Neuquén ofrecerá bajar la tasa de interés y estirar los plazos de pago

El gobierno no ofrecerá un canje con nuevos títulos. La oferta no contempla quita de capital. Por la dispersión de los tenedores no esperan un bloqueo en la negociación.





Guillermo Pons asumió el ministerio el 10 de diciembre del año pasado. Foto: Florencia Salto.

Guillermo Pons asumió el ministerio el 10 de diciembre del año pasado. Foto: Florencia Salto.

El gobierno de Neuquén oficializó ayer la oferta a los tenedores de bonos Ticade y Tideneu para reestructurar sus condiciones y obtener un alivio financiero por los vencimientos de la deuda en dólares. Se trata de una propuesta de enmienda a los contratos actuales que busca una reducción sobre los cupones de interés y una extensión de los plazos de pago, especialmente para liberar de cargas el 2020 y el 2021.

El tiempo para que los acreedores presten consentimiento vencerá el 28 de agosto a las 18 de Argentina y las 17 de Nueva York. La provincia espera que el proceso sea “amigable” y apuesta a que la dispersión de sus tenedores de bonos impida posibles bloqueos como ocurrió durante la negociación nacional.

“Buscamos una propuesta razonable que cumpla con lo que necesita la provincia, pero que también sea razonable para los acreedores”, afirmó ayer a RÍO NEGRO el ministro de Economía, Guillermo Pons. Buena parte de la deuda en dólares está garantizada con regalías hidrocarburíferas, lo que implica que una porción del dinero que pagan las operadoras va directamente a un fideicomiso que se destina a los servicios de deuda.

El esquema no representó problemas para Neuquén mientras el flujo de regalías fue alto, pero la caída de los últimos meses, profundizada por la pandemia, obligó a una reestucturación que libere fondos para volcarlos hacia los gastos domésticos.

Los bonos que ingresarán en la reestructuración son los Ticade (2025) y los Tideneu (2028). El primero, emitido durante la última gestión de Jorge Sapag, tiene un remanente de capital de 328 millones de dólares y paga una tasa de interés fija del 8,625%. El segundo, con un capital total de 366 millones de dólares, fue colocado por el gobernador Omar Gutiérrez y tiene una tasa de interés, también fija, del 7,5%.

El funcionario anticipó que no avanzarán en una quita de capital, sino que buscarán una reducción sobre los cupones de interés, pues ambos títulos “fueron emitidos en otra condiciones de mercado”, cuando se pagaban tasas más altas.

Si bien en la renegociación de la deuda externa argentina se acordó un interés promedio del 3,1%, Pons aclaró que “los bonos soberanos, en general, tienen un rendimiento más bajo que los subsoberanos”. “El ministerio de Economía fija una tasa tope del 6%, en algunos casos, y del 7% en otros para los bonos subsoberanos (provinciales). No son las propuestas que hicimos”, afirmó el ministro, aunque evitó revelar los detalles de la oferta.

“No todas las provincias hacen emisiones frecuentes. Neuquén es una de ellas y tiene un buen historial crediticio, por lo que necesitamos que la propuesta sea buena en términos de valor y tener un proceso amigable, firme, pero que busque llegar a destino exitoso”, planteó.

En paralelo con la renegociación de los bonos Ticade y Tideneu, la provincia también inició un proceso similar para un préstamo por 190 millones de dólares que tiene del Credit Suisse.

Para el ministro, el proceso con los acreedores debe ser amigable, pero firme. Foto: Florencia Salto.

Sólo un 35% de los acreedores de Neuquén son fondos de inversión


La propuesta de enmienda que presentó ayer la provincia para los tenedores de bonos bajo ley extranjera necesitará de un acuerdo mayoritario para que la reestructuración sea exitosa. Si bien el ministro de Economía, Guillermo Pons, indicó que el porcentaje no puede ser revelado dado los acuerdos de confidencialidad, aseguró que “es alto, del 50% para arriba”.

La oferta busca modificar los actuales contratos de los bonos Ticade y Tideneu en lugar de ofrecer un canje por un nuevo título. El funcionario aclaró que se optó por esta estrategia porque la emisión de otro bono siempre puede implicar que una porción de acreedores no la acepte y, en consecuencia, que la provincia deba seguir pagando a ese sector minoritario bajo las condiciones “viejas”.

Pons detalló que la composición de los acreedores de Neuquén es “muy dispersa”, lo que hace difícil la posibilidad de que pueda existir un bloqueo como se intentó durante la negociación de la deuda externa nacional. Sólo un 35% corresponde a fondos de inversión, mientras que el 65% restante está en manos de privado y retail.

“La tenencia más grande no nos bloquea la propuesta. Hay una dispersión tal que hace que pensemos que podemos tener éxito en esto, siempre que lleguemos en condiciones razonables”, sostuvo el ministro. “Si existiera algún tipo de grupo ad hoc como se formó para la deuda Argentina, hablaremos, pero tendrían que hacer un esfuerzo importante para juntarse porque son muy chicos”, indicó.


Comentarios


Neuquén ofrecerá bajar la tasa de interés y estirar los plazos de pago