Neuquén se alinea con Chubut y Tierra del Fuego para negociar con los bonistas

Los ministros de Economía se reunieron esta semana para compartir estrategias frente a la reestructuración de sus deudas. La oferta de la provincia vence el próximo viernes.





La oferta de la provincia vence el próximo viernes. Foto archivo.

La oferta de la provincia vence el próximo viernes. Foto archivo.

El ministro de Economía de Neuquén, Guillermo Pons, se reunió con sus pares de Chubut y Tierra del Fuego para buscar “puntos en común” en sus estrategias de reestructuración de las deudas bajo ley extranjera. Las tres provincias comparten acreedores en común y tienen emitidos títulos garantizados con regalías hidrocarburíferas.

La foto del encuentro, que se realizó el martes de manera virtual, se conoció a través de un comunicado de prensa de Tierra del Fuego donde se informó que los funcionarios “compartieron impresiones sobre las características de las estructuras legales de los bonos” y “los principales ejes de las líneas de acción que involucra el proceso”.

“Se destacaron los puntos comunes de los instrumentos emitidos por cada provincia, los cuales se encuentran mayormente garantizados por las regalías hidrocarburíferas, y como ello repercute en la dinámica de pago de las obligaciones contraídas, ante un escenario tan complejo como el que vivimos, definido por la pandemia y la abrupta caída del precio del petróleo”, dijo el ministro de esa provincia del sur, Guillermo Fernández.

Según pudo reconstruir Río Negro, el objetivo político del encuentro fue dar una señal de fortaleza frente a los acreedores, organizados bajo comités ad hoc. “Que sepan que las provincias están compartiendo información y que esa organización puede hacer que se tomen medidas comunes”, señaló una fuente con acceso a la charla. La reunión también contó con el auspicio del gobierno nacional, pues busca que las jurisdicciones puedan renegociar sus deudas bajo los lineamientos de “sostenibilidad” fijados por el ministro Martín Guzmán.

Las tres provincias tienen acreedores compartidos y bonos similares garantizados por regalías hidrocarburíferas. El proceso de reestructuración de Neuquén incluye dos títulos: los Ticade (2028) y los Tideneu (2025) por un monto cercano a los 694 millones de dólares en total.

La primera oferta que realizó la provincia a través de solicitudes de consentimiento tuvo un primer vencimiento el 28 de agosto que se prorrogó hasta el 18 de septiembre. Si bien no busca una quita de capital para los bonos, sí tiene como objetivo una reducción de los cupones de interés y una postergación de las fechas de vencimiento.

La solicitud de consentimiento para el Ticade, además, incluye una modificación sobre el fideicomiso de regalías que garantiza su pago, lo que vuelve su negociación más dificultosa. El gobernador Omar Gutiérrez afirmó días atrás que se trata de una negociación “compleja” y advirtió que falta “espíritu colaborativo” de algunos sectores para llegar a un acuerdo.

En números

8,625%
es el interés que rinden los bonos Ticade. Se espera llegar a una reducción que los lleve a 6,75% en el último tramo.
2030
es el año que la provincia propuso como vencimiento final para los bonos, cuyos plazos hoy son a 2028 y 2025.

Comentarios


Neuquén se alinea con Chubut y Tierra del Fuego para negociar con los bonistas