Neuquén elige al sucesor de Quiroga en una elección que será histórica

El intendente dejará el poder después de arrebatárselo al MPN y conducir la ciudad por 16 años. La campaña estuvo cargada de suspicacias y hoy se conocerá su eficacia.



Pasar de pueblo grande a ciudad fue el desafío que se impuso el cuatro veces intendente. Foto: Florencia Salto

Pasar de pueblo grande a ciudad fue el desafío que se impuso el cuatro veces intendente. Foto: Florencia Salto

“Mi mecánica de gobierno va a ser arrolladora”. El intendente Horacio “Pechi” Quiroga hizo esa promesa en la noche del 26 de septiembre de 1999, cuando ganó la elección municipal que terminaría con 38 años de hegemonía del Movimiento Popular Neuquino en la capital de la provincia. Dos décadas después de aquel suceso, más de 212.000 vecinos decidirán hoy en las urnas si mantienen la administración de la ciudad en manos de la oposición o vuelven a darle una oportunidad al partido provincial para que continúe el legado.

Quiroga dejará el 10 de diciembre una gestión de 16 años no continuados que se intercalaron con la intendencia de Martín Farizano, otro radical que sólo pudo gobernar por un período. La capital más importante de la Patagonia no es todavía “la del millón de habitantes” que vaticina el jefe comunal, pero se convirtió en un verdadero conglomerado que concentra al 50% de la población provincial y el imán que atrae los desarrollos comerciales e inmobiliarios auspiciados por Vaca Muerta.

Podría decirse que el intendente cumplió. Dejará detrás de sí una impronta basada en la construcción de grandes obras y en la transformación del espacio público que avanzó casi sin pedir permiso, cosechando elogios y críticas por igual.

“Les dejo un ritmo que no van a poder aminorarlo, no van a poder bajar el acelerador ni meter el freno de mano porque se les va a armar un lío muy grande”, aseguró Quiroga en la última entrevista que dio a este diario.

Dijo que las cuentas quedarán en orden con “déficit cero y activos financieros por 2.000 millones de pesos” y con un gasto en personal del 31,9% respecto del presupuesto, lo que evaluó como “una de las más bajas del país”.

En números

212.875
vecinos, entre argentinos y extranjeros, integran el padrón para las elecciones municipales de hoy.
$10.000
millones es el presupuesto estimado que administrará el próximo intendente en 2020.

50%
de la población de la provincia vive en la capital, la ciudad más grande de la Patagonia y que aspira a llegar al millón de habitantes.

El intendente que salga elegido esta noche deberá decidir esas continuidades pero también encarar los problemas que aún faltan resolver: más de 24.000 personas viven en asentamientos irregulares sin servicios e infraestructura básica, los alquileres son caros alentados por la falta de viviendas y la especulación inmobiliaria, el transporte público no satisface a los vecinos, las cloacas hacen de las suyas en calles que ya no toleran más bacheos.

La mayoría de los candidatos recogen estas problemáticas y hasta plantean soluciones similares: entregar loteos, regularizar asentamientos, extender el tren y terminar con el monopolio del servicio de colectivos, firmar el contrato de concesión con el EPAS. Las urnas dirán, cuando se empiecen a contar los votos luego de las 18, si la apuesta es la continuidad de Quiroga de la mano de su sucesor, Marcelo Bermúdez, o si llegó el momento de poner fin a una era.

Todos los días llegan nuevas familias a la capital. Foto: Mauro Pérez

El MPN está confiado en que hizo una buena campaña con Mariano Gaido y en que la imposibilidad de que el actual intendente sea reelecto le abre un escenario más favorable que nunca. El ocaso del macrismo a nivel nacional también juega: nadie quiso utilizar la figura del presidente para apuntalar su estrategia electoral.

Les dejo un ritmo que no van a poder aminorarlo, no van a poder bajar el acelerador ni meter el freno de mano porque se les va a armar un lío muy grande”.

Horacio Quiroga, intendente de Neuquén.

La pantalla de la boleta única electrónica ofrecerá también otros cinco candidatos que completarán lo que será uno de los menús más complejos sobre los que haya tenido que discernir el electorado neuquino. La creación de listas colectoras y espejos para multiplicar chances de los candidatos a intendente o, simplemente, ganar pulgadas a fuerza de repetición, darán como resultado una oferta de 26 listas en total.

Esa complejidad también se trasladará al recuento de votos. El sistema D’Hont será el que reparta las nueve bancas en juego de manera proporcional y la distribución que salga de allí marcará el apoyo que tendrá el intendente electo en el nuevo Concejo Deliberante, cuya otra mitad continuará su mandato hasta el 2021.

Quiroga fue capaz de gobernar en desventaja sin que ello le signifique un obstáculo para su plan de gestión, aunque a menudo a fuerza de vetos o de esquivar el debate sobre sus decisiones. En 1999 había anticipado que se venía “un período de concertación” y “consenso”. El próximo intendente tendrá la oportunidad de saldar esa deuda.

Un golpe al MPN que lleva 20 años

Las elecciones del 26 de septiembre de 1999 fueron las que marcaron el fin de la hegemonía del MPN en la capital con el triunfo de Horacio Quiroga, quien se impuso con el 41% de los votos sobre Luis Manganaro, que obtuvo un 29%.

El hombre del radicalismo logró su reelección en los comicios siguientes y, en el 2007, traspasó el mandato a Martín Farizano, otro opositor al partido provincial que llegó a la municipalidad con una coalición amplia que no tuvo continuidad. Quiroga retomó las riendas del municipio en el 2011 y terminará en diciembre la que será su cuarta gestión.

Una campaña larga y de alto despliegue

Los principales candidatos que disputarán hoy en las urnas la intendencia de Neuquén desplegaron en los últimos meses una campaña de dimensiones pocas veces vistas. Prácticamente no quedó rincón de la ciudad sin un afiche con el rostro de algún postulante y las estrategias para llegar al electorado coparon redes sociales, medios tradicionales, el espacio público y aún los cielos de la ciudad con una avioneta que difundía el jingle de campaña de uno de los candidatos.

También hubo algunas denuncias cruzadas y páginas creadas para difundir memes humorísticos y denuncias contra los principales aspirantes.

Sin dudas, el Movimiento Popular Neuquino fue el partido que mayor cantidad de recursos volcó a la difusión de su candidato, quien además llevará 14 listas colectoras acompañando la categoría de intendente, un número sin precedentes para la capital.

Este despliegue no hizo más que reflejar el interés del partido y, principalmente, del gobernador Omar Gutiérrez de recuperar la municipalidad que perdió hace 20 años y adjudicarse un nuevo triunfo luego de haber logrado ese objetivo en Zapala el 10 de marzo pasado.

Si la capital queda para el MPN, sólo estarán en manos de partidos de la oposición tres localidades grandes: Cutral Co, Centenario y Plottier.

Gobernar Neuquén es hacerse cargo de planificar una ciudad compleja, pero también de estar al frente del núcleo económico y político de la provincia.


Comentarios


Neuquén elige al sucesor de Quiroga en una elección que será histórica