Saludable Yo Como

Neuquén impulsa el consumo de trucha: por qué hay que incorporla a nuestra alimentación

El pescado es uno de los alimentos más nutritivos y exquisitos que nos ofrece la naturaleza. Su versatilidad gastronómica se presta de manera generosa al tratamiento dentro de la cocina para realizar los más increíbles platos. No solo es saludable, también es exquisita.

El gobierno provincial neuquino ha decidido acompañar el momento que pasan distintos sectores económicos en el marco de la pandemia Covid-19. En este sentido busca colaborar con el sector acuícola, una de las actividades que contribuyen al desarrollo y constitución de la matriz productiva.

Dado el aislamiento y cesión de actividades disminuyeron notablemente las ventas de trucha, desde el ministerio de Producción e Industria se trabajó en una campaña para impulsar el consumo interno del producto en conjunto con los productores, valiéndose de distintos medios de comunicación y de acuerdos con el sector.

Pablo Buzzo siempre incorpora a la trucha en sus propuestas gastronómicas en público.

La iniciativa se pensó en función de poder ayudar al sector acuícola, dadas las consecuencias del aislamiento que generó el contexto de pandemia en los sectores económicos”, aseguró el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi. A su vez, agregó que “esta acción busca generar redes entre los productores, que faciliten la faena, traslados y comercialización del producto y para esto se ha puesto a disposición la única planta de faena en la provincia que funciona en Aluminé”.

Detalló que “desde la página web del ministerio de Producción e Industria (www.produccioneindustria.neuquen.gov.ar) se podrá descargar el listado de puntos de venta del producto en la provincia”.

Una actividad diferenciada

La producción de salmónidos (trucha arco iris) en Neuquén es una actividad diferenciada por su sanidad y calidad, en los ambientes acuáticos donde la legislación permite esta actividad, con importantes ventajas competitivas para su desarrollo.

Mediante la Ley 3073 y en el Plan de Desarrollo Acuícola Provincial se regula esta actividad en todo el territorio neuquino.

“El área destinada a la producción comercial de salmónidos, específicamente, Trucha Arco iris (Oncorhynchus mykiss) comprende, actualmente, los embalses de Alicurá y Piedra del Águila, sobre la cuenca del río Limay, ambos compartidos entre las Provincias de Río Negro y Neuquén. Estos embalses tienen excelentes condiciones ambientales, hidrológicas y sanitarias que la hacen especialmente apta para su cultivo”, indicó el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi.

Actualmente la producción nacional de salmónidos se encuentra cerca de las 3 mil toneladas, de los cuales la trucha representa un 80-90%. El 70% de la producción de truchas se desarrolla en la Patagonia por las características biológicas de la especie. En un segundo plano existen criaderos en las redes hidrográficas de Cuyo y NOA.

“Las pisciculturas en la margen neuquina de estos embalses producen alrededor de 1.100 Tn/año en el de Alicurá, mientras que en el de Piedra del Águila se está introduciendo el material vivo para producir en los próximos dos años 1500 Tn. La capacidad de carga que se maneja actualmente es de 25.000/27.000 Tn/año para los dos embalses”, agregó López Raggi.

Existen actualmente 9 pisciculturas comerciales activas (8 en los embalses y 1 en la localidad de Aluminé), un centro de engorde en el embalse Piedra del Águila y una planta de faena de pescados. Se trabaja en conjunto con otras áreas de gobierno para mejorar las condiciones jurídicas y productivas de las concesiones en producción.

El embalse Alicurá mantiene el máximo estatus sanitario

El Ministerio de Producción e Industria participa mediante la subsecretaría de Producción, junto con otros organismos provinciales y nacionales y referentes de la provincia de Río Negro, en el relevamiento anual de salmónidos, que tiene como objetivo mantener el estatus de zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en el embalse de Alicura y ampliar este estado sanitario al embalse de Piedra del Águila.

A fines de 2019 técnicos de esa cartera estuvieron trabajando en ambos embalses, con la toma de muestras de todas las pisciculturas y de peces silvestres, las que posteriormente se analizaron y se enviaron al laboratorio del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en Buenos Aires.

En esa oportunidad se incorporó una nueva enfermedad de notificación obligatoria que está desde 2017, que es una parasitosis que afecta a estas especies.

Desde 2006 los análisis vienen dando negativo para todas las enfermedades, manteniéndose de esta manera el estatus declarado.

Colaboraron otros organismos e instituciones como la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente mediante la subsecretaría de Ambiente y el Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN), la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), y referentes de la provincia de Río Negro. Todo esto en el marco de una Comisión Sanitaria que se ha creado hace más de un año, con la que se trabajan todos los temas vinculados a la sanidad animal particularmente relacionados con la producción acuícola, que es hoy una de las actividades priorizadas por el gobierno de la provincia en materia de diversificación productiva.

Estatus sanitario

El estatus sanitario suma competitividad para la actividad acuícola a nivel internacional. Es una distinción inmejorable para la piscicultura, y acompaña a los productores que desean sumarse a esta actividad, que es una fuente generadora de mano de obra genuina.

La producción de truchas está dando muy buenos resultados y el potencial que tiene es destacable. El mercado externo es muy demandante de productos con condiciones de producción como las de Neuquén, dado que no es frecuente en el sector un lago libre de enfermedades.

Estadísticas

Según la información estadística elaborada por profesionales del Centro Regional Patagonia Norte del Servicio, durante 2019 en la zona se enviaron a faena 130.406 truchas. Asimismo, hubo 62.500 alevinos y 488.100 truchas que se enviaron a engorde.

Dos nuevos contratos de concesión

La empresa Manila S.A acaba de obtener una ampliación del volumen anual a producir de 350 a 1000 Tn/año. Desde 2013 ejerce la actividad, produciendo truchas que destina al mercado interno y a la exportación. Actualmente está produciendo alrededor de 400 Tn/año, de las cuales 170 se consumen en el mercado doméstico, mientras que las 230 restantes se exportan a EE. UU. y Canadá. Todo el producto bruto del establecimiento se faena en planta propia.

Sus responsables en el país son Ulises de Torres Curth (presidente) y Eduardo Rottari (director).

Por su parte, Al Humo S.R.L es otro establecimiento de producción piscícola, que actualmente está produciendo 150 Tn/año. Alrededor del 30% de su producción (45 Tn) se despachan como pescado entero (sin faenar) a frigorífico de CABA, mientras que las 105 Tn restantes son faenadas y/o procesadas en planta propia (Bariloche) para ser vendidas como filetes congelados a restaurantes de la zona o procesados en ahumados de diferentes tipos. El titular y responsable productivo es Luis Ochoa.

Vilcunco – Bucalemu S.A es una estancia localizada en Aluminé, cuyas actividades productivas se relacionan con la cadena de valor acuícola, ganadera y forestal. Asimismo, o ha incursionado en actividades focalizadas a la puesta en valor turístico de su producción agropecuaria.

El Proyecto original proponía la producción de 1.000.000 de alevinos de truchas Arco Iris (Oncorhynchus mykiss), destinados a proveer a las pisciculturas comerciales de cría y engorde (actualmente posee una capacidad de producción de 10.000.000 de alevinos por año).

La Empresa inició un programa continuo de desarrollo e investigación (D+I) genética en salmónidos, cuya exigencia principal es la constante selección de peces con atributos especiales (mayor crecimiento en menor tiempo de cría, mejor conversión del alimento, estériles más eficientes en producción de carne y mejor calidad de producto final comercializable). Este programa, motivó la necesidad de realizar el aprovechamiento de los peces descartados durante la selección para producir su cría y engorde para su venta en el mercado regional. Esto dio lugar a la elaboración y presentación ante las autoridades sanitarias provinciales del proyecto “Planta de Faena”.

Abastecimiento de Alevinos de excelencia

Se comercializan 2.000.000 de alevinos por año entre 0,5g a 2g de peso promedio a las principales empresas de engorde localizadas en los embalses. Entre las que se destaca la empresa Manilla que adquiere en el Hachery Vilcunco los alevinos obtenidos bajo normas estrictas de sanidad y manejo para abastecer al mercado Orgánico “Whole Foods” de EE.UU.

Otro hatchery proveedor de alevinos es el Centro de Ecología Aplicada (CEAN), cuya sede se halla en la localidad de Junin de Andes.

La producción nacional de productos acuícolas actualmente se halla alrededor de las 4000 Tn/año (pacú, trucha, surubí, carpa, dorado, etc.)

El 30% de esta producción (1200 Tn) corresponde a trucha, y de esto la norpatagonia produce el 85/90%, es decir 1000Tn. El resto se produce en otras provincias de la zona templada-fría cordillerana como Chubut, Mendoza y NOA.

La mayor parte de la producción de trucha se destina al mercado interno ya que solo exporta (por el momento) una sola firma (Manila) 230 Tn de las 800 tn de consumo doméstico, la mayor parte se destina a los principales centros de consumo como Buenos Aires, Córdoba y Rosario, que se comercializa como pescado entero o filetes, una proporción menor como distintas conservas de ahumados.

Alrededor del 20-25% se consume en la zona, especialmente destinada a los centros turísticos, la cual fue disminuida drásticamente por el contexto actual de aislamiento social.

En cuanto al consumo, las estadísticas nacionales informan que el consumo de pescado es de 5 kg anuales por persona, hay estudios de la FAO que debido a la demanda de alimentos saludables que crece paulatinamente se incrementa este consumo en un 1,5 % anual.

El hábito de consumir alimentos saludables a través de una dieta sana y equilibrada es uno de los aspectos más importantes para poder llevar adelante una buena calidad de vida, esto se debe a que proporciona una mejora en la salud y, por lo tanto, un mayor bienestar. Es por eso que en la actualidad no podemos considerar a la alimentación solo en términos nutricionales, sino que también debemos tener en cuenta los factores inherentes a la calidad, la inocuidad y el placer que genera consumir alimentos.

El pescado es uno de los alimentos más nutritivos y exquisitos que nos ofrece la naturaleza, su versatilidad gastronómica se presta de manera generosa al tratamiento dentro de la cocina para realizar los más increíbles y deliciosos platos, esto facilita que un mismo producto pueda ser presentado en la mesa de maneras muy diferentes.

Nutrición

Laura Alvarez Galán – Lic. en Nutrición – M.P. N° 0094

“Según Las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA), el consumo de pescado forma parte de una dieta equilibrada y su ingesta debe ser de 2 a 3 veces por semana, ya que es un alimento muy completo que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y del grupo B, yodo, potasio, hierro, calcio”, explicó.

El pescado es uno de los alimentos más nutritivos y exquisitos que nos ofrece la naturaleza, su versatilidad gastronómica se presta de manera generosa al tratamiento dentro de la cocina para realizar los más increíbles y deliciosos platos.

Puntualizó que “la trucha es considerada un alimento cardiosaludable y nutritivo, y si se cocina de manera sencilla puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas y bajas en grasas”.

¿Por que decimos que es cardiosaludable?

- Porque tiene bajo aporte calórico, es decir 100 gramos de trucha aportan 90 calorías y sólo 3 gramos de grasa.

- Contiene bajos niveles de colesterol, ello permite que sea una buena alternativa para reemplazar la carne, pues contiene menos grasas saturadas y riqueza de grasas poli insaturadas que favorece la salud de las arterias entre ellas Omega 3 (EPA y DHA).

- Su carne tiene un aporte interesante de potasio y fósforo; y moderado de sodio, magnesio, hierro y zinc, comparado con el resto de pescados frescos.

- Gracias a su bajo contenido en sal, es ideal para las personas que padecen hipertensión arterial.

Por "ser de fácil digestión en comparación con la carne roja, es recomendable para cualquier persona con algún tipo de problema gastrointestinal".

"Es muy importante la incorporación de pescado fresco o congelado a nuestra dieta diaria, ya que los alimentos envasados tienen mayor contenido de sodio y aditivos. Los alimentos procesados presentan mayor manipulación, mayor pérdida de nutrientes, empleo de grasas de mala calidad nutricional, exceso de grasas, exceso de sal, incorporación de aditivos”, señaló la profesional.


Comentarios


Más Especiales

Neuquén impulsa el consumo de trucha: por qué hay que incorporla a nuestra alimentación