Mauricio, de esquilar a instalar fibra óptica para conectar a Maquinchao

Mauricio Moráis dejó las tijeras y la lana y se animó a lidiar con pinzas, cables y torres. Eso le permitió ser parte de un hecho histórico para el pueblo: junto a otros trabajadores instalaron la fibra óptica urbana que posiciona a la localidad de Maquinchao como la primera de la Región Sur en incorporar esa tecnología, un salto de calidad en las comunicaciones.





Mauricio "Torito" Moráis en la alturas para instalar junto a sus compañeros conectividad en Maquinchao, Región Sur de Río Negro.

Mauricio "Torito" Moráis en la alturas para instalar junto a sus compañeros conectividad en Maquinchao, Región Sur de Río Negro.

“Es otra cosa, nada que ver con la ‘manija’ o la tijera de esquilar, el mohair o la lana. Ahora son pinzas, cables, fibra”, dice Mauricio Moráis, mientras suelta una sonrisa. Durante muchos años esquilador de ovejas y cabras, hace pocos días fue partícipe de un hecho histórico para Maquinchao, su localidad natal.

Junto a otros compañeros de la Cooperativa de Servicios Telefónicos instaló la fibra óptica urbana que permite a esta localidad de la Región Sur rionegrina ser la primera en incorporar esta tecnología y dar un salto de calidad en materia de comunicaciones.

"Hicimos la primera bajada de fibra óptica en el hospital y después en otras instituciones", dice Mauricio

Mauricio, a quien apodan “Torito”, cambió la fibra textil por la fibra óptica y este nuevo trabajo también le cambió la vida.

Recuerda que cuando cursaba quinto año del secundario, sus hermanas se encontraban estudiando en Viedma y su padre esquilador y su mamá ama de casa debían realizar un gran esfuerzo para mantenerlas en la capital.

“Yo veía que no se permitían ni siquiera comprarse un par de zapatos o darse un gusto. Hacían todo lo posible para que mis hermanas pudieran estudiar. Cuando tenía 17 años y estaba terminando la escuela, un día mi viejo me preguntó qué iba a hacer, si estudiar o trabajar y me dije tengo que ir a trabajar y ayudarlos. Y así me fui de esquilador” señala.

Empezó a trabajar de esquilador para ayudar a la economía familiar.

Durante trece años integró distintas comparsas de esquilas y recorrió campos de Río Negro y Chubut. Al terminar cada zafra, lo esperaba Fabián Catalán, un electricista de Maquinchao que siempre le hacía un lugar para que pueda ganarse unos pesos extra. “Fabián me enseñó mucho de lo que se en este nuevo oficio que tengo en la Cooperativa”.

"Todos los días aprendo algo nuevo", afirma Mauricio.

Hace dos años y seis meses, por recomendación de Catalán, ingresó a la Cooperativa de Servicios Telefónicos para integrar el “plantel exterior”. Durante este tiempo se capacitó y aprendió el arriesgado oficio de torrista, el de instalador de teléfonos e Internet y en los últimos meses también de fibra óptica.

"Cambié el pelo animal, por pelo tecnológico, pero, al fin y al cabo, sigue siendo una fibra”, dice Mauricio con una sonrisa.

Mauricio admite que cuando ingreso a la cooperativa empezó a escuchar cada vez más seguido de fibra óptica.

“Para mí era todo nuevo. Cosas que no conocía. Mi viejo siempre me dijo que las cosas se aprenden mirando. Y eso es lo que hago. Así fue aprendiendo. Todos los días aprendo algo nuevo y eso me gusta mucho”, afirma

Hizo un curso de torrista en Chubut y con sus compañeros de la cooperativa se capacitaron con técnicos de Altec.

Hace unos días técnicos de Altec visitaron Maquinchao y capacitaron a los trabajadores cooperativos. “Así empezamos a instalar fibra óptica en las instituciones. Hicimos la primera bajada de fibra en hospital y después en otras. Cambié el pelo animal, por pelo tecnológico, pero, al fin y al cabo, sigue siendo una fibra”, agrega sonriente.

Mauricio se muestra como una persona muy humilde y agradecida con quienes le han tendido una mano o se ponen contento por sus logros. Remarca el apoyo de sus compañeros de trabajo y de los directivos de la Cooperativa y de sus excompañeros en las comparsas de esquilas.

Durante 13 años integró comparsas de esquila en Río Negro y Chubut.

“A veces pasan y me ven subido o arriba de una torre, con cables y pinzas y me gritan en tono de cargada ‘qué hacés ahí arriba si vos no sabés nada de eso, vamos a esquilar’. Yo sé que están contentos porque conseguí un buen trabajo que me cambió la vida para bien”.


Una localidad pionera en fibra óptica urbana

El pasado miércoles en un acto que encabezó la gobernadora Arabela Carreras, quedaron inaugurados formalmente los servicios de 4G y de fibra óptica al hogar.

El servicio de Internet en el Hogar es una obra que ejecutó la Cooperativa de Servicios Telefónicos a través del financiamiento de un Fondo Fiduciario, y demandó una inversión de casi $8.000.000 para la implantación de una infraestructura de conectividad de fibra óptica, que hizo realidad este beneficio para 512 familias.

La red está pensada con una capacidad futura de hasta 1024 usuarios, permitirá, en un principio, brindar mejor conectividad a las escuelas, los hospitales y organismos del Estado. En los próximos meses el servicio llegará a las familias maquinchenses.

La infraestructura de última generación instalada permitirá montar distintos servicios de valor agregado, como servicio de TV y telefonía IP. Además, se podrá mejorar el cuidado de los vecinos y vecinas con cámaras de videovigilancia y spots de Wi-Fi público de alta velocidad.


Comentarios


Mauricio, de esquilar a instalar fibra óptica para conectar a Maquinchao