribunal de apelaciones rechazó, a horas de la indagatoria, la recusación con la cual la defensa de Macri pretendía correr de la causa al juez que el 1 de octubre dispuso que se lo convocara a dar explicaciones por el supuesto espionaje.

Los jueces Eduardo Jiménez, Osvaldo Tazza y Rafael Julián le indicaron al juez Bava que en sus próximos pronunciamientos guarde un estilo más mesurado que en los anteriores, pero entendieron que no hay motivos para acceder a la recusación solicitada.

El propio Macri confirmó días atrás durante su visita a la provincia de Santiago del Estero que se presentaría a la indagatoria de hoy, luego que el juez Bava lo convocara por tercera vez, bajo apercibimiento de declararlo en rebeldía y ordenar su detención a fines de que comparezca a declarar si es que vuelve a ausentarse.

Era la primera indagatoria que afronte el expresidente desde que dejó la Casa Rosada, aunque no la primera de su vida, dado que ya debió responder ante la justicia en otras causas como la del supuesto espionaje a Sergio Burstein, familiar de una víctima del atentado a la AMIA.


La acusación contra Macri


Macri está imputado desde hace más de un año por supuestas maniobras de espionaje ilegal que, de acuerdo con la investigación judicial, habrían tenido por objetivo monitorear las actividades de las organizaciones de familiares de las víctimas del hundimiento del submarino San Juan «desde la perspectiva de la afectación a la imagen de la gestión de gobierno».

Se lo acusa de haber ordenado y posibilitado, entre diciembre de 2017 y finales del 2018, «la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de Derechos Humanos».

«Entre esas tareas de espionaje prohibidas por ley, se le imputa haber ordenado y posibilitado la realización de numerosas de ellas con el propósito de obtener datos personales e información de los familiares y allegados de los tripulantes del submarino ARA San Juan», dice la imputación que leerá hoy el juez Bava y que ya fue expuesta en el llamado a indagatoria.

Las acciones ilegales «buscaban influir en la situación política e institucional del país, puntualmente respecto a los reclamos que realizaban los mismos por el hundimiento de dicho submarino y la consecuente muerte de sus familiares, como así también apuntaban a conocer sus actividades, los lugares donde se reunían, sus datos personales y los de su entorno, como la identificación de sus referentes», se indicó en la imputación.

En las declaraciones previas a su indagatoria -como aquellas que le dio al Noticiero 7 de Santiago del Estero- el expresidente Macri intentó desvincularse del supuesto espionaje, cuestionó al juez Bava y dijo que su citación a indagatoria tiene que ver con que el magistrado desconoce cómo trabaja la Casa Militar.

Lo primero que señaló fue que el juez Bava es «manifiestamente incompetente» porque, entre otras cosas, «el ARA San Juan no se hundió en Dolores», ni él trabajó en Dolores y «los servicios de inteligencia nacionales no trabajan en Dolores».

En esos dichos el exmandatario confundió, por lo menos, dos expedientes: aquel en el que se investiga el hundimiento del submarino que tramita ante la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yañez, mientras que lo que se investiga en Dolores es el espionaje a los familiares de las víctimas, ocurrido en Mar del Plata.

«Yo no espié a nadie, ni mandé a espiar a nadie. Ni en esta causa ni en ninguna otra», se defendió Macri, quien se encuentra imputado desde septiembre del año pasado, cuando el primer fiscal que intervino en la causa, Daniel Adler, impulsó la investigación tras la denuncia de la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño.

Macri dio un discurso ante los simpatizantes. Foto: gentileza

A pesar de que Macri afirmara que la de hoy fue una convocatoria intempestiva y que él no estaba en el expediente, ya en la denuncia la interventora de la AFI lo ubicó expresamente como el «responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de inteligencia nacional».

Macri sostuvo que acusarlo por supuestas maniobras de espionaje ilegal «es desconocer cómo funciona la Casa Militar y la custodia del Presidente, que a cada lugar que va tiene que naturalmente saber con quién se va a reunir».

Pero los documentos que dieron origen a la denuncia contra Macri no fueron elaborados por la Casa Militar ni encontrados en sus oficinas, sino que, según surge de la investigación, estaban en poder de la base Mar del Plata de la AFI, algo que está prohibido por la propia Ley de Inteligencia.

«Todas estas tareas de inteligencia ilegal no contaron con autorización judicial alguna, ni fueron justificadas por órdenes de servicio fundadas en razones de seguridad interior o defensa nacional y se realizaron», sostuvo el juez en la imputación de Macri.

Agencia Télam

Comentarios


Seguí Leyendo

Suspenden la indagatoria a Macri porque el juez no había pedido que se lo releve del «deber de confidencialidad»