Más de 500.000 personas le dijeron no a la guerra

Una colorida manifestación rechazó el posible ataque a Irak. Marcharon por Florencia como cierre del Foro Social Europeo. Unos 4.000 policías vigilaron, aunque no hubo incidentes.



Los manifestantes llegaron desde distintos puntos de Europa, unidos por su rechazo al posible ataque de Estados Unidos contra Irak.
FLORENCIA (Reuters/AFP).- Más de medio millón de manifestantes de toda Europa marcharon ayer en Florencia en una bulliciosa y colorida manifestación que expresó un rotundo no al posible ataque de Estados Unidos contra Irak.

Impulsados por un sentimiento antiestadounidense y molestos por la nueva resolución de la ONU contra Irak, más de 500.000 manifestantes europeos jóvenes y mayores venidos de países tan distantes como Rusia y Portugal unieron fuerzas cantando himnos comunistas y canciones de paz de los años 70.

“Toma tu guerra y vete al infierno”, decía una pancarta. “Otra Europa es posible. No a la guerra”, planteaba otra. “Dejen caer a Bush, no bombas”, decía otro.

Algunas pancartas mostraban al presidente estadounidense George W. Bush como Hitler y al primer ministro italiano Silvio Berlusconi como Mussolini.

Los organizadores dijeron que la concentración, organizada hace dos meses, ganó más relevancia por la resolución del viernes del Consejo de Seguridad de la ONU que dio a Iraq una última oportunidad para que se desarme o enfrente una guerra casi segura.

La protesta, en la que participaron niños y también abuelas, fue el clímax del primer Foro Social Europeo, una reunión de cuatro días de activistas antiglobalización de toda Europa.

“No a la guerra” rezaba una gran pancarta que abría este cortejo que llegó hacia al estadio de la localidad, después de haber recorrido más de 5 kilómetros sin pasar por el centro histórico de la capital toscana.

“Ya no nos hacemos ilusiones con instituciones como las Naciones Unidas y su capacidad para ayudar a la humanidad”, dijo Alain Krivine, un político de la izquierda francesa. Agregó que estaba convencido de que Estados Unidos ya había decidido atacar a Irak.

“Las marchas por sí solas no detienen guerras, pero cierta y literalmente este es un primer paso”, dijo.

Pese a que la resolución de la ONU da al Consejo de Seguridad un papel esencial en asesorar un nuevo programa de inspección de armas en Irak, tampoco obliga a Estados Unidos a buscar una autorización del organismo internacional para lanzar una acción militar contra Irak, en caso de violación de los acuerdos.

“Es una resolución escandalosa”, dijo Sean Murray, de 29 años, miembro de un grupo denominado Revolución de los Trabajadores.

“Se demuestra una vez más que las Naciones Unidas son una marioneta de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia y no es una institución que sirva a los intereses de los habitantes del mundo”, comentó.

Las ONU dijo que su nueva resolución era necesaria porque Iraq había renegado de sus compromisos previos internacionales para librarse de sus armas de exterminio masivo.

En la manifestación, las banderas con los colores del arco iris del movimiento Paz y de la red Lilliput se confundían con las rojas de los comunistas italianos y las del fuerte contingente de la CGIL, el primer sindicato italiano, encargado de supervisar el orden.

En pleno corazón histórico de la ciudad, en las inmediaciones de la catedral, los comerciantes que se aventuraron a abrir las puertas de sus establecimientos eran más bien escasos, siguiendo el consejo de las autoridades que advirtieron de los “riesgos” de abrir las tiendas, temiendo incidentes. Según cifras oficiales, un 90% de los establecimientos permanecieron cerrados y los turistas se esfumaron de la ciudad, dando a Florencia un aire insólito.

Los museos y la catedral abrieron sus puertas normalmente. Un imponente dispositivo policial velaba por el buen desarrollo del Foro. Más de 4.000 agentes fueron desplegados y hay policías en todas las esquinas de las calles que desembocan en el casco histórico.

Un helicóptero sobrevolaba también las cercanías del estadio. La relación entre manifestantes y policías fue distendida durante la jornada de ayer, al contrario de lo que había sucedido en julio de 2001 en la cumbre del G8 de Génova (noroeste de Italia) cuando hubo enfrentamientos que se saldaron con la muerte de un joven militante. Las palabras “guerra” y “paz” relegaron a un segundo plano otras cuestiones del foro, como las economías alternativas o las ideas de una nueva Europa.

Escándalo y crisis en Chile

SANTIAGO (Reuters) – El presidente chileno, Ricardo Lagos, dijo ayer que la coalición de gobierno vive sus días más críticos desde que llegó al poder en 1990, tras un escándalo de corrupción que envió a la cárcel a ex funcionarios públicos y que sentó a parlamentarios en el banquillo de los acusados.

El terremoto político se originó en las últimas horas del viernes cuando un juez especial, que investiga una supuesta red de sobornos en la administración estatal, pidió el desafuero de seis diputados oficialistas y procesó a tres ex altos funcionarios, entre ellos un ex subsecretario de Lagos. “Lejos, yo creo que sí (es la peor crisis del oficialismo)”, dijo el mandatario. “Es un cisma muy fuerte”, agregó.

Una aislada acusación de un empresario que culpó hace unas tres semanas a algunas autoridades de cohecho para la concesión de plantas de inspección de transporte en la ciudad de Rancagua, se convirtió en una bola de fuego para el gobierno y los partidos que lo respaldan. En una decisión sin precedentes, el magistrado Carlos Aránguiz encarceló al ex subsecretario de Transportes y actual presidente del partido oficialista Radical, Patricio Tombolini y a otros dos ex altos funcionarios y pidió que un tribunal superior despoje del fuero parlamentario a seis diputados.


Comentarios


Más de 500.000 personas le dijeron no a la guerra