Una marcha multitudinaria contra los femicidios en Bariloche

Miles de barilochenses se volcaron a las calles para repudiar la violencia contra las mujeres. El miércoles negro se propagó hasta el Centro Cívico.

19 oct 2016 - 19:17
Comparte esta noticia

Bariloche se sumó al Miércoles Negro y marchó contra los femicidios en la jornada de protesta nacional que comenzó con un paro de mujeres al mediodía. La convocatoria fue masiva y los cánticos reflejaron consignas pidiendo mayor intervención del Estado en políticas de género.

Mientras el gobernador Alberto Weretilneck presenciaba la inauguración del torneo sudamericano de voley Sub 21, a unas cinco cuadras, en el Centro Cívico el pedido de declaración de la emergencia provincial se transformó en un pedido constante.

“Las mujeres son nuestras madres, nuestras hijas”, dijo Julio, uno de los tantos hombres que acompañaron el reclamo. Si bien el pedido se orientó contra los femicidios, entendió que la violencia “está ejercida sobre el ser humano”.

Los asistentes estimaron que alrededor de 5.000 personas confluyeron frente a la Intendencia Municipal. Pero la marcha comenzó en la Escuela de Arte La Llave, lugar de reunión para comenzar el peregrinaje a lo largo y ancho de la calle Onelli.

Una marcha multitudinaria contra los femicidios en Bariloche
“Que se haga Justicia no costumbre”, fue otro de los pedidos.

El avance de la columna humana logró varias adhesiones en cada esquina. Este fue el caso de Macarena, Aixa y Romina, alumnas del CEM 46, quienes se manifestaron “para que se termine y haya Justicia”.

Las jóvenes destacaron el abordaje realizado desde la escuela a través del grupo de teatro “Tratame Bien” que personifica distintos conflictos para luego ser debatidos en otros colegios secundarios.

“Muchos profesores tratan de evitar el tema”, acusaron y dieron a conocer que no son pocas las víctimas que se acercan a ellas luego de ver sus casos reflejados en las obras.

Una marcha multitudinaria contra los femicidios en Bariloche
En el Centro Cívico un importante grupo aguardó a los marchantes.

Damián fue otro de los hombres que caminó los cuatro kilómetros que separan el Alto de la ciudad con el centro. “Me uno porque tengo una hija”, explicó y se mostró preocupado por los casos “oscuros” que se dieron a conocer en el último tiempo.

“Tendría que haber más hombres”, entendió acerca de la convocatoria y la presencia de otros tantos que solo acompañaron con aplausos desde las veredas. “Estamos en un límite de agresión”, evaluó acerca de las situaciones diarias a las que se encuentran expuestas todas las personas y lamentó que -en ocasiones- todo se desenvuelva bajo “la ley de la selva”.

La marcha también tuvo varias intervenciones artísticas en distintos puntos de la ciudad. A diferencia de otras ocasiones, la columna humana desvió su camino y llevó su reclamo hasta Tribunales para luego seguir su paso por la Costanera.

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección