Municipales de Bariloche levantan la huelga de hambre

El gremio de los municipales de Bariloche salió airoso con su protesta. Lograron que el intendente Feudal diera marcha atrás en el descuento del 14% en sueldos superiores a 800 pesos.





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En una populosa asamblea convocada ayer a las 19 por el Soyem, los asistentes resolvieron aceptar por unanimidad los puntos del acuerdo conciliatorio discutido por sus dirigentes y el intendente Atilio Feudal, con participación de los asesores letrados de ambas partes.

Ese acuerdo fue suscripto poco después por el intendente y el secretario General del Soyem, Germán González, en el estudio del asesor letrado del municipio, Carlos Fernández, y permitió que Graciela Bedini, Fabián y Eduardo Guajardo, Ernesto Llancanao y Miguel Angel Ojeda, interrumpieran la huelga de hambre que habían iniciado seis días antes, instalados en la planta baja de la intendencia.

La marcha atrás en la reducción de un 14 por ciento a los sueldos mayores a 800 pesos -dispuesta por la resolución 1.937/00 del intendente- y de la alternativa que convertía el descuento en ahorro forzoso fue considerado un triunfo por los gremialistas, que entienden que así le ganaron otra pulseada a Feudal.

El acuerdo suscripto por Feudal y el Soyem dispone por seis meses la suspensión de la resolución 1.937 y de cualquier otro ajuste salarial “mientras se activan los mecanismos para mejorar los ingresos”. Establece que a partir del mes próximo recibirán el 20 por ciento de las remuneraciones en tickets canasta, pero que “no dismunuirá el aporte de la cuota sindical ni de la obra social, que se seguirá efectuando sobre el 100 por ciento de las remuneraciones”.

Una de las mayores conquistas del gremio está referida a que la recaudación que logren de la moratoria en vigencia se destinará, de manera prioritaria, al pago de los aguinaldos del presente año.

Para eso, deberá ser depositada en una cuenta judicial con destino y dada a embargo a esos efectos.

En un plazo no mayor a 30 días, el municipio deberá determinar y reconocer la deuda que mantiene con el Soyem, en concepto de aportes y obra social sindical y calculada en 600 mil pesos, y dentro del espíritu del acuerdo también deberán contemplar la situación de los contratados con mayor antigüedad, “que cumplen tareas propias y habituales de la municipalidad”.

Una cláusula del acuerdo se titula “Paz Social”, y en ella las partes establecen el compromiso “de aunar esfuerzos para conseguir optimizar la recaudación municipal y el equilibrio fiscal” -incluyendo horas no remuneradas- y de acordar un plazo de tolerancia para el pago de los salarios dentro del mes, “debiéndose abonar los tickets canasta dentro de los primeros cinco días hábiles”.


Comentarios


Municipales de Bariloche levantan la huelga de hambre