La alimentación correcta para los gatos

Que sea completa es la mejor recomendación. Por eso la carne, leche o golosinas, solo como un premio excepcional.

19 jul 2018 - 11:40

¿Quién quiere alimento seco balanceado si puede comer carne o pescado? Si por ellos fuera, muchos gatos se sentarían directamente a la mesa con sus dueños.

No hay nada malo en darles un poco de carne de vez en cuando, pero la comida que necesitan es otra. La comida especial para ellos garantiza que obtienen todos los nutrientes que necesitan.

Las palabras mágicas en cuestión de comida para gatos son “alimentación completa”. Ya sea comida húmeda o alimento seco, cuando aparecen en el envase sabemos que esa comida tiene todo lo que el gato precisa.

“Solo hay que cuidar de que junto a ella haya siempre agua fresca”, dicen los especialistas.

¿Cara o barata?

Pero no toda alimentación completa es igual. Eso se ve ya en la etiqueta con el precio.

Para la elaboración de la de más calidad se presta atención a que esta contenga exactamente la cantidad precisa de cada nutriente.

Un gato sano estará bien alimentado con comida de la barata del supermercado, dicen los expertos. Para gatos con problemas y enfermedades, habrá que buscar otras comidas con el consejo del veterinario.

La decisión entre alimento seco y comida húmeda es cuestión de gusto. Por lo general, el balanceado tiene menos olor que la comida de lata.

Si el gato come alimento seco, necesitará beber más agua.

Leche sólo como golosina

Nunca se debe dar leche al felino porque le genera problemas estomacales. Existe leche especial para gatos, pero no es una alimentación básica, sino que pertenece al grupo de los premios y golosinas.

Algunas comidas húmedas baratas contienen azúcar y no son nada recomendables. Los gatos pueden desarrollar caries en los dientes.

Algunos alimentos secos son especialmente caros. En ellos, los nutrientes están muy concentrados y los gatos necesitan comer menos cantidad.

Dar de vez en cuando un poquito de nuestra comida al gato no es malo, siempre y cuando no esté muy salada y no sea una golosina o cerdo crudo.

En muchas ocasiones, el dueño se rompe para nada la cabeza intentando decidir qué comida dar a su gato y este solo come una. Esto puede ser porque ha comido la misma desde pequeño.

Variarle la dieta

Para evitar que esto ocurra, es bueno cambiar al gato de comida de vez en cuando.

En comparación con los dueños de perros, los de gatos tienen una ventaja clara.

Los felinos no se tragan de golpe toda la comida que haya, sino que dejan de comer cuando ya están saciados.

Esto tiene su origen en el hecho de que los gatos salvajes, a diferencia de los perros, por lo general cazan y comen solos.

Lo más recomendable por eso sería poner la ración diaria de comida en el comedero y que el gato se la vaya administrando. Esto solo se puede hacer con el balanceado seco, porque la comida de lata se pone mala con el paso del tiempo.

La frecuencia

No obstante, la mayoría de los expertos recomienda dar de comer cuatro veces al día y luego tres a los gatos de hasta una edad de entre seis y nueve meses. Posteriormente se les puede dar de comer dos veces al día.

Se puede acostumbrar al gato a comer a unas horas determinadas. Y, por ejemplo, se les puede dar comida húmeda por la mañana y seca por la noche, o viceversa.

La regularidad con los gatos proclives al sobrepeso debe ser respetada. Con los castrados hay que tener precaución. Se mueven por lo general menos pero pese a ello tienen mucho hambre.

En esos casos puede ayudar obligarles a hacer algo de ejercicio, por ejemplo escondiendo la comida por la casa. Y cuanto más lejos estén los escondites de la mesa del comedor, más capacidad de atracción perderá la carne o el bife.

Agencia

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Editor Mi Mascota: Horacio Lara
WhatsApp: (0298)154551551
Mail: hlara@rionegro.com.ar