Murió otra de las víctimas de la explosión de Río Cuarto

Se trata del investigador Carlos Ravera, de 64 años, quien falleció hoy en el Instituto del Quemado de Córdoba, convirtiéndose en la tercera víctima fatal de las explosiones ocurridas en la planta piloto de la Universidad Nacional de Río Cuarto, hace una semana.



CORDOBA (DyN) – El investigador Carlos Ravera, de 64 años, murió hoy en el Instituto del Quemado de Córdoba y se convirtió en la tercera víctima fatal de las explosiones ocurridas hace una semana en una planta piloto de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

“El paciente falleció esta mañana a las 7,30”, informó Carlos Simon, director del Hospital Córdoba, del que depende el Instituto del Quemado. El médico explicó que “en las últimas 48 horas (Ravera) tenía un compromiso renal que no había podido ser recuperado con los fármacos”. El investigador de la UNRC tenía afectado con gravísimas quemaduras más del 80 por ciento del cuerpo.

La tragedia ocurrió el miércoles pasado en la planta piloto de la Facultad de Ingeniería, cuando aparentemente se rompió un tambor con hexano -un solvente orgánico altamente volátil e inflamable-, lo que derivó en una serie de detonaciones.

Las víctimas hasta el momento eran tres: Ravera, Lilian Giacomelli, de 42 años, y el estudiante Juan Politano, de 21. En tanto, permanecían internados en el Instituto del Quemado el investigador Damián Cardarelli, de 43 años; el docente a cargo del grupo de investigadores, Miguel Ángel Mattea, y Gladys Baralle de Simona, también investigadora. “Ayer se empezó un proceso con Mattea y con Baralle para tratar de revertir el estado de coma farmacológico que tienen y hasta ahora están respondiendo”, precisó Simon.

En tanto, “con Cardarelli desde el sábado que se le están haciendo injertos de piel, pero todos los pacientes están en estado crítico, ninguno está fuera de peligro”, agregó Simon. Por su parte, Sebastián Murello, trabajador de una empresa de la localidad de General Deheza, Córdoba, se encuentra internado en el Nuevo Hospital de Río Cuarto, al igual que Diego Bonassa, perteneciente a una empresa de Rosario. El resto de los heridos, que en total fueron 24, ya recibieron el alta médica la semana pasada.

En la Universidad continuaba la investigación de las causas de la tragedia y tanto docentes como alumnos manifestaron su preocupación por la falta de seguridad dentro de esa institución. Oscar Spada, rector de la UNRC, lamentó esta mañana la muerte de Ravera. “Estamos muy tristes”, señaló el directivo, tras lo cual precisó que “estamos revisando cada uno de los sectores, evidentemente que no es lo mismo un aula donde se dictan clases a donde hay laboratorios”. Spada indicó a radio Mitre Córdoba que “hoy casualmente en una reunión del Consejo Superior íbamos a analizar estas cosas. Se está trabajando en revisar todas las cañerías y conexiones porque hubo cortes de gas y de luz”.


Comentarios


Murió otra de las víctimas de la explosión de Río Cuarto