Música para Volar vuelve a Neuquén para revisitar el unplugged de Soda y viajar con el cine de Kubrick

El proyecto rosarino tocará, este viernes, el disco que Soda dio para MTV en 1996 con los arreglos para cuerdas originales y acompañado por una pantalla con imágenes de películas del director de "El resplandor" para un original diálogo audiovisual. Entrevista con Julieta Sciasci, bajista del grupo.




Vamos a hacer una nueva versión de un tema nuevo”, avisa, en un momento, Gustavo Cerati. “Más nuevo aún”, insiste. “Bueno, del último disco, en realidad”, aclara inmediatamente con una sonrisa. Y lo que sigue es una versión nada unplugged de “Angel eléctrico” para MTV Unplugged.  

Lo nuevo de lo nuevo. Lo nuevo de lo que aún era nuevo. Eso fue la presentación de Soda Stereo en aquel célebre formato desenchufado que la banda dio el 12 de marzo de 1996 en Miami y que editó en septiembre de ese año bajo el nombre “Confort y música para volar”, acaso uno de los mejores discos del rock latino de todos los tiempos, aun cuando se trate de un directo. 

Quizás allí radique buena parte de su magia: aquel (un)plugged bastante más eléctrico de lo que el formato admitía fue un laboratorio maravilloso en el cual Cerati probó nuevas sonoridades para canciones que ya eran parte de la historia del rock latinoamericano como “En la ciudad de la furia” o “Té para tres”. 

El disco, su estética sonora y la audacia de sus versiones, fue decisivo en el destino de cuatro músicos rosarinos que encontraron en sus músicas un proyecto artístico que comenzó en 2012 y que continúa hasta hoy.  

Hace exactamente nueve años, José Matteucci, en batería y voz; Alexis Thompson, en guitarra; Julieta Sciasci, en bajo; y Bruno Moreno en piano, quien además se encargó de componer los arreglos para orquesta y coro dieron forma a un espectáculo alrededor de “Comfort y música para volar” y fue todo un éxito. Tras la primera función original, dieron unas cuantas más, todas ellas a sala llena. Fue entonces que los cuatro músicos, quienes en aquella ocasión por primera vez tocaba juntos, se miraron y coincidieron de inmediato: tenemos que seguir como banda. 

Y la banda, que no tenía nombre cuando tocó “Comfort y Música para volar” en 2012, tomó parte del nombre del disco en cuestión para su proyecto: Música para Volar. Desde entonces, recorrieron la obra de Soda Stereo y de Gustavo Cerati en su etapa solista a través de diversos shows, todos ellos impecables desde todo punto de vista. 

Esta vez, el grupo decidió volver al origen de su historia: Música para Volar vuelve a presentar completo aquel concierto unplugged de Soda Stereo, esta vez con los arreglos de cuerdas originales a cargo del violinista Paolo Ferrara y del chelista Ignacio Quiros y el soporte audiovisual de la cinematografía de Stanley Kubrick en pantalla. Este show podrá verse y oírse este viernes a las 21 en Casino Mágic de Neuquén (ver aparte). 

En un diálogo telefónico con Río Negro, Julieta Sciasci, bajista del proyecto, recordó que aquel show de 2012 era sólo para aquella ocasión, pero la inesperada recepción que tuvo de parte del público los entusiasmó para seguir. "No teníamos nombre porque no teníamos banda, era ‘hoy se presenta Confort y música para volar’. Después tomamos el nombre de una parte del nombre del disco”.  

Acerca de los orígenes del grupo y del proyecto musical que los reunió, Sciasci reveló: “Habíamos compartido proyectos y espectáculos, pero nunca nos habíamos reunido como banda. Alexis convocó a José porque tenía ganas de tocar este disco y José le contó que conocía a una bajista y me convocan junto a Bruno. Fue la primera vez que tocamos los cuatro juntos y ahí nos quedamos”. (risas). 

Una vez que decidieron continuar, ya como Música para Volar, se pusieron a trabajar en un show superador de aquel que los (re)unió y el resultado fue “Cerati Sinfónico”, un espectáculo en el cual un ensamble de 50 músicos interpretó canciones de toda la carrera del cantante y compositor, desde sus comienzos con Soda Stereo hasta los últimos discos de su etapa solista. Obviamente, las entradas se agotaron en solo tres días.  

¿Por qué este disco aquella vez y por qué ahora de nuevo? “Porque es un disco eterno”, respondió inmediatamente Julieta. “‘Te para tres’ es la más hermosa de todas. En ese disco sucede eso con muchas canciones, versiones superadoras, la versión de ‘Ciudad de la Furia’ con Andrea Echeverri es preciosa también. A pesar de que era desenchufado tocan instrumentos eléctricos y logran es sonoridades completamente diferentes a las que tenías las versiones originales de estudio. Es un disco superador”.  

“Comfort y música para volar” más que uno de los discos más maravillosos que tenemos, tal como lo definió Sciasci, sino porque es el núcleo de es un espectáculo que quieren mucho porque les permitió sumergirse en la obra de una banda admirada cuyo resultado es un proyecto admirable. “Todo Soda ha dejado una obra maravillosa, pero particularmente este disco. Es un espectáculo que queremos mucho, todas sus canciones, el modo en que las tocaron. Es para nosotros uno de los discos más importantes de la historia de la música”. 

Acerca de la idea de sumarle la cinematografía de Kubrick, director de “”001: Odisea del espacio”, “La Naranja Mecánica” y “El resplandor”, entre otros clásicos, Sciasci no recordaba exactamente a quién se le había ocurrido, pero sí que se dieron cuenta de inmediato que esas canciones dialogaban muy bien con esas imágenes y empezaron a jugar. “Todo proceso creativo tiene mucho de juego y de prueba; y descubrimos que se daba un diálogo muy interesante. Vimos que era un viaje y una experiencia”. 

Aunque recorrieron buena parte de la obra de Soda, Sciasci cree que aún quedan lugares por visitar: Quizás toda la cosa más ska del primer tiempo de Soda. Toda esa primera época de la banda, si bien la hemos tocado no de un modo completo como sí hicimos con otras etapas. Quizás nos sentimos más cercanos a los años posteriores, pero habría que revisitar ese primer disco y ver qué nos pasa”. 


Temas

Música

Comentarios


Música para Volar vuelve a Neuquén para revisitar el unplugged de Soda y viajar con el cine de Kubrick