Vecinos de un barrio céntrico de Neuquén no quieren más edificios

Juntan firmas y presentarán una nota en el Concejo Deliberante y la Defensoría del Pueblo. Dicen que el tránsito y los servicios están colapsados.





Casas en demolición, terrenos cercados con carteles que prometen edificios y otros edificios ya en pie son la postal que se puede ver al recorrer las calles troncales del barrio Santa Genoveva. Los vecinos denuncian que ese crecimiento del barrio afecta a los servicios y al tránsito. Juntan firmas y presentarán notas a la Municipalidad y la Defensoría del Pueblo para que se revean los permisos para construir más edificios en el barrio.

Santa Genoveva era un barrio todo de casas bajas, con el paso del tiempo y el crecimiento de algunas de sus calles al punto de convertirse en arterias troncales de la ciudad, la fisonomía del barrio fue cambiando. Hoy las casas más anchas son habitadas por edificios de varios pisos.

«En estos últimos cinco años hay más de 10 edificios nuevos y en proyecto tenemos unos 10 más o 20, algunos que ya comenzaron las obras y otros que están demoliendo viviendas», contó a radio Calf, Claudia Peralta, vicepresidenta de la comisión vecinal.

El problema que denuncian los vecinos no es simplemente por el cambio de fisonomía del barrio sino que advierten que los servicios no están preparados para soportar ese crecimiento así como tampoco lo están las vías de tránsito.

«Estamos juntando firmas para presentar una nota ante el Concejo Deliberante y la Defensoría del Pueblo.
Solicitamos que se revea el tema de la ordenanza y que haya un estudio de impacto ambiental porque en nuestro barrio ya prácticamente está colapsado», contó Peralta.

Y detalló: «las calles del barrio no están preparadas para tanta afluencia de tránsito, son calles muy angostas. Si bien los edificios los hacen en las calles troncales, afectan a todo el barrio. Con los servicios también tenemos cuadras que si ustedes transitan estos días van a ver que están todas con roturas porque las cañerías no dan abasto y revientan permanentemente».

Peralta puso un ejemplo para demostrar el colapso en el tránsito al que puede llegar el barrio. Señaló que en la esquina de Entre Ríos y Pinar se está construyendo una clínica de 12 pisos. «Pinar es una calle de 9 metros de ancho y en Entre Ríos hay bicisenda, no sabemos donde va a ir el caudal de gente», se quejó.

También denunció que «hay muchísimas casas que han dado intervención a la Municipalidad y a la Defensoría del Pueblo, que están afectadas con rajaduras muy importantes y hundimientos de las casas«.

Y reclamó: «necesitamos que haya un control del Municipio para ver hasta donde se puede seguir construyendo y que capacidad tiene el barrio de poder absorber esto».

Peralta contó que se encuentran juntando firmas y que la semana que viene presentarán una nota con los reclamos, tanto en la Municipalidad como en la Defensoría del Pueblo. «Es un barrio residencial que paga muchos impuestos. Ojalá se acerquen ellos antes que nosotros tengamos que actuar«, cerró la vicepresidenta de la comisión vecinal del barrio.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Vecinos de un barrio céntrico de Neuquén no quieren más edificios