Netflix, libros y música: ¿qué se puede ver, leer y escuchar en enero?

Propuestas para los momentos de placer y ocio. Lecturas recomendadas, documentales y películas para estos días de verano.



1.- “The Outsider”, un thriller psicológico con tintes de horror

La miniserie “The Outsider”, inquietante thriller psicológico con tintes de horror basada en la novela “El visitante” de Stephen King, que sigue la investigación sobre el brutal asesinato de un niño y una misteriosa fuerza que rodea el caso, estrena hoy, a las 23 por la señal premium HBO.
Protagonizada por Ben Mendelsohn, Cynthia Erivo y Jason Bateman, la producción es la primera gran apuesta de HBO del año.
“The Outsider” propone un a “vuelta de tuerca”. A la habitual trama policial de pesquisas, asesinatos macabros y culpables escurridizos se añade un componente del universo narrativo del terror. Y es que la miniserie es una adaptación de una de las más recientes novelas de King, publicada en español como “El visitante” en 2018 .


El primero de los 10 episodios de “The Outsider” inicia como un oscuro policial clásico: Ralph Anderson (Mendelsohn) es un detective de una pequeña ciudad que debe hacerse cargo de la investigación de un tremendo asesinato.
Frankie Peterson, un niño de 11 años, fue hallado en un boscoso parque , muerto, sodomizado y con el cuello y la espalda destrozados a dentelladas humanas.
La recolección de pruebas empieza demasiado fácil, y las miradas concluyen en Maitland (Bateman), un maestro de escuela, coach infantil de baseball y respetado padre de familia..
Las evidencias son abrumadoras y el detective, impulsado él mismo por el trauma nunca superado de un hijo muerto a manos de una enfermedad, detiene a Maitland durante un partido en el estadio de basebal .
El caso parece cerrar por todas partes, pero Maitland aporta pruebas inexpugnables de que en el día y en el horario del homicidio se encontraba fuera de la localidad.
¿Entonces? Esa es la pregunta que moverá el guión.


4 series de las que habla la gente


1.- “Drácula”, Netflix. De los guionistas de “Doctor Who” y “Sherlock”, una versión original del clásico de Bram Stoker. Una temporada hasta ahora.

2.- “Mesías”, Netflix. En la senda de “Homeland” la serie plantea “la llegada” de un Mesías. Pero ¿es un fanático, un impostor o el verdadero hijo de Dios?

3.-“Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía”, por Netflix. La serie documental, de 6 capítulos, del inglés Justin Webster, sigue generando repercusiones.

4.-“Los dos papas”. Estrenado en cines y está en Netflix. Muestra la relación entre Benedicto y Francisco. ¿Realidad o ficción? Se sigue discutiendo…



Lecturas: La única historia


Primero hay que saber amar después sufrir, después partir


“¿Preferirías amar más y sufrir o amar menos y sufrir? Creo que, en definitiva, esa es la única cuestión”.
Así empieza “La única historia”, del autor británico Julian Barnes. Y así se planta ante la vida: la única cuestión en la vida es la del amor. Y con suerte, todos tendremos una historia que contar.


La que cuenta Julian Barnes en su 13° novela –breve novela– es la de Paul, un joven de 19 años que se enamora –y que luego recorre el camino inverso– de Susan McLeod, de 48 años, casada, con dos hijas, en la Inglaterra de los años 60 , cuando convivían la vetusta sociedad victoriana y el principio del amor libre.


Pero aún cuando esa es la única historia que aparentemente nos define, no es un libro sobre el amor. O más bien no es sólo un libro sobre el amor. Porque Barnes deja claro que, más tarde o más temprano, en algún momento habrá que mirar de frente lo que no salió bien. Y lo de Paul y Susan no sale bien.


Lo más llamativo de la novela es la distancia, muy fría a veces, con la que el narrador (Paul) cuenta su única historia. Barnes se pasea entre la primera, la segunda y la tercera persona para poder así tomar más o menos distancia con esa relación que, cuando estalla, deja esquirlas por todos lados.
A medida que avanza la novela, la crudeza del presente es como un reflector que hiere la vista. Tanto que –como cuando se mira el sol de frente– ciega incluso los buenos recuerdos. Y ese es el otro componente esencial de esta novela: la memoria, y cómo se recuerda y se cuenta aquello que fue fundamental en el sentido literal de la palabra.
“Qué extraño es que cuando eres joven no tienes ningún deber con el futuro, pero cuando eres viejo tienes un deber con el pasado. Con la única cosa que no puedes cambiar”, escribe magistralmente Barnes.


“La única historia” es un libro melancólico que sigue los pasos de Flaubert, su admirado autor. En una pequeña ciudad provinciana, Paul conoce a Susan en un club de tenis. Susan es una especie de “Mrs. Robinson” de “El Graduado”, tímida pero irónica que vive un deprimente matrimonio con Gordon Macleod. Gordon parece al principio un tipo básicamente aburrido, aunque luego se descubrirá que golpeaba a su mujer.


El libro está dividido en tres partes. La primera, la del descubrimiento del amor; la segunda, la de la convivencia y aceptación de la realidad (que aquí viene con alcoholismo y golpes del ex marido) y la tercera, la del duelo, ya sin nada que adorne el relato que el protagonista se hace a sí mismo.
Barnes asegura que esa es la única historia. La que vale la pena. Y las penas.

Por Verónica Bonacchi


Otros cuatro libros para disfrutar

1.- “Estás muy callada hoy”, Ana Navajas. La narradora elabora el duelo por la muerte de su madre mientras encuentra una voz propia.

2.-“¿Quién se hará cargo del hospital de ranas?”, Lorrie Moore. Reedición de un maravilloso libro sobre el amor, la amistad y los desencantos de la vida.

3.- “Mi abandono” Peter Rock. Basada en hechos reales, narrada por la voz de una chica de 13 años que vive como homeless con su padre. Excelentes críticas





4.- “El caballero que cayó al mar”, H.C Lewis. Una verdadera joya de la literatura norteamericana, una breve novela escrita en 1937.


Y ahora si.. qué música nos puede acompañar?


Si arrancás la mañana en compañía, por ejemplo de Zona de Juegos, y querés distender la cabecita nada mejor que la fusión de sonidos étnicos con electrónicos como solo Deep Forest puede hacerlo. Pero si tu cuerpo pide movimiento: calza, zapatillas, Coldplay y mucha hidratación al ritmo de “Speed of sound”.

Media mañana, y entramos en modo relax con Savage Garden y un exquisito trabajo llamado “Affirmation”. O si preferís un susurro al oído, la romántica voz de Adam Levine, su Maroon 5 y “Memories”, un futuro clásico.

El imperdible, el que no podés dejar de escuchar, que merece el volumen al palo: Post Malone con Swae Lee, y dale play… “Sunflowers”. El recomendado de Río Negro.

Para la segunda mitad del día empezamos a ponernos ATR, y qué mejor que los clásicos, como por ejemplo Red Hot Chili Peppers y grandes éxitos cosecha 2003 o Amy Whitehouse, la reina del soul y su inmortal “Back to black”.

Entre mates, harinas y reposeras, Arctic Monkey (una banda que tenés que escuchar) y Muse, el grupo que reviste de modernidad el pasado y un gran trabajo: “The 2nd law”.

Si querés y podés acercarte a las clases de fitness bien de verano: Daddy Yankee y “Que tire pa’ ‘lante” y por qué no Los Palmeras con su “Sabalero”.

Y a la noche dale a tu cuerpo alegría “Macarena”, un clásico de los 90 que volvió a sonar gracias a Richard Jewell, la película de Clint Eastwood. Si sos millennial tenés la versión con Gente de Zona y para los centenialls, la de Tyga.

Por Gustavo Nori


Comentarios


Netflix, libros y música: ¿qué se puede ver, leer y escuchar en enero?