Miércoles negro, multitudinario e histórico: las mujeres dijeron basta

Antes, entre las 13 y las 14, se realizó el paro. Vestidas de negro, con pancartas de “Ni una menos”, exigieron que se termine la violencia machista.



1
#

“No más femicidios”, un pedido con muchos rostros en una impresionante marcha que reunió a más de cinco mil personas en las calles de Bariloche. (Foto: marcelo martínez )

2
#

En Viedma recordaron a Karen Álvarez, entre otras víctimas.(Foto: marcelo ochoa )

3
#

En Neuquén, una multitud pidió que acaben los femicidios. (Foto: matías subat )

4
#

En Cipolletti hubo un escrache frente a la céntrica comisaría Cuarta. (Foto: miguel gambera )

5
#

Una columna de cuatro cuadras recorrió Roca. (Foto: andrés maripe )

6
#

En bolsas negras, una performance ayer en Regina. (Foto: néstor salas )

7
#

Todas de negro. Todas movilizadas bajo el sol o la lluvia. Todas con el mismo reclamo: “Basta de violencia machista, vivas nos queremos”.

A las 18, las calles fueron testigos de marchas multitudinarias. Diez mil personas en Neuquén, cinco mil en Bariloche, cuatro mil en Viedma; cuatro mil en Roca; tres mil en Cipolletti; una multitud en Río Colorado, en Jacobacci, en Choele Choel, Lamarque , Beltrán, Regina, Chos Malal, en Villa La Angostura

En Neuquén

Las mujeres neuquinas se encolumnaron a lo largo de 7 cuadras para marchar en contra de los femicidios. Un encuentro multitudinario que demostró “con contundencia que las mujeres estamos unidas y organizadas bajo la consigna Ni una menos, vivas nos queremos”, dijo Ruth Zurbriggen, referente de Colectiva La Revuelta.

Pasadas las 18 la columna compacta de mujeres iniciaron su marcha por avenida Argentina hasta el monumento a la Madre, de allí fueron hasta Casa de Gobierno para finalizar con una gran corrida en el monumento a San Martín.

Por la mañana en los organismos públicos, empresas privadas y comercios de todas las ciudades, grupos de mujeres vestidas de negro se sumaron al paro nacional de mujeres que se realizó de 13 a 14. Con pancartas reclamando la emergencia y Ni una Menos se manifestaron en la calle para luego sumarse por la tarde a la marcha.

En Cipolletti

“¡Afuera! ¡Afuera! ¡Hay mujeres muriendo!”, gritaban en el frente de la columna de más 3.000 personas que marcharon ayer por Cipolletti. Como pocas veces, los vecinos de la localidad respondieron a la movilización nacional y coparon las calles de la ciudad. Una marea negra se hizo escuchar en la zona céntrica. Hubo pancartas, fotos e imágenes para recordar a las víctimas y escrachar a los violentos.

El escrache se realizó en la comisaría Cuarta reclamando por el homicidio de Otoño Uriarte. “Yo sabía, yo sabía que a Otoño, la mató la policía. Asesina”, cantaron mientras algunos apedreaban un portón.

“No queremos más mujeres muertes, chicas violadas, pibes sin madres”, dice una piba de Beltrán. En la plaza, un semicírculo de personas vestidas de negro escucharon en silencio los testimonios. Son dolorosos, cargados de angustia. Verónica Tripailao es una de las que habla. Durante 14 años sufrió violencia de género. Verónica es una de tantas.

En Viedma

En Viedma, el grito de “Karen Alvarez, Presente”, en referencia a la joven asesinada hace dos años en esta capital, fue uno de los más escuchados durante las más de dos horas que duró la marcha.

Organizaciones sociales, políticas, agrupaciones feministas, colectivos de género, grupos de estudiantes, asociaciones profesionales, gremios y mujeres y hombres de manera individual se autoconvocaron a las 17 en esta capital y conformaron una enorme marea negra con carteles alusivos y cánticos y consignas exigiendo el cese de los femicidios.

En Roca

“Somos el grito de las que ya no tienen voz” fue uno de los lemas de la movilización en Roca, que reunió cuatro cuadras de mujeres.

Fue un miércoles negro en cada ciudad. Y un reclamo al unísino: basta.

“No son casos aislados, son hijos sanos del patriarcado que aprendieron que tiene poder para hacer eso. Hoy en la calle está nuestra respuesta”.
Ruth Zurbriggen, referente de Colectiva La Revuelta.

Con paraguas caminaron desde el Obelisco hasta la Plaza de Mayo

“Un día ya no tendré miedo de morir por tu machismo”, dice el cartel. Era sólo uno de los tantos que se vieron ayer, entre la multitud que cubrió Diagonal Norte desde el Obelisco hasta Plaza de Mayo para reclamar justicia tras el brutal asesinato de Lucía Pérez. De vereda a vereda, protegidas con capas de lluvia o bolsas de residuos y paraguas, decenas de miles de personas marcharon en una impresionante movilización dominada por vestimentas negras. El grito ritual “afafan”
–hecho con la palma de la mano sobre la boca abierta para convocar a los espíritus a fortalecer la lucha– se expresó en las calles por donde avanzó la marcha.

“Esta marcha es lo único que tenemos para defendernos de estos siniestros personajes y de la Justicia que no nos mira”.

Mabel Millico,

una de las mujeres que marchó ayer en Neuquén.

“Las mujeres deben animarse a denunciar cualquier tipo de violencia. A veces el miedo nos anula, pero no debemos callarlo”.

Helena Bugamen, una docente jubilada de Jacobacci.

“Hoy, todas marchamos porque no queremos más mujeres muertas, más chicas violadas, más pibes sin madres”.

Jimena, una de las adolescentes que participó de la marcha en Beltrán.

Una mujer por día muere por violencia. Quiero exhortar a los jueces a que piensen con una perspectiva de género, a que no consideren que es una nimiedad el hecho de pelearse en la casa”.

Elena Highton de Nolasco, ministra de la Corte Suprema

Datos

“Esta marcha es lo único que tenemos para defendernos de estos siniestros personajes y de la Justicia que no nos mira”.
“Las mujeres deben animarse a denunciar cualquier tipo de violencia. A veces el miedo nos anula, pero no debemos callarlo”.
“Hoy, todas marchamos porque no queremos más mujeres muertas, más chicas violadas, más pibes sin madres”.

Comentarios


Miércoles negro, multitudinario e histórico: las mujeres dijeron basta