Menos llamados al 911 por la baja del 60% de las “bromas”

El registro del 2019 consigna una caída de las comunicaciones del 13%, empujada por la reducción en más de 50.000 de los contactos “maliciosos”.



Son 260 los operadores que trabajan en el sistema. Fotos: Marcelo Ochoa

Son 260 los operadores que trabajan en el sistema. Fotos: Marcelo Ochoa

Las llamadas al sistema de emergencias 911 de Río Negro tuvieron un escalón descendente ya que los “bromistas” optaron por cesar con las actitudes maliciosas al surtir efecto la norma que los castiga.

Las estadísticas del Ministerio de Seguridad indica la baja de 243.581 durante el año pasado sobre 280.130 de 2018.

Las denominadas “maliciosas” estuvieron en el orden de 34.050 el año pasado contra 84.350 de 2018. Significa una baja del 60%, lo cual, explica la caída general de las comunicaciones en un 13%.
Los recepcionistas contabilizaron que una importante cantidad que tuvieron el carácter de “interrumpidas” (41.958) al no pasar datos produciéndose el corte, otras 36.004 fueron por “liberación de línea”, es decir cuando nadie habla y se debe cortar.

Un total de 19.387 de comunicaciones permitieron detectar contravenciones como el caso de autos mal estacionados, y otras tantas se tipificaron en el rubro “no constituye emergencia”, entre las más importantes.

7.412 comunicaciones fueron registradas como emergencias por “violencia familiar”. Esta cifra es similar a los llamados por denuncias de robos.

-

Sobre la procedencia de las solicitudes de emergencia se destacó Bariloche con 41.604, luego Roca con 41.604, Viedma con 34.011 y Cipolletti con 24.186.

“Estamos resolviendo otras incidencias, no tuvimos necesidad de perder el tiempo en llamadas maliciosas y esa misma cantidad de llamadas o tiempo a utilizar fue positivo porque se le pudo dar respuesta a mayor cantidad de rionegrinos”, remarcó el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Claudio Ramírez.

No se descarta que la acción punitiva al detectarse la falsedad haya funcionado en la disminución. La Ley Nº 5.289 que actualizó el Código de Faltas estipula multas que van de $ 500 a 50.000, y/o arresto de uno a 30 días.

En cuanto a la prosecución de las causas por ese motivo, Ramírez recordó que se siguen en la instancia judicial y los responsables de edificios públicos y privados son quienes deben formular la denuncia tras la constatación oficial.

En el 2018, las llamadas maliciosas generaron una pérdida de $ 4.500.000. Hemos bajado al 50% ese gasto en el 2019”.

Claudio Ramírez, subsecretario de Seguridad Ciudadana

Comentó que “generalmente en todo centro 911 del país van en aumento las llamadas, acá nos mantenemos en ese margen. La respuesta es rápida, ágil y da resultado la centralización de las llamadas porque esto disminuye hasta un 70% los recursos necesarios”.

Igualmente, el funcionario aclaró que no se subestima ningún tipo de llamada, hasta que no se verifique concretamente lo sucedido. Luego, Ramírez puso énfasis es que la gente “ante la duda que llame al 911, y luego el operador (en una emergencia) lo guiará”.
A cuatro años de su implementación, el RN Emergencias se consolida como una herramienta de tecnología avanzada, que brinda respuestas a las necesidades de los vecinos y garantizar mayores controles y prevención. Además, estas organizaciones de son las encargadas de concentrar la información, analizarla y volcarla a los centros de despacho, para articular luego con la correspondiente fuerza de atención ciudadana.

Asimismo brindan información sobre la seguridad de cada localidad, como estadísticas, mapas de crisis y del delito. Estos registros podrán ayudar a delinear acciones de prevención ajustadas a cada problemática en particular.

En el sistema participan 260 operadores en 17 localidades

El sistema dispone de 14 centros que monitorean 17 localidades, considerando ya la incorporación de Fernández Oro.

Este esquema tecnológico, desarrollado por la empresa estatal Altec cuenta con una dotación de 260 personas, repartidas entre 12 y 15 por turnos.

Se trata de una estructura integral de alertas que vincula a la ciudadanía con los centros de monitoreo de alta tecnología encargados de perfeccionar la coordinación entre distintas fuerzas (Policía, Bomberos, Defensa Civil y Salud Pública) optimizando los recursos para una respuesta inmediata.

Allen, Campo Grande, Catriel, Cipolletti, El Bolsón, Roca, Los Menucos, Valcheta, Villa Regina, Bariloche, Viedma, Lamarque (comprende también a Luis Beltrán y Choele Choel), Las Grutas y Cinco Saltos se encuentran dentro del esquema actual.

Los centros consisten en puestos de trabajo compuestos por PC y monitores para un seguimiento global y específico, que controlan las cámaras instaladas en distintos puntos estratégicos de las diferentes ciudades, de acuerdo al relevamiento realizado previamente por la Policía, Seguridad y la empresa Altec, que provee el equipamiento y la instalación.


Comentarios


Menos llamados al 911 por la baja del 60% de las “bromas”