Venció el plazo y Bariloche no cerró el basural ubicado junto a la Ruta 40

Hoy es la fecha límite que dispuso el Concejo Deliberante pero no se cumplió el objetivo. El Ejecutivo asegura que ya no hay residuos a cielo abierto porque se tapan con maquinaria. Las definiciones quedan para la próxima gestión.

Hoy es la fecha límite para el cierre del basural a cielo abierto ubicado al sur de Bariloche. Así se aprobó por unanimidad en la última sesión del Concejo Municipal el año pasado. «Me comprometí a cerrar el vertedero en diciembre y lo voy a hacer. Cuando prometo algo, lo hago«, insistió el intendente Gustavo Gennuso en marzo de este año.

Sin embargo, el vertedero sigue funcionando en las mismas condiciones y en el mismo lugar y, la misión de relocalizarlo quedará en manos de la próxima gestión municipal y provincial.

La jefa de Gabinete Marcela González Abdala confirmó que ya se presentó un proyecto para prorrogar el plazo de cierre por un año. Lo llamativo es que la iniciativa que llegó al Concejo Municipal el 24 de octubre no se trató en la última sesión del Concejo Municipal.

«Hoy no hay un vertedero a cielo abierto. Se va tapando el manto a través del trabajo que hace la empresa Rowing. Esa parte de la ordenanza estaría cumplida», dijo González Abdala, en relación al alquiler de maquinaria que permite el tapado diario de la mayoría de los residuos que ingresan a diario al vertedero. En el último tiempo, la gestión de Gennuso apuntó a convertir el basural a cielo abierto a un relleno sanitario.

«Respecto a la relocalización del predio, presentamos un informe porque no hay un sitio apto en Bariloche«, señaló la funcionaria municipal. Dijo que los posibles lugares que se evaluaron para trasladar el basural «tendrían un costo enorme» (por la expropiación de los terrenos) y «la vida útil sería la misma que el actual vertedero».

«Estaríamos generando un nuevo pasivo ambiental. Estamos convencidos de que el camino es el vertedero regional. Por eso, Gustavo (Gennuso) firmó un acuerdo con los intendentes de Pilcaniyeu, Comallo, Ingeniero Jacobacci y Dina Huapi en el que todos se comprometen a resolver esa situación», manifestó.

La ordenanza de cierre del basural establecía también que el predio del vertedero debe ser saneado y reacondicionado, destinado al recupero, clasificación y comercialización de los residuos sólidos urbanos.

Los referentes de las juntas vecinales de los barrios más afectados por el basural se reunieron días atrás para evaluar la falta de avances en relación al cierre.

«En mi opinión habría que esperar el cambio de gobierno municipal, provincial y nacional porque es obvio que no se llega a trasladar al vertedero de donde está. Cuando nos presentaron el vertedero regional en el Pitba, ya se daba por sentado que no llegaban al 4 de diciembre con el traslado», señaló Mariela López, vicepresidenta de la junta vecinal 645 Viviendas.

Jorge Bontcheff, del barrio Valle Azul, no se mostró sorprendido por el incumplimiento de la ordenanza. «No se ha cumplido ninguno de los pasos previos acordados en la ordenanza«, dijo en relación a uno de los artículos que establece que a 120 días de la promulgación, el Ejecutivo debía presentar un informe con alternativas del nuevo sitio de disposición final. Luego el Concejo Municipal debía aprobar la más adecuada.

«El municipio -añadió- ha intentado, a contramano de lo que vienen planteando los vecinos, abrir una nueva celda. Como no lo pudieron hacer porque se impidió ese intento de licitación, ahora en el lugar están generando una nueva montaña de basura a cielo abierto a pocos metros de las viviendas. Hoy solo nos queda aferrarnos a los planteos de voluntad del nuevo gobernador e intendente para solucionar este tema».

La concejal Julieta Wallace, autora de la iniciativa del cierre del basural, recordó que el 4 de diciembre es una fecha clave no solo para Bariloche sino para toda la provincia. Una ley provincial votada por todos los bloques de la Legislatura establece que deben erradicarse todos los basurales a cielo abierto de la provincia. «Es la fecha límite. Entonces, hay una responsabilidad de Gennuso, pero también de la provincia porque no han dado el soporte necesario a los municipios para generar la erradicación», subrayó.

Respecto al pedido de prórroga por parte del municipio añadió: «Lo que hace es tirar la pelota a la provincia. Ya sabemos que Arabela (Carreras) se está yendo y desconocemos las intenciones del gobernador electo«.

Advirtió que analizarán «las medidas a llevar adelante para que no quede como costumbre que en Bariloche se puede incumplir ordenanzas».


Gestión entrante


«El problema del vertedero es algo que nos queda a nosotros y tendremos que hacerle frente. El gobernador electo me dijo que lo vamos a arreglar aunque no sabemos cuál será el lugar». El intendente electo Walter Cortés insistió en la necesidad de un vertedero regional. «En el ejido municipal no hay lugares», añadió.

«De todos modos -agregó-, nos estamos adelantando y consultamos a empresas que hacen un reciclaje total de la basura. Creo más en la separación y reciclado que en el traslado. La idea es trabajar en la separación de residuos en cada hogar. Del total de residuos que se lleva al vertedero, hoy solo el 2% se separa y el resto va al manto».

Cortes responsabilizó a la actual gestión de Gennuso por no haber tomado previsiones en relación al traslado del basural. «La ordenanza puede establecer un montón de cosas en los papeles, pero la realidad es cruda y la tenemos ante nuestros ojos. Asumo el 8 y heredo un problema gravísimo», sostuvo.


El predio abarca unas 36 hectáreas.


Los Vecinos Autoconvocados de los barrios más cercanos al basural de Bariloche enviaron una nota al intendente Gustavo Gennuso y a la gobernadora Arabela Carreras con el título: «La contaminación y la desidia matan».

«Gennuso y Carreras terminan su mandato defraudando su palabra: el basural a cielo abierto sigue operando en Bariloche», comienza diciendo la carta.

«Tanto Carreras como Gennuso se comprometieron durante la campaña de 2019 a dar respuesta definitiva a esta problemática que afecta a miles de hogares. El vertedero está colapsado, mientras la cantidad de basura enterrada por día no deja de aumentar. Ha involucionado durante los últimos años desde un relleno sanitario inaugurado gracias a un financiamiento del BID, a un basural a cielo abierto», manifestaron.

Cuestionaron que no solo no se definió un nuevo sitio de disposición final sino que además «la gestión Gennuso ‘inauguró´ una nueva montaña de basura a pocos metros de las casas, incrementando aún más la exposición de los vecinos a los líquidos lixiviados, contaminando el suelo y el aire, con continuos olores nauseabundos y humo tóxico».

Por último, acusaron a ambos mandatarios de dejar el gobierno «sin pena ni gloria, dejando sin resolver esta enorme deuda con la ciudadanía, entre muchas otras. No hubo avances, no hubo gestión ni concreción de ninguno de los pasos votados por unanimidad en la ordenanza municipal de noviembre de 2022, hacia el cierre del vertedero y su traslado a un sitio regional. Nunca se preocuparon ni pusieron en agenda este tema dentro de sus gestiones, más allá de promesas vacías de campaña para ganar algún voto».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios