Región

Millonario fraude: falseaban datos para lograr copiosas horas cátedra

Cargaban al sistema datos duplicados y falsos para pedir decenas de horas cátedra y cargos en la Escuela de Música de Junín de los Andes. Así, había docentes que cobraban pero no tenían alumnos en materias insólitas. Calculan el perjuicio en más de $5 millones al año. Investiga la Justicia y hay sumarios, pero no definiciones.

Matrículas incrementadas artificialmente con datos falsos o duplicados para lograr horas cátedra y contratar profesores, insólitas materias que no tienen alumnos o muy pocos, registros manipulados, contratación frecuente de docentes idóneos, amiguismo...

La Justicia investiga en Junín de los Andes una maniobra en la Escuela de Música de esa localidad con todos estos componentes denunciados desde dentro de la institución por un minúsculo grupo de personas con vocación de transparentar y no ser cómplices.

La sospecha es que, año a año, se fue naturalizando un círculo perverso, en el que el Estado aparece como víctima de un fraude estimado en más de 5 millones de pesos anuales.

Por ejemplo, horas de clases de Charango, Dicción Alemana, Dicción Italiana, Sikus, Quena, Canto, Clarinete, Bajo, Saxo, etcétera, son pedidas al Consejo Provincial de Educación con la justificación de que hay alumnos registrados para cursarlas. Pero, a la hora del dictado, los alumnos brillan por su ausencia. Y hay docentes que cobran esas horas. ¿Cómo es posible?

#

En contraste, la mayoría de las disciplinas de la Escuela tienen docentes con alumnos que justifican los dictados y el servicio brindado por la institución.

Las irregularidades fueron detectadas por un preceptor de esa Escuela y luego corroboradas por una funcionaria técnica de instancia superior. Los nombres se preservan por razones de seguridad. No sólo hubo denuncia ante la fiscal Elizabeth Pellicer, hace ya casi un año. El Consejo de Educación (CPE) decidió un sumario administrativo -con separación de cargos- a un vicedirector, un exdirector y un profesor del establecimiento. No obstante, pese a infinidad de informes que respetaron la vía jerárquica y alentaron definiciones, la cuestión parece haber entrado en un cono de silencio.

Peor aún, las prácticas anómalas -que llevarían algunos años de impunidad- no cesaron y se profundizaron, según consta en un nuevo informe elevado semanas atrás a directivos y supervisión. Ante la dimensión de un escándalo por una práctica a todas luces insostenible, a fines del año pasado hubo un amague de cierre de 225 horas cátedra semanales. Ya se había creado el expediente para ello, pero cuando llegó al cuerpo colegiado del CPE, alguien parece haberlo “frizado” y anotició a delegados de ATEN en Junín. No tardó en generarse una campaña en los medios advirtiendo, exageradamente, el “cierre de la Escuela de Música”. Conclusión: en febrero el CPE desestimó el cierre de horas. Y todo continuó igual.

La ministra de Educación del Neuquén Cristina Storioni, en una entrevista con  “Río Negro” que se publicará mañana, prefirió no emitir opinión hasta tanto haya decisión judicial y administrativa, pero aseguró que los procesos de investigación “marchan por carriles normales y no se han frenado”.

Anticipó que el Consejo de Educación decidirá redistribuir la gran cantidad de horas bajo cuestión a otras escuelas de la provincia con necesidades específicas. La funcionaria integra el cuerpo colegiado del CPE y tiene doble voto.

#
Pese a la denuncia y corroboración, aseguran que siguen los mismos procedimientos anómalos.

La maniobra fraudulenta


Veamos, concretamente, cuál es la maniobra detectada según la denuncia presentada ante el Ministerio Público en setiembre de 2018:

• En el inicio del ciclo lectivo, se eleva un informe matricular a Nación con los alumnos ingresantes que se inscribieron un mes antes y los rematriculados del ciclo anterior. Estos son datos reales.

• En abril se hace la carga de la matrícula en el sistema Siuned (Sistema Integral de Unidades Educativas). Dicho en otras palabras, es el programa informático que registra el ingreso de alumnos al sistema educativo. Allí se registra la grave irregularidad, pues se detecta que, de manera indiscriminada, eran cargados datos falsos para aumentar la matrícula de la Escuela.

• ¿En qué consistían los datos falsos? Carga duplicada de alumnos, de estudiantes que ya habían terminado o de inscriptos que no comenzaron el cursado.

• ¿Para qué se hacía la carga “trucha” denunciada? Para exhibir una matrícula abultada y requerir al Consejo de Educación las horas cátedra y cargos necesarios para el siguiente ciclo. Esa solicitud al CPE ocurría en julio, que es cuando se hacen las previsiones presupuestarias.

• Así sigue el circuito: En agosto, Supervisión recibe los pedidos (previsiones), los avala y envía a la Dirección de Nivel. En noviembre esta última área evalúa y autoriza el total de previsiones. Y en diciembre, a partir del expediente e informes, el Cuerpo Colegiado del CPE da la aprobación final, Hacienda hace lo propio y Recursos Humanos es notificado para ingresar las previsiones al siguiente período.

• Así, en febrero (ya siguiente ciclo lectivo) se otorgan las nuevas horas cátedra y cargos solicitados en julio, pero a partir de la matrícula fraudulenta, según la denuncia.

La presión dentro de la Escuela para que no se cierren horas.

Millonario perjuicio


Este circuito se reproduciría año tras año. En 2018, cuando se denunciaron las irregularidades, se detectaron en la Escuela de Música de Junín nada menos que 215 horas cátedra semanales con docentes nombrados, pero sin estudiantes a cargo. Naturalmente, esas horas las cobraban.

Así, se encontró que había horas aprobadas para materias de improbable asistencia, como Sikus, Dicción Italiana, Charango o Quena, por citar solo algunas.

Pese a la denuncia hecha y el sumario que apartó preventivamente a docentes, el recuento de horas cátedra en marzo de este año demuestra que nada ha cambiado.

Se detectaron ese mes 246 horas cátedra semanales sin alumnos, con docentes cobrando por ellas. Una comitiva enviada por el CPE a la escuela corroboró la cifra.

En abril de este año se creó un nuevo expediente para plantear el cierre de esas 246 horas (recordemos que el expediente anterior de diciembre fracasó y las horas irregulares no cerraron).

Cada hora está valuada en 451 pesos (con el adicional de zona desfavorable) con lo cual, si se multiplicara por las 246 horas generadas sin matrícula que las sostenga, cuatro semanas y 13 meses (aguinaldo incluido), el perjuicio sumaría $ 5.756.400 en un año.


Manipulaciones


Los informes del preceptor, que desembocaron luego en una denuncia, llegaron a manos de una supervisora de Escuelas de Arte que corroboró las anomalías.

Una evaluación meticulosa de esta funcionaria determinó además que hubo “manipulación de datos mientras se estaban investigando las posibles irregularidades”. Es decir, se ingresó al sistema “para borrar información”.

¿Quiénes tiene clave para ingresar al programa Siuned de carga matricular? No muchos.

La supervisora certificó cada irregularidad denunciada: matrícula incrementada, duplicaciones, cátedras con docentes nombrados pero sin estudiantes, toma de horas por parte de familiares o amigos, talleres creados como “estrategias para poder justificar las horas sin estudiantes”, etcétera.

Por añadidura, se ha verificado el uso de horas sin estudiantes regulares por parte de un docente para conducir un coro de vecinos, que no pertenece a los espacios curriculares de los Planes Fobam (Formación Básica Musical).


Idóneos, perpetuos interinos


Una parte de las fragilidades del sistema tiene que ver con la calidad docente. Entre los informes presentados en Supervisión se señala falta de transparencia de las Pruebas de Aptitud Docente (PAD). Se advierte ausencia de profesores titulados para el dictado de las materias y un ingreso de docentes idóneos, que permanecen en carácter de interinos en ausencia de concursos.

Esto se habría hecho evidente con la creación de nuevas materias de instrumentos populares.

Es que buena parte de las materias de los planes de Música en la provincia tienen nombres tan específicos que son de difícil cobertura. De modo que, por lo general, estos puestos quedan vacantes y cualquier personal que no tenga título puede conquistarlos mediante las PAD.

De acuerdo con los informes presentados, es muy elevada la proporción de docentes idóneos, no sólo en Junín.

Así, los interinatos por ausencia de titularización se perpetúan en el tiempo.


Amistades


En su denuncia, el preceptor que descubrió las anomalías sostiene que “algunos de los profesores que tienen cursadas sin alumnos poseen una relación de amistad con directivos”. Identifica a dos.

Añade que “muchos de estos profesores, al momento de rendir las pruebas de aptitud para tomar horas, fueron evaluados por mesas examinadoras integradas por los dos directivos”, pese a que la disposición 018/2016 expresa que tales funcionarios no pueden ser parte de comités examinadores, para permitir transparencia a la elección.

La campaña anti-denuncias

“El CPE pretende cerrar 225 horas y dejar a más de 200 estudiantes sin derecho a la educación”. Esa fue la reacción a las denuncias de irregularidades que lanzaron vía redes sociales y medios de comunicación miembros de la Escuela con respaldo de ATEN Junín.

Datos

246
Horas cátedra semanales sin alumnos pero con docentes que las cobran. Eso quedó en evidencia a partir de la investigación hecha en la Escuela.
5.756.400
Pesos por año es el cálculo del perjuicio para el Estado de la maniobra detectada a partir del pedido de horas sobre base de datos falsos.

Comentarios


Más Especiales

Millonario fraude: falseaban datos para lograr copiosas horas cátedra