Maravilla Martínez, entre las tablas y el boxeo

El argentino se prepara en España para afrontar en noviembre una nueva pelea y ensaya para presentarse en teatro.





Maravilla Martínez se alista para una nueva pelea, la segunda desde su regreso, y para estrenar una obra de teatro. Gentileza.

En medio del caluroso verano madrileño pronto a despedirse, Sergio Maravilla Martínez está abocado a una exigente preparación con miras a su próxima pelea y al estreno de una obra de teatro en la que será el actor protagónico y asimismo el de unos 15 personajes laterales.

Después de su reparación el 21 de agosto último con una victoria antes del límite a expensas de José M. Fandiño en Torrelavega y un par de semanas que califica "de descanso activo", el argentino inició ayer su rutina de entrenamiento de doble turno a las órdenes del entrenador Tinín Rodríguez y del preparador físico David Navarro.

"Fue una jornada intensa, bastante intensa, exigente, está muy bueno trabajar de esta forma, es estupendo ver los progresos rápido, muy rápido", confió Maravilla, quien adelantó que prevé volver a pelear el 1 o 2 de diciembre ante un rival cuyo nombre todavía desconoce.

"Las fechas son tentativas, pero en principio mi equipo yo acordamos eso y salvo que la cosa se nos complique con la Covid-19, pelearemos en esos días, a lo sumo una semana después, pero seguro que ante un rival más exigente que Fandiño, más duro, que permita evaluar dónde estoy parado", afirmó Maravilla en una pausa de sus entrenamientos.

Martínez, cuyo récord es de 52-3-2 con 29 definiciones categóricas, fue distinguido con el sexto lugar del ránking mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), detrás del británico Chris Eubank, el ruso Magomed Madiev, el estadounidense Carlos Lindsey Monroe, el canadiense Patrice Volny y el bielorruso Mikalai Viesalou, y por delante del bahameño Tureano Johnson, el australiano Michael Zerafa, el francés David Papot y el alemán Anatoli Muratov.

"Claro que me sorprendió un poco, es todo muy rápido, pero en el boxeo pasan estas cosas, algunas me vinieron en contra, esta estuvo a mi favor y trataré de aprovecharla", observó Martínez y ratificó su esperanza de disponer de una oportunidad ante el campeón de la AMB, el japonés Ryota Murata, que no sube a un cuadrilátero desde el 23 de diciembre de 2019 cuando se impuso por nocaut técnico en cinco vueltas con el canadiense Steven Butler.

El multifacético excampeón mundial superwelter y mediano se reveló entusiasmado por él próximo estreno de la obra de teatro Bengala, un unipersonal en el que por mera coincidencia se pondrá en la piel de un boxeador de 45 años.

Maravilla ensaya para su nueva obra de teatro en España. Gentileza.

Ayer, entre una y otra sesión de entrenamiento en el gimnasio dispensó un buen rato a ensayar. Aseguró que "el personaje que interpreto tiene una ciclotimia tremenda, pasa de un estado a otro en instantes, de la risa a carcajadas del joker, del guasón como le decimos en la Argentina, al llanto. Y tengo un trabajo muy intenso con el director y los coaching".

"No tiene que nada que ver ni con mi vida ni con mi campaña, por suerte. Es la carrera de un tipo que tiene una historia muy dura. Mi papel es el de un tipo que va a combatir y le toca un campeón olímpico, un prospecto ascendente. Nunca logró nada en el boxeo porque es un vago, un desastre. Dedicado en parte al boxeo porque le gusta que digan que es boxeador. Una vida difícil, alcohol y drogas. Una vida marginal", contó.


Comentarios


Maravilla Martínez, entre las tablas y el boxeo