«Neuquén es un lugar fenomenal, con riesgos»





El obispo Agustín Radrizzani, quien será trasladado a a Lomas de Zamora, describió a Neuquén como «un pueblo magnífico, un pueblo lindísimo por lo ampliamente participativo, es un estilo juvenil casi adolescencial, aquí yo diría que faltan bibliotecas y faltan abuelos, que es lo que le da un estilo de reflexión».

NEUQUEN (AN).- El obispo de Neuquén, Agustín Radrizzani, elogió la juventud, la pujanza y la participación de la gente de Neuquén pero también advirtió sobre los problemas que acarrea «la falta de pertenencia» de muchos de sus habitantes y del «riesgo» permanente de que la provincia «se transforme en el Far West».

Radrizzani, quien el 23 de junio asumirá como obispo de Lomas de Zamora, no ocultó su tristeza por dejar la provincia, pero a la vez expresó su satisfacción por la flamante designación.

«Hace diez años me dijeron de venir a Neuquén y acepté, ahora es lo mismo, me da tristeza dejar a la gente que quiero y me quiere pero me siento gozozo de ir a una nueva comunidad», sostuvo Radrizzani.

El diálogo con la radio UNC-CALF, el Obispo expresó sus sentimientos y elaboró una particular definición de la provincia.

«Neuquén es una tierra virgen, un lugar fenomenal, donde hay muchísimas cosas por hacer, es un pueblo con un estilo juvenil, ampliamente participativo; eso como luz. Y como sombra corre el riesgo de ser el Far West, porque aquí, como no hay pertenencia, cada uno se siente dueño de la verdad y dueño de todo aquello que pueda significar participación ciudadana, porque no tenés al abuelo que te llame la atención».

«Un pueblo magnífico»

El obispo, que en agosto de 1991 sucedió en el cargo a Jaime de Nevares, definió a Neuquén como «un pueblo magnífico, un pueblo lindísimo por lo ampliamente participativo, es un estilo juvenil casi adolescencial, aquí yo diría que faltan bibliotecas y faltan abuelos, que es lo que le da un estilo de reflexión», agregó.

Para Radrizzani, la provincia de Neuquén «es una tierra fenomenal. Aquel que venga a trabajar, va a ser querido, va a tener conflictos, va a tener problemas y también va a ser amado», enfatizó.

El salesiano destacó que, en un balance general de Neuquén, «veo más las luces que las sombras» y elogió la figura de Jaime de Nevares.

«A mi me benefició muchísimo. Como punto de partida yo me he sentido muy querido y apoyado por Jaime; y después, el hecho de haberlo tenido como referencia, me ayudó en mi ser como obispo», respondió cuando se le preguntó si en el algún momento sintió el peso de haberlo reemplazado.

Sobre el tema añadió que el diálogo y el conocimiento de la obra de Jaime le permitió «entrar rápidamente en sintonía con la problemática neuquina, llámese mapuches, desocupados, chilenos, obreros, familias… es decir todos los estamentos de una sociedad plurifacética».

Finalmente no ocultó sus tristeza por la partida. «Nosotros no somos un témpano, de repente la gente cree que porque no tengo mujer o hijos somos bichos raros. Yo no soy un pedazo de metal, aquí amé y me sentí amado, entonces la partida va a ser también dolorosa».

Nacido en Avellaneda en 1944, el actual obispo Radrizzani a los 17 años ingresó en el noviciado salesiano. Desde 1968 estudió teología en Turín, donde fue ordenado sacerdote, en 1972. Retornó al país en 1975 y enseñó en casas de formación salesianas en La Plata y en Avellaneda.

Fue inspector de la provincia salesiana de La Plata entre 1981 y 1988, y maestro de novicios, de 1988 a 1991. Asimismo, impulsó movimientos juveniles de su congregación.

Las designaciones podrían demorar varios meses

ROCA (AR)- La designación de los nuevos obispos de Neuquén y San Carlos de Barioloche, en reemplazo de Agustín Radrizzani y Rubén Frassia, podría demorarse por varios meses. Ocurre que El Vaticano «tiene sus tiempos» y meticulosos procedimientos para decidir los reemplazos.

El 23 de junio, el obispo Agustín Radrizzani se hará cargo de la diócesis de Lomas de Zamora en reemplazo del polémico obispo Desiderio Collino. En esa zona viven casi dos millones de personas.

Hasta que se designe a su reemplazante, la congregación neuquina quedará a cargo de uno de los seis miembros del consejo consultor del obispado.

El cuerpo está integrado por los sacerdotes Alejandro Sánchez, Fernando Montes, Fernando Barufet, Francisco Flynn, Carlos Calzado y Graciano Caraldi.

En Bariloche todavía no fue nombrado el sucesor del obispo Rubén Frassia, trasladado a la diocesis de Avellaneda donde ejerce su nueva jurisdicción espiritual desde febrero pasado.

El obispado de la región Andina se encuentra bajo la administración apostólica del decano de la Catedral, Eduardo De Paola, quien estimó que la designación del nuevo prelado no se producirá hasta octubre o noviembre próximo.

De Paola señaló a «Río Negro» que «no tenemos noticia cierta de cómo se va a definir el tema, pero quines conocen sobre los procesos de designación nos indicaron que es difícil que se produzca antes del receso vacacional» que en Roma se extiende entre julio y agosto. (AR/AN/AB)

Análisis: Una apuesta fuerte

BUENOS AIRES- El papa Juan Pablo II hizo una apuesta fuerte al traer desde Neuquén a monseñor Agustín Radrizzani para que ocupe la populosa diócesis de Lomas de Zamora, a pesar de desmembrarle parte del territorio.

La movida papal se suma al reciente desembarco en Avellaneda de monseñor Rubén Fra-ssia, quien desde San Carlos de Bariloche llegó para hacerse cargo de una jurisdicción que ahora suma las parroquias del partido de Lanús.

Estos cambios sustanciales demuestran la confianza del pontífice en dos prelados australes de fuerte raigambre social y acostumbrados a lidiar con problemas apremiantes como la desocupación y la pobreza extrema del sur, que tampoco son la excepción en el conurbano bonaerense.

Ambos contarán, asimismo, con el respaldo de monseñor Jorge Novak (Quilmes) quien, a pesar de su enfermedad, encabeza desde hace tiempo una cruzada de palabras y de hechos para amortiguar los efectos sociales del sistema neoliberal vigente en la Argentina.

Este frente austral inédito y con características propias fortalece también el cada vez más repetido discurso de los miembros del Episcopado para que se logre una mayor equidad social y se optimice la ayuda en este sentido, muchas veces estancada en la burocracia estruc- tural del Estado.

Todavía falta un tiempo prudencial para que monseñor Radrizzani se haga cargo de su nueva diócesis, por lo que seguirá como administrador diocesano de Neuquén hasta que suceda a monseñor Desiderio Collino.

El traslado abre, sin embargo, las especulaciones sobre quién será el reemplazante en esta diócesis que supo tener pastores de renombre como Jaime de Nevares, conocido luchador por los derechos del hombre.

La última palabra la tiene el papa, aunque la experiencia indica que es aconsejable mirar en las filas de la Obra de Don Bosco, dado que los salesianos suelen tener la hegemonía en las diócesis más australes del país.

Esta costumbre que se repite y se demuestra hoy con la presencia de los obispos Alejandro Buccolini, en Río Gallegos; Marcelo Melani, en Viedma; José Pozzi, en Alto Valle; y Pedro Ronchino, en Comodoro Rivadavia. (DyN)

Guillermo Villarreal


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Neuquén es un lugar fenomenal, con riesgos»