Logo Rio Negro

Marcos Di Cesare: "No creo en eso del amor y la cocina"

Frontal, intenso, sin vueltas. Uno de los cocineros más visibles del canal de cocina La Chancha y los 20, ya supera los 40 mil seguidores en redes poniendo en jaque los formatos clásicos de televisación de recetas.



Marcos Di Cesare tenía 18 años cuando le dijo a su mamá que quería ser cocinero. Su madre le dijo que eso era imposible. Se anotó en la UBA en Psicología y aun en estos días se pregunta por qué hizo eso. Fue percusionista e instructor de boxeo tailandés y tuvo dos gimnasios, hasta acá se puede ver el nulo acercamiento al mundo cocina.

La primera vez que lo escuché hablar en alguno de sus videos de La Chancha y los 20 (canal de Youtube con cerca de 162 mil suscriptores) su tono de voz me dio a Martín Revoira Lynch, el gran personaje de Fernando Peña, uno de los tantos que tenía. Me dio nene bien del norte de Buenos Aires. Empecé a seguirlo por Instagram. No era ni más ni menos que una persona que cocinaba en un restaurante cantina cool (su trabajo físico hasta hace unos días) y mostraba un poco lo que hacía, nada del otro mundo, pero daba la sensación que lo hacía bien y sin mediastintas. A medida que fue pasando el tiempo, Di Cesare comenzó a darle contenido a su Instagram. Se juntó con algunos colegas y fundaron La Chancha y los veinte, una agencia de comunicación que transmite vía web cocina sincera y recetas. Marcos es una de las caras visibles de la chancha, su popularidad en redes aumenta y su forma de expresarse llama la atención a más de uno. Putea, es frontal y hasta peca de soberbio en algunos casos.

Sus recetas funcionan y la gente se lo hace saber.

Di Cesare logró transformar adversidades (su madre y su padre murieron con poco tiempo de diferencia y él quedó a los 26 años solamente con su hermana) en materia positiva, en oportunidades para seguir adelante.

En un principio pensó en lo peor como única salida a tanto dolor, pero gracias a terapias de duelo y mucha fuerza personal, zafó de la zona gris y hoy es como un espíritu libre que manejaba 5 restaurantes hace unos días y hoy renuncia haciendo hincapié en que la toma de decisiones que nos hacen felices son las mejores y arengando con mensajes motivacionales: “ey, renuncia a tu trabajo si no te hace feliz, sos el primer responsable de tus frustraciones”.

En Instagram trepa a los 45 mil seguidores, da talleres de masa madre, pizzas y comida de bodegón por todo el país y afuera también. Sus followers interactúan todo el tiempo con él y hacen sus recetas. No es una celebridad y tampoco es un antihéroe.

¿Es acaso Di Cesare un influencer que dice lo que piensa y comparte conocimientos? ¿Un nene bien que se curtió de pibe y encontró en la cocina su manera de expresarse? ¿Quien es Di cesare y que piensa de las cosas?

Entrevista

¿No te satura tanta demanda de trabajo?

No, yo siempre quiero más. Se lo justifica como laburo pero en realidad es aprendizaje. Cada charla que tenés con un cocinero, cada plato que creas, cada cosa que hacés en el día, aunque te parezca repetitiva te suma experiencia. Siempre intento saber más del tema.

El grupo que formaron para la Chancha y los 20, ¿Qué tienen en común entre sus miembros?

Somos un grupo de cocineros que cocina. Cuando hoy se está ofreciendo por redes que cualquiera puede cocinar, lo cual es cierto pero no a un nivel profesional. Nosotros somos todos cocineros recibidos, creo que lo que nos hace bastante conocidos es que decimos la posta, lo que pensamos con las palabras que se nos vienen en el momento, no filtramos nada. Yo soy muy conocido por putear, soy así. Decimos la verdad de lo que pensamos, tratamos de hacer que la gente cocine en su casa con la posta de la cosa sin tanta gilada y sin tanto canje.

¿Por qué presentan las recetas como “las mejores del mundo” y por qué tus frases tienen tanto rebote en tus seguidores?

Yo por suerte tengo los pies sobre la tierra, cuando decimos “lo mejor del mundo” siempre será lo mejor del mundo para vos, como lo mejor del mundo es lo que hacés vos, es lo que harás vos. Nosotros te decimos cocinálo vos que va a ser mejor. La verdad es muy loco lo que pasa con la motivación en Instagram, te escribe gente con historias durísimas, te emociona cuando te dicen “yo no cocinaba hace diez años y a partir de leerte volví a cocinar” o “tu frase me hizo ir y renunciar a mi laburo para conseguir algo mejor”, me sorprende un montón. Muchas de las frases que digo son para mí mismo. Para leerlas y que me peguen a mí, siempre lo que pienso es que si te dedicás a algo, lo vas a conseguir. O por lo menos sino lo conseguís vas a recorrer un camino que te va a hacer mejor persona.

¿De dónde sacan nuevas recetas en la chancha…?

Tenemos a Juan que hace más pastas, a Paz que se dedica más a pastelería, y yo soy el que el más clásico que hace una tortilla con huevo papa y cebolla y que esos tres ingredientes están para hacerte feliz y que no necesitás mucho más. El final de todo es pretender que la gente abra los ojos y vean lo que le están vendiendo en general y que empiecen a pensar por ellos mismos. Vemos lo que está mal y lo hacemos nosotros con nuestra visión

¿Cuáles son tus referentes de cocina?

Sería injusto, hay mucha gente talentosa y muchas veces el talento lo tapa el marketing o están más pensando en salir en una lista de restaurantes que en la cocina. Mis referentes de afuera son Marco Pierre White, que fue el primer tipo rebelde que dijo basta, aquí vinimos a cocinar y Anthony Bourdain y acá en Argentina no. No estoy mirando todo el tiempo, me fijo más en mis errores, es lo que más me motiva.

¿Existe una cocina argentina?

La cocina argentina debería ser la de los originarios. Pero nadie la consume, yo creo que el argentino considera la comida argentina como el asado, o algo así, que en definitiva es toda comida de inmigrantes, viene de otro lado y fue transformado, creo que no tenemos comida argentina. El curanto viene de afuera, viene Mallman y hace un curanto y es un rockstar pero yo que sé, no estoy muy de acuerdo con que si es argentino tiene que ser mejor. Yo creo que si hacés una tortilla española o un asado y mientras le pongas todo para que salga bien técnicamente va a ser rico, yo no creo mucho en el amor y la cocina.


Comentarios


Marcos Di Cesare: "No creo en eso del amor y la cocina"