Maradona, el rico indigente

Indigente: adjetivo referido a una persona que carece de lo necesario para vivir.

El fallecimiento de Diego Armando Maradona fue muy sentido por millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, “el Diego” falleció en plena soledad, sin controles y cuidados médicos, sin miembros de la familia, sin amigos, sin sus fanáticos, sin una persona que lo cuidara, como si fuera un indigente callejero.

A pesar de su inmensa fortuna, el número 10 estuvo rodeado de pobreza, de indigencia. Creo que para terminar con su pobreza de afectos, cariños, decidió recurrir a sus padres, con la seguridad de que únicamente ellos le darían lo único que él necesitaba: que le extendieran sus manos mientras moría.

A todos esos millones de desmemoriados fanáticos o fanáticos desmemoriados, a los miembros de su familia, va dirigida esta carta. ¿De qué le sirven ahora al “pibe de oro” llantos, miles de homenajes, frases “célebres”, nuevos epítetos, altares, flores, declaraciones periodísticas, anécdotas de sus “amigos”, homenajes de todos los deportistas nacionales y extranjeros, oraciones y ruegos?

Estimado Diego, te pido que hagas, donde estés, la mejor jugada de tu vida: perdonar la hipocresía que te hemos mostrado todos los que te admiramos, los que te hemos olvidado y los que hemos permitido que mueras en total soledad.

Humberto G. Zappalá

DNI 11.372.473

Viedma


Comentarios


Maradona, el rico indigente