Mató al dueño de la casa y luego intentó venderla



Un hombre fue condenado ayer a prisión perpetua por haber asesinado al propietario de la casa que él alquilaba en la localidad bonaerense de San Isidro, cortado las falanges de los dedos, descartado el cadáver e intentado vender la vivienda haciéndose pasar por su víctima, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Juan Pablo Barbaria (65), quien fue condenado a la pena máxima por el homicidio de Hernán Rodolfo Stolzenwald (49), en un fallo dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro.

Tal como había solicitado en su alegato el fiscal del juicio, Sergio Szyldergemejn, Barbaria fue considerado autor de un “homicidio doblemente calificado por criminis causae -matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad-, y por alevosía”.

También fue condenado por “estafa en grado de tentativa”, por haber intentado vender la casa; “robo”, por los elementos que se llevó -escritura y DNI de la víctima- para intentar la maniobra fraudulenta y por “amenazas coactivas” a un testigo clave.

El condenado, quien llegó al juicio detenido y pidió no ser trasladado del penal a los tribunales de San Isidro para conocer el veredicto, también fue declarado reincidente, ya que tenía condenas previas en otras causas por venta de drogas.

Barbaria dio una insólita versión de los hechos en la que se desligó del homicidio al asegurar que él había encontrado a Stolzenwald “colgado”, dando a entender que se había suicidado, y que sólo admitía que quiso vender la casa.

Sin embargo, el fiscal Szyldergemejn logró descartar esta versión en el juicio en base a las pericias forenses.

El autor fue el inquilino y lo condenaron a prisión perpetua. Intentó hacerse pasar por la víctima para comercializar la propiedad y dio una versión insólita de los hechos.

Datos

El autor fue el inquilino y lo condenaron a prisión perpetua. Intentó hacerse pasar por la víctima para comercializar la propiedad y dio una versión insólita de los hechos.

Comentarios


Mató al dueño de la casa y luego intentó venderla