Masivo reclamo por dos supervisoras cipoleñas

Unas 3.000 personas marcharon para exigir a Educación que reincorpore a las docentes suspendidas. Fueron al municipio y al Poder Judicial, donde les prometieron inspecciones en colegios.





#

Las calles céntricas se vieron cortadas ayer a media mañana. Participaron docentes, padres, alumnos y miembros de grupos sociales.

Unas 3.000 personas se movilizaron ayer por las calles cipoleñas para hacer visible el conflicto educativo que atraviesa a la ciudad. El gremio Unter encabezó la marcha para pedir puntualmente que reincorporen a las dos supervisoras de Nivel Inicial que fueron suspendidas la semana pasada. Los manifestantes además solicitaron vacantes para los niños que deben asistir a las salas de 4 años. La protesta convocó a docentes, miembros de organizaciones sociales y representantes de colegios.

La protesta se inició a las 10 en la plaza San Martín y desde allí se dirigieron hacia el municipio para intentar dialogar con alguna autoridad. Los concejales recibieron a los manifestantes en las puertas del edificio y escucharon a las supervisoras afectadas. Además recibieron una nota que planteaba la necesidad de resolver la problemática educativa con respecto a las salas de 4 años. “Necesitamos que el Concejo Deliberante se expida”, plantearon algunos padres.

Los docentes, acompañados por las comunidades educativas, levantaban las pancartas que explicaban su reclamo. La columna se extendió por varias cuadras y los manifestantes continuaron con la protesta hacia la Cámara Civil, donde se presentó el recurso de amparo por la falta de vacantes en salas de 4 años.

El secretario general de Unter Cipolletti, Pablo Krahulec, explicó que allí pudieron hablar con el juez Marcelo Gutiérrez, quien se comprometió a realizar inspecciones oculares en el CEM 15 -que está sin clases regulares desde el 29 de julio- y en el jardín 120 -donde denuncian la presencia de cucarachas y un edificio en condiciones precarias-.

Con respecto al reclamo principal, que es el desplazamiento de las supervisoras Paula Frese y Stella Maris Errotabere, Krahulec dijo que solicitaron que el Poder Judicial aclare el fallo en donde no responsabiliza a las supervisoras afectadas.

La problemática se originó cuando el juez Gutiérrez hizo lugar al recurso de amparo que presentó el gremio y las dos supervisoras por la falta de espacio para 50 niños de 4 años. Luego del fallo, el gobierno evaluó que la responsabilidad fue de las supervisoras, que no habrían cumplido con su tarea para ubicar a los niños en los jardines. Por eso las separó previamente de su cargo.

Ayer por la tarde surgió un comunicado del magistrado en el que aclaró que el fallo “no imparte instrucciones para que se adopten ningún tipo de medidas contra ninguna persona del ámbito del Ministerio de Educación de la provincia de Río Negro”.

“Lo único que se ordena es garantizar la escolaridad de los niños que deberían concurrir a las salas de 4 años, en Cipolletti”, se amplió oficialmente.

Ante esto, Krahulec remarcó que “el principal reclamo es que restituyan a las supervisoras y si en todo caso quieren iniciar una investigación la inicien, pero acorde a derecho. Se las separó sin que intervenga la Junta de Disciplina (...) El reclamo es que se anulen esas actuaciones y se las restituya a su cargo”.

miguel gambera

Los puntos centrales del conflicto

La restitución de las dos supervisoras a su cargo, vacantes para niños de cuatro años y escuelas en condiciones fueron los principales reclamos de la marcha.

El gremio denunció el hecho como “una medida de persecución y disciplinamiento” y dijo que el proceso fue irregular porque no actuó la Junta de Disciplina.


Temas

Río Negro

Comentarios


Masivo reclamo por dos supervisoras cipoleñas