Margo Glantz: la literatura y la mirada de mujer

Una reseña de “El texto encuentra un cuerpo”, el último libro de la escritora mexicana, que este año cumplió 90 años.

Sus obras reflejan su compromiso con temas como erotismo, sexualidad y cuerpo.

Sus obras reflejan su compromiso con temas como erotismo, sexualidad y cuerpo.

“Varios siglos de literatura se consagraron a la mujer, pero era el hombre quien decidía sobre su psicología, quien la narraba y corregía la mirada con la que se podía contemplar el propio cuerpo”, sentencia Margo Glantz en su último libro “El texto encuentra un cuerpo” (2019), en el que revisita una serie de textos que la han cautivado a lo largo de los años y analiza los modos como ha transitado por el mundo –y, claro, por la literatura– el cuerpo femenino desde el siglo XVIII hasta el XX.


En esta obra de 40 ensayos que integra la colección Lectores de la editorial Ampersand, Margo Glantz se declara fragmentaria –su texto puede leerse de manera lineal o por capítulos– y pone en primer plano su mirada feminista, desarmando estereotipos y apoyándose en lo lúdico para hablar, entre otras cosas, de la infelicidad que le produce leer novelas francesas sobre amores no correspondidos, de la novela epistolar y la usurpación que hace el escritor de la voz de la protagonista, de la cuestión de la moralidad e

De muy joven leí varias novelas que me dejaron una honda huella, tan honda que no he podido volver a leerlas porque me hieren. Así me pasa: una página de ciertos libros es como la punta de la daga, entrando, parsimoniosa, en mi corazón”.

Margo Glantz.

inmoralidad en las novelas de correspondencia, de la incisiva mirada de Jane Austen y su sátira de la moda romántica que propagó la novela gótica a fines de los siglos XVIII y principios del XIX, la cual propiciaba una visión conformista e irreal del mundo; de la maldición de Emily Brontë, de la hipocresía del cortejo y el fetichismo de las frases consagradas en una comedia de Tirso de Molina, del acceso de las mujeres a la escritura y del mito de la mujer mártir por el que Frida Kalho pasa a la historia menos por su pintura que por su vida de sufrimientos.

No es cierto que las mujeres hayan accedido a la escritura hace muy poco tiempo. Las mujeres sabían escribir. Eso sí, tenían que escribir notitas encantadoras, cartas o libros de cuentas, no relatos”.

Margo Glantz.


Autora de más de veinticinco libros de ensayo y narrativa, entre los que se destacan Saña, Las mil y una calorías, Las genealogías, Síndrome de naufragios, Sor Juana Inés de la Cruz: Saberes y placeres, La lengua en la mano, La polca de los osos y El rastro e historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, Margo Glantz en esta ocasión nos acerca una serie de ensayos que son memoria de una vida leída

y hace hincapié en fragmentos tales como “las manos cuando escriben, los ojos cuando leen, además del proceso fisiológico vital que a menudo olvidamos, la circulación de la sangre y su inquietante presencia material; entre otras obsesiones”, con el fin de explorar la manera en que lo escrito no solo se inscribe sobre el papel, sino también sobre el cuerpo.


Con sus 90 años, es una activa usuaria de Twitter –donde tiene 52,5 mil seguidores–, herramienta digital que comenzó a usar para obtener información instantánea sobre los movimientos sociales árabes del 2011 y desde entonces se convirtió para ella en una poderosa arma política para plantear su discurso, sus creencias y opiniones.

Verónica Pedrosa

veronicapedrosa@rionegro.com.ar


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


Margo Glantz: la literatura y la mirada de mujer